Así esperes reunirte con tus seres amados en el más allá o creas que la existencia termina luego exhalar el último respiro, lo que realmente sucede tras la muerte es, irónicamente, uno de los grandes misterios de la vida, un misterio cuya respuesta certera solo conocen aquellos que han traspasado el umbral… Pero hay gente que ha llegado al límite de ese umbral y ha vuelto para contarnos lo poco que pudieron atisbar del mundo de los muertos.

ecm-quora4

Recientemente el sitio de preguntas y respuestas Quora ha recolectado algunas experiencias cercanas a la muerte publicadas por sus usuarios en base a la pregunta: «¿Cómo se siente morir?»

ecm-quora2

A continuación reproducimos en español las respuestas más llamativas y trascendentales compartidas por la gente.

Sin palabras

«Tuve una ECM (Experiencia Cercana a la Muerte), y puedo decir que sentí serenidad, tranquilidad y felicidad. No hay una palabra en español para describir lo maravillosamente bien que se siente», dice Megan

Muerte dulce

Otro de los relatos más leídos es el de una tal Vera, cuya experiencia se remonta a su niñez en la Unión Soviética, cuando un escape de monóxido de carbono de un termotanque casi le propina la llamada «muerte dulce».

«Puedo verla ahora, arrullándome para dormir, cubriéndome con su pesada e invisible manta de la muerte», cuenta la usuaria de Quora. «Sentí que mi corazón se aceleraba, mi cabeza literalmente zumbaba como si hubiera un panal de abejas en su interior. Sabía que mi madre y yo íbamos a morir en ese momento y teníamos poco tiempo para evitarlo. Tratando de pedir ayuda perdimos lentamente la consciencia. Estábamos muriendo y nadie en el mundo podía escucharnos. Fue entonces cuando recuerdo haber visto una especie de plasma de colores a mi alrededor, era una perspectiva visual muy extraña. Al principio lucían como nubes de líquido, algo como lo que se ve en las imágenes de galaxias obtenidas por los telescopios actuales. Los colores se fundían entre ellos a mi alrededor y a través de mí».

«Era hermoso. Sentí que me levantaba de mi cuerpo como si éste fuera en realidad una enorme carga; fue liberarme de la gravedad, elevarme, definitivamente con un sentido de dirección, inhalando y expandiéndome. Traté de mirarme a mi misma, pero no había nada ahí. Eso me impactó pero no me asustó. Tampoco me sentí sola, había “otros” a quienes no podía ver pero sabía que estaban ahí porque me “hablaban”. Fue como si me dieran la bienvenida», explica.

ecm-quora3

«Sentí una vastedad infinita, pero también la ausencia del tiempo, como si todo hubiera colapsado en cero y pasara al mismo instante. La última cosa que recuerdo es querer estar en algún lado y automáticamente teletransportarme allí, eso me emocionó. Era infinitamente feliz».

Vera fue salvada por un llamado de su padre a la ambulancia. Tanto ella como su madre fueron encontradas colapsadas en el suelo. Los doctores le dijeron al hombre que era imposible salvar a su hija y que había estado clínicamente fallecida entre 15 y 45 minutos ya. Sin embargo, el desesperado padre insistió en que se aplicaran las correspondientes técnicas de reanimación y Vera milagrosamente volvió a la vida.

«Cuando la muerte me llegue sabré que solo es un cambio desde el caparazón físico a algo más y que siempre habrá un Yo y nunca estaré sola», concluye Vera.

Cuando el corazón se detiene

Por si no bastara tener un encuentro muy cercano con la muerte, hay personas que han tenido varios. Ese es el caso de Barbara, que estuvo a punto de irse al otro mundo en tres ocasiones diferentes cuando su corazón se detuvo en intervenciones quirúrgicas a causa de una rara intolerancia a las drogas.

heart-attack-death-experience

«A pesar que podía oír todo perfectamente —el monótono beep final del monitor, a los doctores, las ruedas de la camilla rechinando—, no tenía otra sensación. Mientras me hundía en la inconsciencia, me sentí muy fría y relajada, sin necesidad de respirar, sin nada más de qué preocuparme, sin dolor de ningún tipo, totalmente en paz. La oscuridad se acercó desde las esquinas hasta cubrir todo», comparte Barbara.

«Y entonces me revivieron, cada una de las tres veces; la primera agregando Narcan en mi intravenosa, las otras dos veces con reanimación cardiopulmonar, después de las cuales pasé toda una noche en la unidad cardíaca del hospital».

Otra vez colores

Lo siguiente lo escribe Lori que, al igual que Barbara, ha experimentado más de una vez el hecho de estar clínicamente muerta.

«Morí a los 6 años en la mesa de operaciones, en un procedimiento quirúrgico delicado, y fui revivida 10 minutos después. Recuerdo haber estado en paz, y sentirme cómoda. No estaba sola. Vi muchos colores; no luz, sino colores como si mis ojos estuvieran cubiertos con alguna tela teñida o algo por el estilo», cuenta.

Su segunda experiencia fue a los 23 años, cuando tuvo una reacción alérgica a una droga prescrita y fue revivida pasados 6 minutos. «Experimenté exactamente lo mismo. Una sensación de estar rodeada por algo familiar. Un sentimiento de paz y seguridad… ¡y esos colores! Eso fue lo que sucedió y no me importa si me creen o no», sentencia Lori.

Arrepentimiento

Otro internauta describe su roce con la muerte como «extraordinario e inolvidable», aunque, a diferencia de otros testimonios, no considera haber tenido sensaciones de paz.

«En el momento que me di cuenta que estaba transitando el camino de salida de este mundo, me puse triste. Particularmente porque estaba consciente que mi madre estaba en la habitación observando cómo los médicos hacían su mejor esfuerzo para mantenerme con vida», escribe Aaron. «Me sentí culpable, avergonzado, y profundamente decepcionado por no haber cumplido mis metas personales. En cierta manera me resigné a aceptar mi destino. Las sensaciones físicas eran casi inexistentes. No estaba asustado, solo desilusionado».

Aaron también describe cómo sus sentidos fueron desapareciendo uno por uno, seguidos de la habilidad locomotriz.

«Lo primero que se fue es el sentido del tacto, seguido por el de la audición. Pronto me abandonaron de igual manera el gusto y el olfato. Simplemente no tenía noción de nada. Lo último que perdí es la visión, que fue cegada por un campo completamente blanco, y pensamientos que aparecían como mi única realidad perceptible», detalla.

De repente, sentí una tremenda presión sobre mi pecho. Todos los sentidos volvieron a mi intermitentemente mientras me encontraba en esa nada blanca. Esto se repitió tres veces hasta que mi corazón fue capaz de latir por sí mismo otra vez».

Regresa

Si bien no especifica la circunstancias de la experiencia cercana a la muerte, una mujer llamada Dea asegura haber visualizado una «hermosa luz blanca en la cima de una montaña».

ecm-quora5

«Lo primero que me dije a mi misma fue: “Oh Dios, ¡he muerto!”», cuenta en su publicación. «Había tanta gente subiendo a esa montaña, hacia la luz. Yo, por mi parte, estaba furiosa. No podía dejar de pensar cómo había pasado por la sala de emergencias tantas veces y todo había salido bien, y ahora, sin esperarlo, estaba muerta. No vi mi propio cuerpo, pero sí noté que la demás gente fallecida en aquella montaña lucía normal. Por primera vez en mi vida no sentía dolor de ningún tipo. Solo estaba enojada… Transcurridos unos pocos minutos, mi prima se apareció ante mí y me dijo: “Deanne, regresa”. No me habían llamado Deanne desde que era una niña, y ella era una de las pocas personas que me conocía por ese nombre. Cuando me di vuelta para ver qué quería decir con “regresa”, caí con fuerza a la cama del hospital con media docena de doctores y enfermeras alrededor gritándome “¡quédate con nosotros!”».

«El dolor regresó. Estaba en shock. Nunca olvidaré mis dos minutos y medio como difunta, a pesar, claro, que soy afortunada al haber podido regresar a la vida», añade.

Dolorem ipsum

Emmanuel, desentonando con la mayoría de los demás usuarios, comparte una imagen más sombría de lo que le sucedió. Cuenta que hace unos pocos años atrás sufrió un caso severo de neumonía que no trató a tiempo. Debido a esta desatención a su salud, terminó en cuidados intensivos donde cree experimentó también una «casi-muerte».

«No había nada remotamente excitante en lo que se veía venir. De hecho, no había nada. Sin luz al final del túnel, sin esperanza, sin nada. Solo oscuridad y soledad», dice. «Tampoco había dolor, solo oscuridad y una extrema vulnerabilidad. Pero la situación no me resultaba repulsiva o atemorizante, aunque sí algo triste. Después de un tiempo en cuidados intensivos me regresó la vida al cuerpo y la historia fue diferente. Descubrí que el dolor intenso es realmente una buena señal que solo le pertenece a los vivos que logran ganarle a la muerte».

Sin embargo, Emmanuel también aclara que tiene «un recuerdo alegre de ello, incluso a pesar que fue horrible». Basado en lo que experimentó, cree que no existe nada más allá de la vida.

El final del libro de la vida

Otro hombre, Terrance, dice: «No hay una luz brillante, Jesús no se me apareció en la neblina. Solo se trata de aceptar la realidad, el fin definitivo, como finalizar un libro. También —supongo— depende de la velocidad con que llega la muerte. La mía fue lenta, por lo que pude sentir como las diferentes partes del cuerpo dejaban de responder y la gente que estaba conmigo comentaba los cambios en mi color de piel. Solo yacía ahí esperando por una ambulancia mientras me iba adormeciendo y el cansancio se apoderaba de mí. Todo lo que me venía a la cabeza en ese momento eran los objetivos que no llegué a cumplir y una noción de las cosas realmente importantes en la vida, como ver crecer a mi hijo».

Hasta aquí algunos de los relatos que recogimos del sitio Quora. En caso que Ud., estimado lector, haya tenido una experiencia cercana a la muerte y quiera darla a conocer para sumarla a la amplia casuística, siéntase libre de dejar un resumen de la misma en los comentarios de este artículo.

49 comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 49 comentarios
Comentarios
Feb 13, 2016
20:04
#1 Blanca Martinez:

Yo, senti mi espíritu alejarse de mi cuerpo, através de un túnel negro, al final del cual habia una luz brillante.
Cuándo llegue vi un campo verde, de un verde BELLISIMO y jamás contemplado en la tierra. Había una especie de casa gigantesca de cristal, y unas sombras entraban a el.
Sentí una paz y felicidad indescriptible, y de golpe entendia todo , adquiri el conocimiento pleno.
Estaba extasiada y emocionada.
Cuándo alguien sin voz( telepáticamente), me dijo:
Tienes que volver, yo no quería.
Pero me dijeron que tenía mucho por hacer.
Triste, aduje: bueno contare lo que se ahora.
Y me dijeron.. Lo olvidarás todo.
Sé que era sorprendente pero ciertamente no lo recuerdo

Reply to this commentResponder

Feb 13, 2016
21:27
#2 Lisseth Quirarte:

Hace un par de meses , el 2 de septiembre 2015 experimente lo que es la muerte , ingrese a hospital para una cirugía programada la cual a los pocos minutos se convirtió en una tragedia , un choque hipovolemico severo , tuve una hemorragia que por segundos me provocó la muerte clínicamente , en esos instantes vi como empecé a caminar hacia un lugar gris , donde por un momento se visualizaba un camino obscuro que era por el cual caminaba y otro que resplandecía con una luz muy brillante , al dirigirme a ese lugar encontré un jardín hermoso , luz , sol , aire y ahí estaba mi abuelita que ya había fallecido , en ese paraíso donde lo que sentía era una inmensa paz , el cual estoy segura que es a donde se va al morir , si eso es morir a partir de esa experiencia ya no le temo a la muerte , porque es una nueva vida donde no existe el dolor …. Al regresar de ese paraíso y
despertar me encontré en UCI hasta mi total recuperación …. Mi experiencia con la muerte fue maravillosa !!!

Reply to this commentResponder

Feb 13, 2016
21:44
#3 Jesie:

Era mi primera operación en la que me dormían completamente, recuerdo haber contado hasta dos y no sentir absolutamente más nada, ningúna sensación, ni siquiera estar soñando pero de repente aparecí en un túnel y algo me llevaba como si estuviera en una escalera mecánica sin poderme bajar, sin poder correr ni nada. Al fondo había una luz y ese túnel me llevaba hacia ella, pero yo no quería, sentí miedo, adrenalina y lloraba desesperadamente, finalmente vi que a los costados del túnel habían puertas, intenté abrir una pero no pude xq esa escalera me llevaba y no me dejaba parar, cuando vino la segunda entonces me tiré encima hasta quedar colgada de la puerta y poder abrírea, ahí me desperté y seguía llorando al igual que lo hacen los bebés al nacer y tenía a los médicos a mi alrededor, tomandome de la mano y diciéndome que ya me quedara tranquila. La operación iba a durar como máximo 40 minutos pero duró 3:00 hs y me dejaron internada dos días, cuando me tenía que ir a mi casa, ya que la operación era ambulatoria.

Reply to this commentResponder

Feb 13, 2016
23:36
#4 yolis:

El relato de un amigo que estando muy enfermo de cancer y diabetes, un dia tuvo un coma diabetico, del que salio, aunque solo por unos meses, despues fallecio. Nos conto que su vision fue del infierno, fuego aqui y alla, personajes extranos, miedo, hasta que alguien en su vision le dijo que tenia que regresar… nos decia “eso es lo que me espera”… Yo pienso que depende de las creencias y conceptos de cada persona que le influiran en lo que veran en ese momento… por lo pronto yo quisiera creer que asi sera pacifico, relajante, y que las preocupaciones se van… eso quiero creer ,que al momento de fallecer mi esposo quien dejo miles de pendientes y a un hijo bebe… al final haya llegado la paz. Cientificamente han comprobado que la consciencia dura unos segundos despues de muerte clinica..despues quien sabe que suceda…puede ser que se disperse esa consciencia..o pase a otra dimension?…. nadie ha regresado para decirlo.

Reply to this commentResponder

Feb 13, 2016
23:45
#5 francisco ayala:

se podria decir que estube al borde de la calaca, cuando por ayudar a un amigo me electrocute a toma elctrica, y dure un rato pegado y yo sabia que estaba muriendo pues alcanzaba oir a mis amigos k me querian ayudar, lo que mire fue solo oscuridad y enojado decia por que no desconectan la toma electrica, pero vi pura oscuridad, un primo hermano mio, murio hace unos anos atras, me conto mi tio pues murio en sus brazos, que mi primo le decia que lo agarrara por que iba callendo a un pozo muy oscuro,

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
1:04
#6 xavier:

Qué locura! A mí la muerte me asustó, era como un hombre de cabellos lacios, negros, que se reía sardónicamente, y a su alrededor otras personas como muñecos con formas inusitadas, cuellos alargados, manos estiradas, ojos desorbitados, figuras de seres deformes que me asustaron mucho, era horrible por que yo sabía que eran almas muertas sin descanso, entonces me rodearon mientras me jalaban de los brazos y de las piernas, y me llevaban a sitios inexplicables, luego sentí que me ahogaba, y que me estaban enterrando vivo, y seguía huyendo de unas sombras largas cubiertas de togas blancas, que intentaban asirme, sujetarme, unas a otras, amontonadas, sin poderme mover. Hasta que escuché que alguien dijo que estaba muerto, y yo no quería aceptarlo, entonces empecé a gritar dentro de mi inconsciencia. De súbito empecé a ver las partes de mi cuerpo disgregado, dispersas mis piernas y brazos resquebrajados. Y esto me angustió terriblemente porque no era capaz de unificar las partes de mi cuerpo que se habían dispersado, y lo sentía, una mano aparte, una pierna aparte del tronco del cuerpo, como si me estuvieran mutilando. Más tarde sentí que alguien disparó con un arma extraña un rayo de luz sobre mi pecho y las partes dispersas de mi cuerpo maravillosamente se volvieron a unir, a juntarse, entonces exhalé, sentí un despertar de nuevo, y estaba sumamente adolorido, una sensación enloquecedora. Cuando por fin abrí los ojos estaba rodeado de dos enfermeras que me sonreían, todo me dolía, estaba en la unidad de cuidados intensivos, y ahí permanecí más de 20 días antes de que me pudieran llevar a una habitación del hospital. Vi túneles penumbrosos desde donde emergían seres anómalos, destrozados sus rostros y sus cuerpos, se arrastraban sin poner los cuerpos en tierra posible, y alargando las manos implorando algo. No vi a Jesús, ni luz en ninguna montaña, sólo lugares extraños donde habían almas errantes, sin color. Entonces no creo que haya sentido ni paz ni felicidad, sólo una angustia infinita que me punzaba todas las fibras del ser. Esta fue mi experiencia en septiembre del año 2011, estuve hospitalizado 4 meses, luego que salí de la sala de cuidados intensivos. Y todo esto lo viví por una intoxicación con drogas alteradas en un tratamiento médico.

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
5:28
#7 Lupe:

Dejen de drogarse cabrones ,,/,

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
8:45
#8 Myrna Delgado:

Como luce en la pagina…me elevé y era tan suave subir, era relajante. Había luz. Sentí me llamaban los que estaban a mi alrededor y baje. Si no me dejaría ir porque era relajante. ⛲

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
16:48
#9 Maria oliva RUIZ:

Despues de la muerte de mi madre pedí hablar con ella y en sueños ella vino a hablar conmigo y le pregunté -¿como es eso allá? y se formo un ruido que no me dejaba escuchar su respuesta. Entonces entendí que yo no podía enterarme de tal cosa (despues supe que cada quien tiene una experiencia diferente) así que cambié la pregunta -¿que se siente en la hora de la muerte? y me hicieron sentir ese momento. Para mi fue como caer a un abismo, y yo quería agarrarme de algo para no caer. luego pedí despertar. y desperté.

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
21:56
#10 Yo Soy:

Mientras mas practiquen la meditacion de los monjes tibetanos mas paradisiaca sera la muerte

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario