SpaceX informó que 40 de los 49 satélites Starlink que habían sido lanzados a la órbita terrestre baja el 3 de febrero terminaron siendo condenados por una tormenta geomagnética.

Starlink.

Crédito: SpaceX.

Tales tormentas son perturbaciones en el campo magnético de la Tierra causadas por la actividad del sol. Los satélites afectados eran la camada más reciente de los miles ya puestos en órbita para ofrecer un servicio de acceso global a Internet.

Según informó la compañía de Elon Musk:

«Los satélites desplegados el jueves (3 de febrero) se vieron significativamente afectados por una tormenta geomagnética el viernes (4 de febrero)… Los análisis preliminares muestran que el aumento de la resistencia a bajas altitudes impidió que los satélites abandonaran el modo seguro para comenzar las maniobras de elevación de la órbita. Hasta 40 de los satélites volverán a entrar o ya han reingresado en la atmósfera terrestre».

Las tormentas geomagnéticas resultan de eventos explosivos en el Sol, llamados erupciones solares. Estos eventos tienen el potencial de lanzar partículas solares cargadas a través del espacio hacia la Tierra. El impacto provoca una tormenta geomagnética, un evento asociado con las hermosas auroras o auroras boreales de la Tierra. Pero estos eventos también hacen que la atmósfera de nuestro planeta se caliente y se «hinche». Como resultado, los satélites de órbita baja sentirán una mayor resistencia atmosférica durante la tormenta.

«De hecho, el GPS a bordo sugiere que la velocidad de escalada y la severidad de la tormenta hicieron que la resistencia atmosférica aumentara hasta un 50 % más que durante los lanzamientos anteriores», agregó SpaceX en el comunicado. «El equipo de Starlink ordenó a los satélites que entraran en un modo seguro en el que volarían de canto (como una hoja de papel) para minimizar la resistencia y “protegerse de la tormenta” de manera efectiva».

Pero fue en vano.

Reentrada de satélites

Es posible que uno o más de los satélites hayan vuelto a entrar en la atmósfera sobre el Caribe recientemente.

Un video de cámaras que monitorean los cielos de Puerto Rico, de la Sociedad de Astronomía del Caribe, muestra un evento interesante que parece estar relacionado: primero, se ve un objeto desintegrándose, con una fragmentación notoria, característica de los desechos espaciales.

Imágenes impresionantes aparecen solo un minuto después, cuando un objeto más grande sufre una desintegración espectacular. Los expertos en seguimiento de satélites coinciden en que el evento probablemente esté relacionado con los satélites Starlink lanzados el 3 de febrero de 2022.

Échale un vistazo al video:

Cada satélite Starlink mide 3.2 metros x 1.6 metros y pesa 260 kilogramos.

Algunos de los satélites condenados volverán a entrar en la atmósfera durante los próximos días, y aunque todavía no se sabe exactamente dónde y cuándo, por si acaso, ¡sigue mirando hacia arriba!

Se esperan más tormentas geomagnéticas

SpaceX señaló que los satélites que salen de órbita «plantean un riesgo de colisión cero con otros satélites y, por diseño, se desintegran al reingresar a la atmósfera». Eso significa que no se crean desechos orbitales y que ninguna parte del satélite golpea el suelo.

Por cierto, el Sol se encuentra actualmente en la parte ascendente de su ciclo de manchas solares de 11 años (ciclo solar 25). En otras palabras, la actividad solar está en alza y se espera que aumente en los próximos años. De hecho, otra CME lanzada desde el sol el 6 de febrero debería golpear la Tierra este 10 de febrero.

En enero de 2022, SpaceX superó el hito de 2.000 satélites con su misión Starlink. El plan general para miles de satélites Starlink en órbita terrestre baja ha causado controversia en la comunidad astronómica.

Fuente: SpaceX/EarthSky. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario