Todas las momias reales encontradas en los siglos XIX y XX han sido abiertas para su estudio desde hace mucho tiempo. Con una excepción: los egiptólogos nunca se han atrevido a abrir la momia del faraón Amenhotep I.

Máscara de la momia de Amenhotep I.

Máscara mortuoria de la momia de Amenhotep I.

Y no se debe a una legendaria maldición, sino al hecho que está perfectamente envuelta, bellamente decorada con guirnaldas de flores y con el rostro y el cuello cubiertos por una exquisita máscara realista con piedras de colores. Pero ahora, por primera vez, los científicos de Egipto han utilizado la tomografía computarizada (TC) tridimensional para «desenvolver digitalmente» esta momia real y estudiar su contenido.

Esta fue la primera vez en tres milenios que se abrió la momia de Amenhotep. La vez anterior fue en el siglo XI a.C., más de cuatro siglos después de su momificación y entierro originales. Los jeroglíficos describen cómo durante la dinastía XXI, los sacerdotes restauraron y volvieron a enterrar momias reales de dinastías más antiguas para reparar el daño causado por ladrones de tumbas.

Momia de Amenhotep I.

«Este hecho de que la momia de Amenhotep I nunca se había desenvuelto en los tiempos modernos nos brindó una oportunidad única: no solo para estudiar cómo el faraón había sido momificado y enterrado originalmente, sino también cómo lo habían tratado y vuelto a enterrar dos veces, siglos después de su muerte, por Sumos sacerdotes de Amón», dijo el Dr. Sahar Saleem, primer autor del estudio y profesor de radiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo.

«Al desenvolver digitalmente la momia y “despegar” sus capas virtuales (la mascarilla, los vendajes y la propia momia) podemos estudiar a este faraón bien conservado con un detalle sin precedentes», agregó Saleem.

«Mostramos que Amenhotep I tenía aproximadamente 35 años cuando murió. Medía aproximadamente 1.69 metros de altura, estaba circuncidado y tenía buenos dientes. Dentro de sus envoltorios, llevaba 30 amuletos y un cinturón dorado único con cuentas de oro».

La imagen de TC tridimensional de la cabeza de la momia envuelta de Amenhotep I en una vista lateral izquierda permite la visualización de las capas componentes: la máscara, la cabeza de la momia y los vendajes circundantes.

«El faraón parece haberse parecido físicamente a su padre: tenía un mentón estrecho, una nariz pequeña y estrecha, cabello rizado y dientes superiores ligeramente salientes», describió el profesor.

«No pudimos encontrar ninguna herida o desfiguración debido a una enfermedad para justificar la causa de la muerte, excepto numerosas mutilaciones post mortem, presumiblemente por ladrones de tumbas después de su primer entierro. Los primeros momificadores le habían quitado las entrañas, pero no su cerebro ni su corazón».

La momia de Amenhotep I (cuyo nombre significa ‘Amón está satisfecho’) fue descubierta en 1881 —entre otras momias reales enterradas nuevamente— en el sitio arqueológico Deir el-Bahari en el sur de Egipto.

Como segundo faraón de la XVIII dinastía de Egipto (después de su padre Ahmose I, que había expulsado a los hicsos invasores y reunificado Egipto), Amenhotep gobernó desde aproximadamente 1525 hasta 1504 a.C. La suya fue una especie de edad de oro: Egipto era próspero y seguro, mientras que el faraón ordenó una ola de edificios religiosos y dirigió exitosas expediciones militares a Libia y el norte de Sudán. Después de su muerte, él y su madre Ahmose-Nefertari fueron adorados como dioses.

La imagen tridimensional de la cara desenvuelta digitalmente de la momia de Amenhotep muestra un rostro ovalado con mentón estrecho, nariz pequeña y estrecha aplastada por los vendajes, dientes superiores levemente salientes, ojos hundidos, mejillas colapsadas, lóbulo perforado de la oreja izquierda y pocos mechones de cabello enroscados.

Sahar Saleem y su coautor, el célebre egiptólogo Dr. Zahi Hawass, habían especulado anteriormente que la principal intención de los restauradores del siglo XI era reutilizar el equipo de entierro real para los faraones posteriores. Pero aquí refutan su propia teoría.

«Demostramos que, al menos para Amenhotep I, los sacerdotes de la dinastía XXI repararon con amor las heridas infligidas por los ladrones de tumbas, restauraron su momia a su antigua gloria y conservaron las magníficas joyas y amuletos en su lugar», dijo Saleem.

Hawass y Saleem estudiaron más de 40 momias reales del Nuevo Reino desde el lanzamiento del proyecto del Ministerio de la Antigüedades en 2005. Veintidós momias reales, incluida la de Amenhotep I, fueron trasladadas en abril de 2021 a un nuevo museo en El Cairo. El rostro de la momia de Amenhotep I con su máscara fue el ícono del espectacular Royal Golden Mummy Parade el 3 de marzo de 2021 en El Cairo.

«Demostramos que la tomografía computarizada se puede utilizar de manera rentable en estudios antropológicos y arqueológicos sobre momias, incluidas las de otras civilizaciones, por ejemplo, Perú», concluyeron Saleem y Hawass.

Los hallazgos han sido informados en Frontiers in Medicine.

Fuente: STD. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Dic 28, 2021
18:49
#1 HORACIO:

FANTASTICO PODER ESTUDIARLA ASI SIN ABRIRLA.!!!

Reply to this commentResponder

Dic 30, 2021
7:29
#2 José García Álvarez:

Estos irresponsables ya no dejan en paz ni a los muertos.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario