Al principio, los arqueólogos pensaron que estaban escaneando la momia de un antiguo sacerdote egipcio llamado Hor-Djehuty. Luego, en el abdomen del cuerpo, las imágenes revelaron lo que parecían ser los huesos de un diminuto pie…

El ataúd, el estuche de cartonaje y la momia. (Museo Nacional de Varsovia, Proyecto de las Momias de Varsovia).

Los escaneos completos lo confirmaron: el pie pertenecía a un feto diminuto, aún en el útero de su madre fallecida y momificada.

No solo es la primera vez que se encuentra una mujer embarazada momificada deliberadamente, sino que presenta un misterio fascinante. ¿Quién era la mujer y por qué fue momificada con su feto? Tan peculiar es el descubrimiento que los científicos la han nombrado la Dama Misteriosa del Museo Nacional de Varsovia.

«Por razones desconocidas, el feto no fue extraído del abdomen durante la momificación», dijo a Science in Poland el arqueólogo Wojciech Ejsmond de la Academia de Ciencias de Polonia. «Es por eso que la momia es realmente única. Nuestra momia es la única identificada hasta ahora en el mundo con un feto en el útero».

Radiografías y tomografías computarizadas del abdomen de la momia, que revelan al feto. (Ejsmond y col., J. Archaeol. Sci., 2021).

La momia y su sarcófago fueron donados a la Universidad de Varsovia en 1826 y guardados en el Museo Nacional de Varsovia, Polonia desde 1917. El artefacto tiene una historia interesante. Inicialmente se pensó que la momia era una mujer, probablemente debido al elaborado sarcófago.

No fue hasta alrededor de 1920 cuando se tradujo el nombre del ataúd y el cartonaje que la percepción cambió. El escrito reveló que el enterrado se llamaba Hor-Djehuty y tenía una posición social privilegiada.

«Escriba, sacerdote de Horus-Thoth adorado como una deidad visitante en el Monte de Djeme, gobernador real de la ciudad de Petmiten, Hor-Djehuty, justificado a viva voz, hijo de Padiamonemipet y dama de una casa Tanetmin», decía la traducción.

Identidad confundida

Sin embargo, en 2016, una tomografía computarizada reveló que la momia en el sarcófago podía no ser realmente Hor-Djehuty. Los huesos eran demasiado delicados, faltaban los órganos reproductores masculinos y una reconstrucción tridimensional reveló los senos.

Dado que los artefactos no se manejaron exactamente con el mejor cuidado en el siglo XIX, y dado que el ataúd y el cartonaje fueron hechos para una momia masculina, parece que se colocó una momia completamente diferente en el sarcófago en algún momento, tal vez para hacerse pasar por un artefacto más valioso.

Según argumentan los investigadores, esto está respaldado por el daño a algunos de los vendajes de la momia, probablemente causado por saqueadores del siglo XIX que rebuscaron en busca de amuletos.

Por lo tanto, es imposible saber quién era exactamente la mujer, o incluso si venía de Tebas donde se encontró el ataúd; sin embargo, se pueden mensurar algunos hechos a partir de sus restos.

El cuerpo de la momia está acompañado de varios amuletos. (Museo Nacional de Varsovia, Proyecto de las Momias de Varsovia).

En primer lugar, fue momificada con mucho cuidado y con un rico conjunto de amuletos, lo que sugiere en sí mismo que era alguien importante: la momificación era un lujo en el antiguo Egipto, inaccesible para la mayoría.

Murió hace poco más de 2.000 años, aproximadamente en el siglo I a.C., entre los 20 y los 30 años, y el desarrollo del feto sugiere que tenía entre 26 y 30 semanas de embarazo.

Como el primer descubrimiento de una momia embalsamada embarazada, la Dama Misteriosa plantea preguntas fascinantes sobre las creencias espirituales del antiguo Egipto, dijeron los investigadores. ¿Creían los antiguos egipcios que los fetos por nacer podían pasar a la otra vida, o era esta momia una extraña anomalía?

La momia de la Dama Misteriosa. Crédito: O. Leydo.

No está claro cómo murió, pero el equipo cree que el análisis de los tejidos blandos conservados de la momia podría dar algunas pistas.

«La alta mortalidad durante el embarazo y el parto en esos momentos no es un secreto», explicó Ejsmond. «Por lo tanto, creemos que el embarazo podría haber contribuido de alguna manera a la muerte de la joven».

La investigación del equipo se ha publicado en el Journal of Archaeological Science.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario