La temporada de huracanes en el Atlántico comienza el 1 de junio, y parece que viene con fuerza.

Los expertos advierten que el Caribe y el este de los EE.UU. debe prepararse para otro aluvión de tormentas tropicales este año. Es probable que la temporada de huracanes del Atlántico de 2022 sea más activa que el promedio por séptimo año consecutivo, de acuerdo a la última predicción de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Hay un 70 % de probabilidad de que esta temporada de huracanes —que comienza el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre— traiga de 14 a 21 tormentas con nombre, o tormentas con vientos de 39 mph (63 km/h) o más; seis a 10 huracanes con vientos de 74 mph (119 km/h) o más; y de tres a seis huracanes importantes, con vientos de 179 km/h (111 mph).

La primera tormenta del año se llamará Alex y las próximas cuatro se llamarán Bonnie, Colin, Danielle y Earl, según el Centro Nacional de Huracanes. Solo 21 nombres, comenzando con las letras A a W, se dan a las tormentas cada año antes de que se asignen letras griegas en su lugar.

Lista alfabética de los nombres de ciclones tropicales del Atlántico de 2022 seleccionados por la Organización Meteorológica Mundial. El inicio oficial de la temporada de huracanes en el Atlántico es el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. Crédito: NOAA.

El nuevo pronóstico significa que existe la posibilidad de que los 21 nombres de tormentas se utilicen por tercer año consecutivo —se desarrollaron 21 tormentas en 2021 y se formaron 30 tormentas récord en 2020—.

La Niña

El evento actual de «La Niña», que ha creado aguas más cálidas en las regiones del océano Atlántico y el mar Caribe, es en parte responsable del pronóstico de la temporada por encima del promedio. La Niña es un patrón climático en el océano Pacífico en el que las aguas del Pacífico oriental tropical son más frías que el promedio y los vientos alisios soplan con más fuerza de lo habitual. Esto puede afectar el clima en todo el mundo y también puede provocar temporadas de huracanes más severas.

Predicciones anteriores de investigadores de la Universidad de Arizona habían sugerido que La Niña podría disiparse, lo que significa una temporada de huracanes ligeramente superior al promedio. (Las temperaturas de la superficie del océano son uno de los principales factores que alimentan el tamaño, la frecuencia y la fuerza de los huracanes. Cuanto más cálida es el agua, más fuerte es la tormenta, dice la NOAA).

Afortunadamente, el 18 de mayo, la NOAA anunció que es probable que la temporada de huracanes del Pacífico central, que también comienza el 1 de junio, sea menos activa que el promedio. Solo se pronostican de dos a cuatro ciclones tropicales para la región de huracanes del Pacífico Central, en comparación con el promedio de cuatro a cinco. Esto se debe a que el evento de La Niña está provocando patrones de viento que ayudarán a evitar que las tormentas crezcan en esta región, según el comunicado.

Cambio climático

Incluso sin el evento de La Niña que provoca tormentas, las temporadas de huracanes se han vuelto cada vez más activas a medida que las temperaturas globales de la superficie del mar han aumentado como resultado del cambio climático.

«Tenemos que reenfocarnos en esta nueva realidad de lidiar con este cambio en nuestro medio ambiente y cómo nos afecta todos los días», dijo Eric Adams, alcalde de la ciudad de Nueva York, en una conferencia de prensa que tuvo lugar este 24 de mayo en el Departamento de Manejo de Emergencias de la Ciudad de Nueva York.

La ciudad de Nueva York fue una de las áreas más afectadas por el huracán Ida, la tormenta más grande de 2021, que alcanzó velocidades máximas de viento de 240 km/h (150 mph), impactó nueve estados y fue claramente visible desde más de 1 millón de millas de la Tierra. Cuando terminó Ida, los vientos, las lluvias, las marejadas ciclónicas y los tornados del huracán causaron daños estimados en $75 mil millones, informaron los funcionarios de la NOAA en abril.

Las tormentas individuales también se han vuelto más poderosas debido al cambio climático. En febrero de 2021, un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters reveló que la velocidad de los vientos huracanados en las Bermudas se ha más que duplicado en los últimos 66 años debido al aumento de la temperatura del océano en la región.

Crédito: Gregg Vigliotti.

Nueva York luego del paso de Ida.

La temporada de huracanes del Atlántico de 2021 terminó siendo aún más activa de lo previsto. Solo el tiempo dirá si las predicciones de la NOAA para este año son correctas, pero los expertos dicen que las personas deberían comenzar a prepararse para las tormentas ahora.

«Es crucial recordar que solo se necesita una tormenta para dañar su hogar, vecindario y comunidad», concluyó el administrador de la NOAA, Richard Spinrad, en la sesión informativa.

Fuente: NOAA/Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario