¿Quién construyó una copia de la famosa Ciudadela de Teotihuacán en Tikal?

Los datos de LiDAR sobre un mapa de la ciudad maya de Tikal revelan una estructura sin excavar, el objeto en forma de gancho debajo del «Mundo Perdido», que tiene un extraño parecido con una pirámide a cientos de millas de distancia. Crédito: Iniciativa Pacunam LiDAR / Thomas Garrison.

Una pirámide y un patio desenterrados en la ciudad maya de Tikal pueden haber sido una especie de embajada para visitantes o embajadores de la megalópolis de Teotihuacán, a más de 1,000 kilómetros de distancia.

El puesto de avanzada —aparentemente pacífico— pudo haber representado un período de cooperación entre Tikal, en lo que hoy es Guatemala, y Teotihuacán, que está cerca de la actual Ciudad de México. Aproximadamente un siglo después de que se construyera la estructura, los invasores —posiblemente de Teotihuacán— se apoderarían de Tikal.

El patio cerrado y la pirámide escalonada parecen una versión en miniatura de una estructura llamada La Ciudadela, en Teotihuacán. Dicha ciudadela contiene un templo conocido como la Pirámide de la Serpiente Emplumada y un patio de 38 acres (15,2 hectáreas) lo suficientemente grande como para acomodar a 100.000 personas. La versión más pequeña en la ciudad maya de Tikal no solo tiene el mismo diseño, sino que también tiene la misma orientación y está llena de artefactos con vínculos a Teotihuacán, incluida una tumba del mismo estilo.

La Calle de los Muertos y La Ciudadela, Teotihuacán, Estado de México. Foto: Luis Alberto Miranda / arqueologiamexicana.mx.

«Eso significa que hay una ocupación muy larga de personas asociadas con Teotihuacán en Tikal», dijo el líder de excavación Edwin Román Ramírez, arqueólogo de la Fundación para el Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM), quien anunció el hallazgo en una conferencia de prensa el 8 de abril.

Conexiones ancestrales

Tikal fue una ciudad maya que pudo haber sido el hogar de decenas de miles de personas durante su apogeo durante el Período Clásico Maya entre aproximadamente 250 d.C. y 900 d.C. Después de una serie de gobernantes locales, la ciudad fue conquistada en 378 d.C. por un general llamado Siyah K’ak. En las tallas de piedra, se representa al general sirviendo a un líder representado por un lanzador de lanzas y un búho, talla que también se encuentra en Teotihuacán.

La conexión había llevado a muchos arqueólogos a creer que los conquistadores extranjeros procedían de Teotihuacán. Pero la relación de las dos ciudades probablemente no comenzó allí.

La plaza principal de Tikal, Guatemala.

Más de 100.000 personas pudieron haber vivido en Teotihuacán durante su apogeo en la primera mitad del siglo I d.C., y su influencia cultural parece haber tenido un gran alcance. «Hace mucho tiempo que se han encontrado arte y artefactos de estilo teotihuacano en excavaciones en Guatemala», dijo Román Ramírez a Live Science.

Román Ramírez y su equipo detectaron por primera vez la nueva pirámide y la estructura del patio en un sondeo LiDAR en 2019. LiDAR (Light Detection and Rangin; ‘detección de luz y rango’) utiliza rayos láser disparados desde un avión para mapear con precisión la topografía debajo.

Tikal está en una selva tropical, por lo que es fácil pasar por alto los montículos que contienen ruinas antiguas; LiDAR elimina virtualmente la vegetación para resaltar cualquier forma que necesite más investigación.

Una diapositiva de PACUNAM que compara la Ciudadela en Teotihuacán (izquierda) con la forma de la nueva estructura en Tikal. Crédito: Iniciativa PACUNAM LiDAR / Thomas Garrison. Dibujo: Beltrán.

Cuatro meses de excavación revelaron una estructura construida en seis etapas diferentes. Los investigadores aún no saben mucho sobre la primera etapa de construcción, pero la segunda etapa data del año 250 d.C. y recuerda a la arquitectura que se encuentra en el centro de México. La tercera etapa, construida poco después, comenzó a parecerse a la Ciudadela de Teotihuacán. La pirámide y el patio estaban orientados incluso 13 grados al este del norte verdadero, muy similar a las estructuras ceremoniales en Teotihuacán, que estaban situadas a 15 grados al este del norte verdadero.

Dentro de esta etapa, los investigadores encontraron una tumba. Aún no saben mucho sobre la persona cuyos restos fueron enterrados en el interior, pero el fallecido había sido cubierto con una fina capa de cerámica rota y rodeado de puntas de dardos de obsidiana verde que usaban los guerreros teotihuacanos.

«Solo se han encontrado seis entierros similares en Tikal, y el análisis químico de uno de los esqueletos en esos entierros reveló que la persona creció en el centro de México», dijo Román Ramírez.

Curiosamente, la Pirámide de la Serpiente Emplumada en la Ciudadela de Teotihuacán alberga una fosa común de más de 200 personas, probablemente cautivas, que también fueron enterradas con puntas de dardo y fragmentos de cerámica.

«No sabemos si el entierro que encontramos es de una persona del lugar o de otra persona, o si era un cautivo», aclaró el arqueólogo, agregando que los investigadores están en el proceso de estudiar los huesos.

Intercambio cultural

Las últimas fases de construcción también mostraron evidencia de rituales misteriosos, que incluyen miles de piezas de cerámica, porta incienso utilizados en las ceremonias de Teotihuacán y arte que representa a la deidad de la lluvia. Los porta incienso parecen estar hechos de una mezcla de materiales locales y extranjeros, lo que sugiere que alguien familiarizado con el arte teotihuacano los estaba fabricando en Tikal.

Los investigadores han encontrado algunos otros indicios en torno a Tikal de que los teotihuacanos o las personas que habían adoptado su cultura vivían en la ciudad maya. Por ejemplo, hay un complejo residencial que la ciudad construyó con suelo cubierto de estuco, un estilo arquitectónico de teotihuacano. La misma arquitectura se ve en la Ciudadela en miniatura en Tikal.

Los investigadores planean pasar cuatro meses más excavando la ciudadela de Tikal este año y extenderán las excavaciones hasta el 2022 si hay más para encontrar.

«La investigación está revelando cuánta conexión hubo entre las ciudades de Centroamérica en este período. Lo que es interesante e importante para nosotros es mostrar cómo Tikal era una ciudad muy multicultural», concluyó Román Ramírez.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario