Los expertos creen que seis templos solares fueron construidos por diferentes faraones, pero los arqueólogos modernos solo habían encontrado dos hasta ahora.

Las ruinas del templo solar descubierto. Crédito: Massimiliano Nuzzolo.

Los arqueólogos que trabajan duro en el desierto egipcio han hecho uno de los descubrimientos más importantes de los últimos 50 años después de desenterrar uno de los cuatro templos solares perdidos.

Se cree que los faraones de la quinta dinastía erigieron media docena de este tipo de templos para complementar sus pirámides.

Mientras que se cree que la mayoría de las pirámides fueron construidas por los faraones para ser sus lugares de descanso final y para asegurarse de que se convirtieran en un dios en el más allá, los templos solares llevaron el deseo de deificación un paso más allá: estaban destinados a convertir al faraón en un dios mientras aún estaba vivo.

Pero aunque los expertos creen que seis fueron construidos por diferentes faraones, los arqueólogos modernos solo han encontrado dos.

El Dr. Massimiliano Nuzzolo, profesor asistente de Egiptología en la Academia de Ciencias de Varsovia, ha pasado su carrera tratando de descubrir a los demás.

«Cada rey quería una pirámide para lograr su resurrección, pero esto no fue suficiente para los reyes de la quinta dinastía», dijo. «Querían algo más. El rey construyó [un templo del sol] para convertirse en dios. El dios del sol».

El Dr. Massimiliano Nuzzolo, quien ha estado buscando los templos solares perdidos.

Ra, el dios del sol, era el dios más poderoso del antiguo Egipto y el punto focal de muchos rituales elaborados.

Cada templo del sol presentaba un gran patio que abarcaba un obelisco alto en forma de pirámide que se alineaba perfectamente con el eje este-oeste. Esto fue diseñado para que en el solsticio de verano el sol saliera y brillara a través de la entrada de la plaza e iluminara el obelisco al amanecer, con el sol poniéndose exactamente en el lado opuesto del templo.

El Dr. Nuzzolo se centró en uno de los templos del sol ya conocidos, que fue construido en Abu Goab por el rey Nyuserra, que gobernó durante unos 30 años en el siglo 25 a.C. Una excavación cuidadosa debajo de sus restos destrozados reveló una base más antigua hecha de ladrillos de barro, lo que indica que anteriormente existía un edificio en el sitio.

Sin embargo, el Dr. Nuzzolo y sus colegas, incluido el Dr. Mohamed Osman, no tenían evidencia de lo que era este edificio o si era sagrado.

La minuciosa remoción de arena y escombros reveló la base de dos pies de profundidad de un pilar de piedra caliza blanca, lo que significa que el edificio que se construyó por primera vez en el sitio era «bastante impresionante», según el Dr. Nuzzolo.

La impresión de un artista de uno de los templos solares perdidos.

«Sabíamos que había algo debajo del templo de piedra de Nyuserra, pero no sabíamos si era solo otra fase de construcción del mismo templo o si era uno nuevo», dijo. «Pero ahora, el hecho de que haya una entrada tan enorme y monumental apuntaría a la segunda opción. Y nos preguntamos, ¿por qué no otro templo solar, uno de los templos solares que faltan?»

El siguiente descubrimiento permitió a los investigadores completar el rompecabezas y asegurarse de que su hallazgo es, de hecho, un templo solar —el tercero encontrado y el primero en ser descubierto en medio siglo—.

En los cimientos se descubrió un alijo de jarras de cerveza llenas de barro, ofrenda ritual reservada a los lugares más sagrados, lo que fue prueba, dicen los investigadores, de que el antiguo sitio era un templo.

Cuando se combina con la arquitectura recién descubierta, los académicos están convencidos de que esto prueba que su excavación ha desenterrado uno de los templos perdidos

«Ahora tengo muchas pruebas de que lo que estamos excavando aquí es uno de los templos solares perdidos», afirmó el Dr. Nuzzolo.

El constructor y benefactor del templo del sol, empero, sigue siendo desconocido, pero es probable que sea uno de los misteriosos gobernantes de la quinta dinastía.

Fuentes de adoración

Los templos solares fueron construidos solo por unos pocos faraones cuando la presión financiera de generaciones de constructores de pirámides comenzó a afectar las arcas del estado, y cada rey superó a su predecesor.

El faraón Keops fue el último gobernante que se benefició verdaderamente de la confiable inundación anual del Nilo, que proporcionó un suelo fértil y cosechas abundantes que significaron que los ingresos fiscales eran abundantes.

Sin embargo, después de Khufu, la sequía se apoderó de gran parte de Egipto, lo que provocó que los ingresos fiscales del estado se desplomaran y dejara a los gobernantes posteriores en desventaja financiera en comparación con los que vinieron antes que ellos.

Como resultado, las pirámides posteriores eran una sombra de las versiones anteriores, y los templos solares eran una forma rentable de garantizar que los faraones mantuvieran su poder y aún fueran adorados por la gente a pesar de las crecientes dificultades.

Fuente: The Telegraph. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Nov 15, 2021
8:45
#1 HORACIO:

no solo por desventaja financiera las ultimas dinastias en sus construcciones eran una sombra de las primeras., se dice que TECNICAMENTE COMPARADAS CON LAS DE LA PRIMERA DINASTIAS dejaban mucho de falta de tecnica y perfeccion ...lo que daria a entender que quizas los que sabian ya no estaban mas ....y bien podrian ser los ultimos habitantes de la supuesta atlantida..

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario