Egiptólogos han recuperado más de 18.000 tiestos inscritos en la antigua Atribis, restos de vasijas y tinajas que sirvieron como material de escritura hace unos 2.000 años.

Ostraca. Crédito: Athribis-Project Tübingen.

Los fragmentos de cerámica entintada se conocen como «ostraca». Mucho más baratos y más accesibles que el papiro, los restos de frascos rotos y otras vasijas se usaban en el antiguo Egipto a diario para detallar listas de compras, registrar intercambios, copiar literatura y enseñar a los estudiantes a escribir y dibujar —de hecho, una gran cantidad de los ostraca encontrados en el sitio arqueológico de Atribis parece pertenecer a una antigua escuela—.

«Hay listas de meses, números, problemas aritméticos, ejercicios de gramática y un “alfabeto de aves” —a cada letra se le asignó un ave cuyo nombre comenzó con esa letra—», precisó el egiptólogo Christian Leitz de la Universidad de Tubinga en Alemania.

Más de un centenar de los ostraca encontrados en la ancestral ciudad están cubiertos de ejercicios de escritura repetitivos, con los mismos caracteres escritos una y otra vez, en el anverso y el reverso. Al parecer, desde hace dos mil años los niños «traviesos» estaban siendo disciplinados con el clásico castigo de Bart Simpson.

Un texto sagrado en jeroglíficos probablemente copiado por un estudiante. Crédito: Athribis-Project Tübingen.

La mayoría de las notas descubiertas están escritas en demótico, que fue una escritura administrativa utilizada durante el reinado de Ptolomeo XII (mejor conocido hoy como el padre de Cleopatra), quien gobernó del 81 al 59 a.C. y nuevamente más tarde del 55 al 51 a.C.

Durante este tiempo, la ciudad de Atribis fue la capital de un estado egipcio, ubicado a lo largo del río Nilo. Pero aunque el demótico era claramente la escritura más popular de esta época, todavía se enseñaba a los niños una forma simplificada de jeroglíficos.

El fragmento a continuación, por ejemplo, es un texto escolar del alfabeto hierático, con cada letra acompañada de un pájaro correspondiente:

Un texto escolar con un alfabeto de aves en hierático. Crédito: Athribis-Project Tübingen.

Los diversos idiomas que se ven en los ostraca de Atribis, incluidos los jeroglíficos, el griego, el árabe y el copto, insinúan la tumultuosa y multicultural historia de la ciudad. El alfabeto copto, por ejemplo, es una mezcla de los idiomas griego y egipcio y está estrechamente relacionado con el cristianismo.

La siguiente escritura es un recibo copto, probablemente escrito en el siglo VI después de que Egipto cayera en manos romanas:

Crédito: Athribis-Project Tübingen.

Con el surgimiento de la religión cristiana, los guiones sobre los antiguos dioses egipcios comenzaron a caer en desgracia. A continuación, por ejemplo, hay una ilustración de un babuino y un ibis, que son animales sagrados de Thot, el antiguo dios egipcio de la sabiduría:

Crédito: Athribis-Project Tübingen.

Otros signos de la influencia romana también se pueden extraer de los fragmentos de cerámica. Después de la caída del sistema ptolemaico en el siglo I d.C., por ejemplo, los textos comienzan a hacer referencia a una serie de emperadores romanos, incluidos Nerón, Vespasiano, Tito, Domiciano e incluso Adriano, que gobernaron entre 117 y 138 d.C.

Solo una vez antes se había encontrado una colección tan grande de ostraca. A principios del siglo XX, los arqueólogos hallaron numerosos fragmentos de escritura en el antiguo pueblo de Deir el-Medina, un poco más abajo en el río Nilo.

Estos textos antiguos, sin embargo, eran en su mayoría notas sobre medicina y prácticas médicas. El ostraca de Atribis, por otro lado, puede contarnos más sobre cómo era la vida cotidiana en una de las civilizaciones más poderosas del mundo antiguo.

Fuente: Universidad de Tubinga/SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario