El mundo alienígena recién descubierto podría ayudar a los astrónomos a comprender mejor las atmósferas de los planetas rocosos.

Gliese 486 b.

Ilustración artística del exoplaneta recién descubierto Gliese 486 b, que se encuentra a solo 26 años luz de la Tierra. (Crédito de la imagen: RenderArea).

El exoplaneta recién descubierto, Gliese 486 b, rodea una estrella enana roja tenue a solo 26 años luz de la Tierra y es aproximadamente 1,3 veces más grande y 2,8 veces más masivo que nuestro planeta de origen, informa un nuevo estudio.

Gliese 486 b gira alrededor de su estrella anfitriona una vez cada 1,47 días terrestres y cruza la cara de esa estrella desde nuestra perspectiva. Por lo tanto, Gliese 486 b es el tercer mundo alienígena «en tránsito» más cercano conocido —y el más cercano que orbita una enana roja con una masa medida (la estrella Gliese 486 es aproximadamente un 30 % más masiva que nuestro sol)—.

Además, el equipo de descubrimiento determinó que Gliese 486 b tiene una temperatura superficial probable de alrededor de 800 grados Fahrenheit (430 grados Celsius), probablemente lo suficientemente fría para soportar una atmósfera y lo suficientemente caliente para que esa atmósfera se estudie desde lejos.

Esta combinación «de características físicas y orbitales de Gliese 486 b lo convierte en la “Piedra Rosetta” para las investigaciones atmosféricas de exoplanetas rocosos», dijo el autor principal del estudio, Trifon Trifonov, del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania. (La piedra de Rosetta, que fue descubierta en 1799, permitió a los arqueólogos traducir jeroglíficos egipcios por primera vez).

Trifonov y sus colegas detectaron Gliese 486 b utilizando el instrumento espectrógrafo CARMENES, que está instalado en el telescopio de 3,5 metros en el Observatorio de Calar Alto en España.

CARMENES encuentra planetas a través del método de «velocidad radial», notando ligeras oscilaciones en el movimiento de una estrella causadas por el tirón gravitacional de un mundo en órbita. El instrumento detectó tal oscilación con Gliese 486, una que se repite cada 1,47 días terrestres.

El exoplaneta recién descubierto, Gliese 486 b, orbita una estrella enana roja con una masa de aproximadamente un 30 % de la masa del sol de la Tierra. (Crédito de la imagen: RenderArea).

Luego, el equipo estudió Gliese 486 con el Satélite de Reconocimiento de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA. Como sugiere su nombre, TESS encuentra mundos en tránsito, señalando las pequeñas caídas de brillo que causaron al cruzar las caras de sus estrellas anfitrionas desde la perspectiva de la nave espacial.

TESS vio una caída de brillo con Gliese 486, y el tiempo de 1,47 días coincidió, lo que confirma la presencia de un planeta alienígena en el sistema.

Trifonov y su equipo luego caracterizaron Gliese 486 b utilizando los datos de TESS y CARMENES, así como información de otro espectrógrafo conocido como MAROON-X, que se encuentra en el Telescopio Gemini Norte de 8.1 m en Hawái.

Por ejemplo, determinaron la masa del planeta alienígena a partir de los datos de velocidad radial y su tamaño a partir de las observaciones de tránsito. Esos dos números, a su vez, revelaron la densidad de Gliese 486 b: aproximadamente 7 gramos por centímetro cúbico (0,25 libras por pulgada cúbica), que está en el mismo estadio que la Tierra (5,5 gramos por centímetro cúbico, o 0,20 libras por pulgada cúbica).

«Por lo tanto, es probable que el exoplaneta tenga una composición de silicato de hierro similar a la de la Tierra», escribieron los investigadores en el nuevo estudio, que se publicó en línea hoy (4 de marzo) en la revista Science.

«Sin embargo, la temperatura de la superficie es más cercana a la de Venus, por lo que Gliese 486 b no es un gran candidato para la vida tal como la conocemos», aclaró Trifonov, quien imagina un mundo que es «caliente y seco, intercalado con volcanes y ríos de lava resplandecientes».

Gliese 486 b.

Ilustración artística de la superficie del exoplaneta Gliese 486 b. Con una temperatura de unos 800 grados Fahrenheit (430 grados Celsius), este mundo posiblemente tenga una atmósfera. (Crédito de la imagen: RenderArea)

Además, debido a que su órbita es tan estrecha, es probable que Gliese 486 b esté «bloqueado por la marea», mostrando siempre la misma cara a su estrella madre, como la Luna a la Tierra. Por lo tanto, el exoplaneta puede tener un lado diurno tremendamente caluroso y un lado nocturno mucho más frío, otro posible impedimento para la vida tal como la conocemos.

Pero todavía hay muchas razones para entusiasmarse con Gliese 486 b. Por ejemplo, su proximidad a la Tierra y otras características lo convierten en un gran laboratorio para aprender sobre atmósferas planetarias, dijo Trifonov.

«Las observaciones futuras de Gliese 486 b nos ayudarán a comprender qué tan bien los planetas rocosos pueden mantener sus atmósferas, de qué están hechos y cómo están influenciados por la radiación estelar», dijo.

El mejor candidato para hacer tales observaciones es el telescopio espacial James Webb (JWST) de la NASA, de $ 9,8 mil millones, cuyo lanzamiento está programado para fines de este año.

«Poco después de que el JWST entre en funcionamiento, podemos planificar observaciones de Gliese 486 b. Hablando con optimismo, en unos 2,5 a 3 años a partir de ahora, podemos saber si el planeta tiene atmósfera o no, y, en caso afirmativo, cuál es su composición», concluyó Trifonov.

Fuente: Space.com. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 6, 2021
19:55
#1 Carlos De Oliveira:

Vaya desperdício de tiempo y dinero!
Porque no estudiar la atmósfera de Proxima b que está a sólo 4,23 años luz de la Tierra? Además Proxima b está en la zona habitable. Por favor pedir a ese Caballero y su amiguito de Alemania, Trifonov que hablen con alguien que entienda de exoplanetas…Avi Loeb por ejemplo. Gracias.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario