Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un par de asteroides que se separaron de su cuerpo progenitor hace apenas 300 años.

Asteroides.

Interpretación artística de un par de asteroides, poco después de la separación. Durante milenios, estos objetos se separarán y serán más difíciles de identificar. Con 300 años, el par de asteroides 2019 PR2 y 2019 QR6 son los más jóvenes encontrados hasta la fecha. Crédito UC Berkeley/Instituto SETI.

El dúo es excepcional porque es el «par de asteroides» más joven conocido por al menos un factor de diez, pasa cerca de la órbita de la Tierra y tiene propiedades que son difíciles de explicar dada su corta edad.

La mayoría de los asteroides de nuestro sistema solar residen en el área entre las órbitas de Marte y Júpiter conocida como el cinturón principal de asteroides. Más cerca de casa, los científicos han identificado asteroides adicionales conocidos como asteroides cercanos a la Tierra (NEAs), cuyas órbitas los acercan a nuestro mundo.

En 2019, los científicos que utilizaron el telescopio de sondeo Pan-STARRS1 en Hawái y el Catalina Sky Survey en Arizona descubrieron cada uno un nuevo NEA, identificado como 2019 PR2 y 2019 QR6. El más grande de los dos mide alrededor de un kilómetro de diámetro y el otro la mitad de ese tamaño, y se encontró que tenían órbitas muy similares alrededor del Sol.

Un estudio adicional realizado por un equipo dirigido por Petr Fatka del Instituto Astronómico de la Academia Checa de Ciencias, confirmó que se trataba de un par de asteroides, dos asteroides que se separaron de un asteroide padre único en los últimos millones de años —actualmente separados por aproximadamente un millón kilómetros—.

Se utilizaron varios telescopios para las observaciones de seguimiento, incluido el Lowell Discovery Telescope (LDT) de 4,3 metros en el norte de Arizona. Estas observaciones revelaron propiedades superficiales muy similares de ambos asteroides, lo que respalda aún más la hipótesis de su origen común.

«Gracias a las mediciones realizadas con el LDT, está claro que 2019 PR2 y 2019 QR6 provienen del mismo objeto principal y su alta similitud orbital no es una coincidencia», señala Fatka.

La mayoría de asteroides binarios probablemente se formen por fisión rotacional, cuando un asteroide giratorio (que es básicamente un montón de escombros) alcanza una velocidad crítica a la que los escombros salen volando y forman uno o más cuerpos nuevos, manteniendo órbitas muy similares a las del cuerpo principal.

Basado en múltiples técnicas de modelado y observaciones adicionales, incluida la recuperación de detecciones previamente desapercibidas realizadas con Catalina Sky Survey 14 años antes del descubrimiento, el equipo determinó que el par se separó hace tan solo 300 años, lo que lo convierte en el par de asteroides más joven conocido.

«Es muy emocionante encontrar un par de asteroides tan jóvenes que se formaron hace solo unos 300 años. En escalas astronómicas, eso ni siquiera es ayer, sino esta misma mañana», dice Fatka

Los poseedores de récords anteriores eran al menos diez veces más antiguos.

Misteriosa formación

Esta corta edad generó dificultades para reconciliar la historia de formación de la pareja. Los modelos estándar de formación de asteroides binarios por fisión rotacional no pudieron explicar completamente las propiedades de 2019 PR2 y 2019 QR6; algo más tenía que estar pasando para explicar su separación actual.

Luego, el equipo desarrolló nuevos modelos que asumen que el cuerpo original era un cometa, cuyos chorros de gas podrían empujar sus órbitas a la configuración que se ve hoy. Esto proporcionó una historia de origen viable para estos objetos, pero como explica el miembro del equipo Nicholas Moskovitz del Observatorio Lowell: «En la actualidad, los cuerpos no muestran signos de actividad cometaria. Por lo tanto, sigue siendo un misterio cómo estos objetos podrían haber pasado de un solo cuerpo principal a objetos activos individualmente, al par inactivo que vemos hoy en solo 300 años».

Para responder a esta pregunta, tendrán que venir más observaciones. Sin embargo, esto tendrá que esperar más de una década.

«Para tener una mejor idea sobre qué proceso causó la interrupción del cuerpo principal, tenemos que esperar hasta 2033, cuando ambos objetos estarán nuevamente al alcance de nuestros telescopios», concluye Fatka.

La investigación ha sido publicada en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Fuente: Lowell Observatory. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario