El sismómetro colocado en Marte por el módulo de aterrizaje InSight de la NASA ha registrado sus dos eventos sísmicos más grandes hasta la fecha, ocurridos en el lado más alejado del planeta y cinco veces más fuertes que el evento más grande registrado anteriormente.

Modelo de Valles Marineris, Marte. Crédito: Kevin Gill.

Una de las características más intrigantes de Marte es la presencia de terremotos similares a los que tenemos en la Tierra.

Desde principios de 2019, los científicos planetarios han estado registrando estos «martemotos» con un sismómetro integrado en el módulo de aterrizaje InSight. Ahora, han detectado actividad que apunta a los dos terremotos marcianos más grandes jamás registrados.

Estos sismos son S0976a, un evento de magnitud 4,2 registrado el 25 de agosto de 2021, y S1000a, un evento de magnitud 4,1 que ocurrió 24 días después. En términos de impacto, ambos son cinco veces más fuertes que cualquier martemoto registrado anteriormente.

La ubicación de estos terremotos también es interesante: se originaron en la llamada zona de sombra, el lado opuesto del planeta donde se encuentra InSight. Es la primera vez que el módulo de aterrizaje y sus sensores registran un terremoto en una distancia tan grande.

«No solo son los eventos más grandes y distantes por un margen considerable, S1000a tiene un espectro y una duración diferente a cualquier otro evento observado anteriormente», dice la sismóloga planetaria Anna Horleston, de la Universidad de Bristol en el Reino Unido. «Realmente son eventos notables en el catálogo sísmico marciano».

El equipo describió a S1000a como un «claro valor atípico» en los terremotos que se han registrado hasta ahora, debido al amplio espectro de frecuencias de la energía que produjo. También es el evento sísmico de mayor duración que InSight ha monitoreado hasta la fecha, con una duración de 94 minutos.

Mapa en relieve de la superficie de Marte que muestra la ubicación de InSight (triángulo naranja) y S0976a (punto rosa a la izquierda). Crédito: Horelston et al., Registro sísmico, 2022.

Se utilizaron ondas sísmicas (conocidas como ondas PP y ondas SS) para detectar S0976a y S1000a. Estas son ondas que no siguen un camino directo pero se reflejan al menos una vez en la superficie, que es la forma en que InSight pudo medir estos retumbos desde tan lejos.

En el caso de S1000a, también se captaron ondas de pequeña amplitud que atraviesan el límite entre el núcleo y el manto—llamadas ondas Pdiff—. Es la primera vez que InSight registra ondas Pdiff, y las señales indican que el terremoto S1000a ocurrió más cerca de la superficie.

«[S1000a] tiene un espectro de frecuencia mucho más parecido a una familia de eventos que observamos que han sido modelados como sismos superficiales de la corteza, por lo que este evento puede haber ocurrido cerca de la superficie», dice Horleston.

«S0976a se parece a muchos de los eventos que hemos localizado en Cerberus Fossae, un área de fallas extensas, que tienen profundidades modeladas de alrededor de 50 kilómetros o más y es probable que este evento tenga un mecanismo fuente similar y profundo».

Crédito: Anna C. Horleston et al.

Ambos terremotos ocurrieron en la zona de sombra del núcleo, una parte de Marte donde InSight no puede rastrear la actividad sísmica de la onda P y la onda S directamente. Con S0976a, el equipo pudo ubicarlo dentro de la red de cañones gigantes Valles Marineris.

Estos cañones se han identificado previamente como lugares donde podrían ocurrir terremotos, pero esta es la primera vez que se realizan grabaciones. No se ha establecido la ubicación precisa de S1000a, pero los científicos saben en términos generales dónde sucedió.

La mayor parte de la actividad sísmica registrada en Marte antes de estos dos eventos provino de una distancia de unos 40 grados de InSight, pero los últimos datos brindan a los científicos la oportunidad de muestrear sismológicamente nuevas partes del planeta rojo.

«Registrar eventos dentro de la zona de sombra del núcleo es un verdadero trampolín para nuestra comprensión de Marte», dice el geofísico Savas Ceylan, de ETH Zürich en Suiza. «Antes de estos dos eventos, la mayor parte de la sismicidad estaba dentro de los 40 grados de distancia de InSight. Al estar dentro de la sombra del núcleo, la energía atraviesa partes de Marte que nunca antes habíamos podido muestrear sismológicamente».

La investigación ha sido publicada en The Seismic Record.

Fuente: SSA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario