El módulo de aterrizaje InSight de la NASA ha detectado sus tres martemotos más poderosos hasta el momento.

InSight.

Esta selfie del módulo de aterrizaje InSight de la NASA es un mosaico formado por 14 imágenes tomadas el 15 de marzo y el 11 de abril —los días 106 y 133 marcianos, o soles, de la misión— por la cámara de despliegue de instrumentos de la nave espacial ubicada en su brazo robótico. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

El 25 de agosto, InSight detectó dos terremotos, de magnitud 4.1 y 4.2. Luego, el 18 de septiembre, en su día marciano número 1000 de operaciones, recogió los retumbos de otro terremoto de magnitud 4,2.

Estos nuevos terremotos baten el récord anterior de un terremoto de magnitud 3,7 detectado en 2019. Curiosamente, el mayor de los terremotos de agosto fue el más distante detectado hasta ahora, con un epicentro a unos 8.500 kilómetros (5.280 millas) del módulo.

El análisis aún está en curso, pero los científicos están entusiasmados con la posibilidad de aprender algo nuevo sobre el interior del planeta rojo.

«Incluso después de más de dos años, Marte parece habernos dado algo nuevo con estos dos terremotos, que tienen características únicas», dijo el geofísico planetario Bruce Banerdt del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA.

Estacionario en la superficie, InSight posee instrumentación preparada para detectar los retumbos y gruñidos del vientre del planeta, ha estado operativo desde 2018. Durante ese tiempo, el módulo de aterrizaje nos ha brindado una gran cantidad de nueva información.

El escudo térmico y contra el viento abovedado de InSight cubre el sismómetro del módulo de aterrizaje, llamado Experimento Sísmico para Estructura Interior, o SEIS. La imagen fue tomada el 110 ° día marciano, o sol, de la misión. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

Primero, estaba la detección directa de martemotos (término aceptado para terremotos en Marte). Eso es muy importante, porque se había considerado que Marte estaba geológicamente muerto. Ahora sabemos con certeza que está sucediendo lo suficiente en el interior para que las cosas sigan temblando de vez en cuando.

En segundo lugar, los datos de estos martemotos están permitiendo a los científicos planetarios mapear el interior de nuestro rubicundo vecino. Cuando las ondas acústicas rebotan en el interior de Marte y se propagan a través de materiales de diferentes densidades, las señales resultantes se pueden decodificar para determinar qué —y dónde— están esos materiales. También es la forma en que mapeamos el interior de la Tierra. De esta manera, los científicos a principios de este año determinaron que Marte tiene un núcleo líquido de baja densidad más grande de lo esperado.

Perfiles sísmicos

Los terremotos recién detectados aportan algo nuevo a la mesa.

Por ejemplo, casi todos los grandes terremotos detectados por InSight hasta la fecha se habían generado mucho más cerca de su lugar de aterrizaje, en una región llamada Cerberus Fossae, a unos 1.600 kilómetros. Aquí, se pueden encontrar una serie de fisuras, creadas por fallas que separaron la corteza. La evidencia sugiere que la región fue tectónica y volcánicamente activa recientemente, es decir, en los últimos 10 millones de años.

Los científicos aún tienen que analizar el terremoto de septiembre, o señalar con precisión el epicentro del mayor de los dos terremotos de agosto, pero están observando otra región que muestra signos de actividad volcánica pasada: Valles Marineris, un enorme sistema de cañones que excava 4.000 kilómetros de camino a través de la faz de Marte. El centro de este sistema se encuentra a 9.700 kilómetros de InSight.

El sistema de cañones de Valles Marineris es, en comparación, diez veces más largo, siete veces más ancho y siete veces más profundo que el Gran Cañón de Arizona, y abarca un poco más de lo que es el territorio de los Estados Unidos de costa a costa, lo cual lo convierte en la hendidura más grande de todas las conocidas en el sistema solar.

Los dos terremotos de agosto también arrojaron diferentes perfiles sísmicos. El terremoto de magnitud 4,2 fue lento y de baja frecuencia, y el terremoto de magnitud 4,1 fue más rápido y más alto. También estaba mucho más cerca, a solo 925 kilómetros del módulo de aterrizaje.

Diferentes perfiles sísmicos pueden significar diferentes procesos en juego dentro de Marte, pero también ayudan con el mapeo del interior de Marte antes mencionado, ya que pueden ayudar a armar una reconstrucción más detallada de las densidades interiores.

Fuente: NASA-JPL/SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario