Las pruebas en dos laboratorios muestran que los granos oscuros que la nave espacial Hayabusa 2 recogió del asteroide cercano Ryugu, rico en carbono, son los materiales más primitivos conocidos en el sistema solar.

Muestras traídas por la sonda Hayabusa 2.

«En este cuerpo se ven materiales hidratados y signos de compuestos orgánicos desde muy temprano en la formación del sistema solar, ¡eso es emocionante!», dijo Deborah Domingue del Instituto de Ciencias Planetarias, quien no participó en esos estudios pero realizó un análisis anterior de los datos de percepción remota de Ryugu.

Los científicos han querido durante mucho tiempo estudiar material de los restos del disco protoplanetario primordial que permanecen en el espacio interplanetario. Sin embargo, la caída a través de la atmósfera destruye la mayor parte del material meteorítico entrante y los objetos lo suficientemente grandes como para llegar al suelo llegan muy chamuscados y, a menudo, destrozados. La única forma de obtener material prístino es recolectar muestras en el espacio y llevarlas a nuestra superficie. Misiones anteriores han devuelto muestras de la Luna, el cometa 81P/Wild 2 y el asteroide rocoso cercano a la Tierra 25143 Itokawa.

La problemática misión Hayabusa 1 arrojó menos de un miligramo de polvo de Itokawa en 2010, pero inspiró una misión de seguimiento a Ryugu, que devolvió una muestra de 5.4 gramos hace un año. Puede que no parezca mucho para un asteroide de un kilómetro de ancho, pero el tamaño fue una grata sorpresa para Toru Yada, que esperaba solo 100 miligramos.

Yada encabezó un equipo de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) que estudió la estructura física de la muestra y publicó los resultados en Nature Astronomy. Las pruebas de laboratorio confirman en gran medida los resultados de la teledetección, resolviendo preguntas y agregando detalles importantes sobre Ryugu.

Hayabusa 2 tomó una vista de cerca de Ryugu e incluso envió rovers para explorar su superficie antes de recolectar una muestra. Crédito: JAXA.

El equipo de Yada informó granos que van desde unos ocho milímetros de tamaño hasta polvo de escala submilimétrica. Midieron el albedo (reflectividad) de las partículas en longitudes de onda visibles e infrarrojas cercanas, lo que confirmó los resultados de la teledetección que apuntaban a que la superficie del asteroide era más oscura que la mayoría de los meteoritos. También observaron firmas de absorción infrarroja de compuestos orgánicos y humedad que probablemente estaban presentes cuando los granos se fusionaron por primera vez fuera del disco protoplanetario.

Asimismo, los investigadores encontraron que el material era extremadamente poroso. Su densidad aparente promedio es más baja que la de cualquier meteorito jamás encontrado en la Tierra, aunque eso no es sorprendente porque no se esperaría que un material tan poroso sobreviva cayendo a través de la atmósfera.

El equipo no encontró cóndrulas u otras inclusiones formadas por la solidificación de materiales fundidos —signos de que los granos han sobrevivido durante miles de millones de años sin haber sido alterados significativamente por el calor o la humedad externa—.

Compuestos orgánicos

En un segundo estudio publicado en Nature Astronomy, Cedric Pilorget, de Universidad de París, dirigió un grupo que realizó un análisis espectral que mostró una fuerte evidencia de minerales hidratados y compuestos orgánicos. Su microscopio hiperespectral encontró evidencia de carbonatos y compuestos ricos en nitrógeno e hidrógeno. Estas especies se convierten en vapor si pasan demasiado tiempo cerca del sol, por lo que los compuestos probablemente se formaron más lejos de este.

«Estos dos artículos son realmente fundamentales, ya que establecen que se trata de un organismo muy primitivo», dijo Domingue. Con más material para distribuir a otros laboratorios, afirma, «estas muestras van a cambiar nuestra comprensión de los componentes básicos de los planetas».

Otra muestra que se espera supere los 400 gramos está ahora en camino desde Bennu, otro asteroide cercano a la Tierra que se cree que incluye compuestos volátiles y material prístino. La nave espacial OSIRIS-REx de la NASA recogió la muestra en octubre de 2020 y la dejará en la Tierra en septiembre de 2023. Si todo va bien, esa muestra debería decirnos aún más sobre la evolución planetaria.

Fuente: ST. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario