Expertos han decidido que las gélidas aguas alrededor del continente antártico conforman un océano aparte: el océano Austral.

Crédito: Matt Palmer.

Así ha sido reconocido por la National Geographic Society, que lo suma a los otros cuatro del globo terráqueo: el Atlántico, el Pacífico, el Índico y el Ártico.

Aunque la designación de las aguas alrededor del continente blanco como un océano separado ha estado dando vueltas durante casi 100 años, y es ampliamente utilizada por los científicos, hasta ahora no había tenido un respaldo popular.

Pero el 8 de junio, durante el Día Mundial de los Océanos, la sociedad científica anunció que de ahora en adelante etiquetaría al océano Austral como el quinto océano en sus mapas de nuestro planeta.

Océano Austral. Crédito: Matthew W. Chwastyk y Soren Walljasper, NGM Staff / Eric Knight. Fuentes: NASA/JPL; Green Marble.

«El océano Austral ha sido reconocido por los científicos durante mucho tiempo, pero como nunca hubo un acuerdo internacional, nunca lo declaramos oficialmente como tal», dijo el geógrafo de la sociedad, Alex Tait, al sitio web de National Geographic. «Es una especie de cosa nerd de los geógrafos».

Uno de los mayores impactos sería en la educación, dijo: «Los estudiantes aprenden información sobre el mundo oceánico a través de los océanos que están estudiando. Si no incluye el océano Austral, entonces no aprende los detalles y lo importante que es».

Corriente antártica

National Geographic comenzó a hacer mapas en 1915, pero la sociedad solo había reconocido formalmente solo cuatro océanos, que definían por los continentes que los rodeaban.

En contraste, el océano Austral no está definido por los continentes que lo rodean, sino por la Corriente Circumpolar Antártica (ACC) que fluye de oeste a este. Los científicos creen que la ACC se creó hace 34 millones de años cuando el continente de la Antártida se separó de América del Sur, lo que permitió que el agua fluyera sin obstáculos por el «fin» del mundo.

La Corriente Circumpolar Antártica (ACC), que viaja de oeste a este, define los límites del océano Austral.

Hoy en día, la ACC fluye a través de todas las aguas que rodean la Antártida hasta unos 60 grados al sur, excepto el Pasaje Drake y el Mar del Scotia, que se encuentran aproximadamente entre el Cabo de Hornos de América del Sur y la Península Antártica.

Las aguas de esta corriente —y por lo tanto la mayor parte del océano Austral— son más frías y un poco menos saladas que las aguas del océano del norte. Extrae agua de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico para ayudar a impulsar una «cinta transportadora» global que lleva calor alrededor del planeta, mientras que el agua fría y densa se hunde y ayuda a almacenar carbono en las profundidades del océano. Y miles de especies marinas viven solo dentro de la ACC, según National Geographic.

Aguas antárticas

No se ha acordado exactamente qué constituye un océano, salvo que son los cuerpos de agua más grandes. Una definición común dividía el océano global en cuatro o cinco partes, según los continentes que lo rodeaban.

Sin embargo, el término «océano Austral» se había utilizado para describir las aguas en el «fin del mundo» desde que fueron vistas por primera vez por el explorador español Vasco Núñez de Balboa a principios del siglo XVI, y su uso continuó a medida que los océanos se convirtieron en rutas vitales para comunicaciones y comercio internacionales en los siglos siguientes.

Crédito: Matthew W. Chwastyk y Greg Ugiansky, NG Staff. Fuentes: NASA/JPL; IHO.

En el siglo XIX, muchas naciones marítimas habían establecido autoridades «hidrográficas» para publicar información sobre los océanos para sus armadas y buques mercantes, y el término «océano Austral» apareció en las primeras publicaciones de la Organización Hidrográfica Internacional (OHI) que formaron en 1921.

Pero según el libro Océano Austral: perspectiva de los oceanógrafos (Ice Press, 2015), la OHI anuló la designación en 1953: «La mayoría de las opiniones recibidas son en el sentido de que no existe una justificación real para aplicar el término «océano» a este cuerpo de agua», escribió la OHI en las directrices que publicó ese año.

Sin embargo, los científicos no estuvieron de acuerdo y el término se ha utilizado cada vez más, a medida que la importancia y singularidad del océano Austral se hizo más clara. La Junta de Nombres Geográficos de EE.UU. comenzó a usarlo en 1999 y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) comenzó a usarlo oficialmente este año.

En tiempos antiguos

El «océano» original en la Tierra era, de hecho, un río, llamado por los antiguos griegos en honor al titán Océano, un dios del río que era el hijo de Urano y Gaia y el hermano y esposo de Tetis, la diosa de las aguas primigenias que nutrió la Tierra.

Originalmente se pensó que este río «Océano» rodeaba el mundo, que los primeros griegos imaginaban que terminaba en algún lugar al oeste de Europa y al este de Asia. Eventualmente, el término se usaría para describir las diferentes partes del océano global.

Representación del titán Océano en la Fontana di Trevi, Roma.

Mientras tanto, el término relacionado «Siete mares» es mucho más antiguo que muchos océanos modernos. Nadie sabe dónde se originó el concepto, pero aparece en los escritos antiguos de los griegos, romanos, árabes, hindúes, persas y chinos, aunque a menudo describía mares completamente diferentes —algunos de ellos míticos— para diferentes personas.

Según el sitio web del Atlas Mundial, los Siete Mares se consideran hoy en día los siete cuerpos de agua oceánicos más grandes: el Ártico, el Atlántico norte, el Atlántico sur, el Índico, el Pacífico norte, el Pacífico sur y el Océano Antártico o Austral.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario