El primer vehículo explorador de Marte de China capturó sus primeros sonidos del planeta rojo y transmitió impresionantes vistas del descenso en el polvoriento mundo.

Zhurong, Tianwen-1.

Un nuevo video publicado hoy por el canal estatal de noticias CCTV, muestra los primeros sonidos grabados por el rover Zhurong mientras conducía desde su módulo de aterrizaje Tianwen-1 hacia la superficie marciana (el pasado 22 de mayo). También incluye un video impresionante del vehículo conduciendo en Marte, hecho a partir de imágenes de una pequeña cámara desplegada en ese momento.

«De hecho, los sonidos se produjeron cuando la rueda dentada del vehículo giraba sobre el bastidor, en un choque entre metales», dijo Jia Yang, diseñador adjunto del sistema Tianwen-1, según una traducción de CCTV. «El propósito de instalar el dispositivo de grabación es capturar los sonidos del viento en Marte durante sus climas ventosos. Realmente queremos escuchar cómo suenan los vientos en un planeta que no sea la Tierra».

Zhurong es la pieza central de la misión Tianwen-1 del gigante asiático, que envió un orbitador y el rover al planeta rojo este año —y tiene planes futuros para establecer bases permanentes allí—. La nave espacial combinada se lanzó en julio de 2020 y llegó a la órbita de Marte en febrero. El rover aterrizó en las llanuras de Utopia Planitia el 14 de mayo y desde entonces está usando seis cargas útiles científicas para hacer sus estudios, incluido el micrófono.

«Con los archivos (de video, imagen y audio) que publicamos esta vez, incluidos los sonidos grabados cuando nuestro rover dejó el módulo de aterrizaje, podemos realizar un análisis en profundidad del medio ambiente y la condición de Marte, por ejemplo, la densidad de la atmósfera», dijo Liu Jizhong, subcomandante del primer programa de exploración de Marte de China, en la entrevista de CCTV.

Un segundo video también publicado hoy muestra una serie de impresionantes vistas desde el módulo de aterrizaje Tianwen-1 y el propio rover Zhurong mientras conduce en Marte. En ellas se observa el paracaídas del módulo de aterrizaje, el momento de su separación y posteriores vistas de la superficie marciana desde el módulo a medida que se acercaba al suelo.

«Cuando estábamos diseñando, queríamos obtener algunos estados visuales del rover, que podrían usarse como base para una mejora adicional del proyecto», dijo Rao Wei, diseñador jefe adjunto de la sonda Tianwen-1. «Luego diseñamos varias partes, incluido el proceso de abrir el paracaídas, soltar el dosel y descender».

Esos sistemas parecieron funcionar según lo planeado, con el módulo de aterrizaje Tianwen-1 descendiendo y luego señalando un lugar de aterrizaje seguro.

«Según la telemetría, podemos ver que el punto de aterrizaje está a sólo tres kilómetros de nuestra posición elegida», dijo Rao. «En general, la posición de aterrizaje es muy precisa y el sistema de control es muy bueno».

Se espera que el rover 240 kilogramos dure unos 90 días marcianos explorando nuestro rubicundo vecino con sus cámaras de alta resolución, radar subterráneo, cámara multiespectral y detector de composición de superficie, un detector de campo magnético y un monitor meteorológico. El orbitador Tianwen-1 está diseñado para durar un año marciano completo, que son unos 687 días terrestres.

Fuente: Space.com. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario