El cometa 29P ya es conocido como uno de los objetos helados más extraños del sistema solar, pero el espectáculo de luces que presentó en los últimos días ha sorprendido a los astrónomos.

Cometa 29P.

Una vista del 29P hecha por Pieter-Jan Dekelver en el Observatorio Gromme en Maasmechelen, Bélgica.

Hace una semana, una mota de luz que brillaba en las sombras detrás de Júpiter hizo erupción. Y luego siguió en erupción, con tres chorros más violentos de material disparándose al espacio en días consecutivos. Mientras ardía y se encendía, se volvió 250 veces más brillante de lo habitual, como una cerilla encendida que se convierte en una hoguera.

Esta no es una estrella tempestuosa distante, ni es un mundo efervescente cubierto de volcanes en erupción. Este es el misterioso cometa 29P. Y ofreció una performance que cualquier persona con un telescopio de jardín lo suficientemente potente podría haber observado.

Por lo que los astrónomos saben, esta es la primera vez que este cometa ha exhibido cuatro erupciones tan poco espaciadas.

«Algunos llaman a esto un súper estallido», dijo Maria Womack, astrofísica de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF). «Esto requiere una inmensa cantidad de energía».

¿Pero qué está causando el comportamiento desenfrenado de este cometa?

«No lo sabemos», admitió la Dra. Womack. «Y eso es lo que lo hace tan interesante».

Estado furioso

Los cometas son restos helados del nacimiento anárquico del sistema solar que ocasionalmente son arrastrados por las fuerzas de la gravedad hacia el Sol. Cada cometa es novedoso a su manera. Pero el cometa 29P / Schwassmann-Wachmann —o 29P para simplificar— es «extraño en muchos niveles», señaló Kacper Wierzchoś, astrónomo de la Universidad de Arizona.

A diferencia de la mayoría de los cometas, no se precipita dramáticamente hacia el Sol antes de regresar a la frontera más externa del sistema solar. En cambio, esta bola de hielo de 37 millas de ancho gira alrededor del Sol en el espacio entre Júpiter y Saturno —lo que lo convierte en un tipo de objeto conocido como centauro—, en una órbita extraña y casi circular, completando una circunnavegación cada 14,6 años.

Dos imágenes de los estallidos del cometa 29P capturadas por el Observatorio McDonald de la Universidad de Texas en Fort Davis este mes. Crédito: Richard Miles / Observatorio Las Cumbres / Proyecto del Telescopio Faulkes.

A pesar de estar a 560 millones de millas del Sol, 29P se encuentra en un estado de furia casi constante, y con frecuencia arroja gas y polvo a la oscuridad envolvente. Está «siempre activo y nunca se apaga», dijo la Dra. Womack.

Esta hiperactividad es quizás el resultado de su preponderancia de monóxido de carbono, un gas volátil, que solo necesita una dosis de luz solar para calentarse dramáticamente y liberar gases en el espacio en grandes volúmenes. Estas erupciones iluminan brevemente la atmósfera del cometa, o coma, cubriéndola con polvo que refleja la luz del Sol.

Espectáculo cometario

Hay al menos siete estallidos luminosos por año. «Ningún otro cometa conocido en el sistema solar sufre estallidos con tanta frecuencia e intensidad», precisó el Dr. Wierzchoś.

Pero este cometa exhibicionista se superó a sí mismo a finales de septiembre con sus cuatro estallidos consecutivos. Los astrónomos aficionados y profesionales de todo el mundo notaron rápidamente que «su brillo aumentaba en saltos», según informó Richard Miles, director de la sección de asteroides y planetas remotos de la Asociación Astronómica Británica.

Sin embargo, se desconoce la causa de este espectáculo cometario.

Además de 29P, otro cometa está incursionando en el sistema solar interior, y podría ser el más grande jamás detectado. Más info AQUÍ.

El problema es que «no sabemos qué impulsa las erupciones de 29P de forma regular», añadió la Dra. Womack. Quizás son provocados por la vaporización explosiva de parte de la química del cometa. Aunque trabajos como el trabajo del Dr. Wierzchoś descubrieron que se puede obtener una erupción muy rica en polvo sin que la acompañe una explosión de gas monóxido de carbono.

«Estas erupciones podrían ser la consecuencia del criovolcanismo», especuló el Dr. Miles. La luz del Sol calienta y suaviza partes de la superficie, debajo de las cuales reside un lodo subterráneo de hielos exóticos, un criomagma. Cuando la corteza debilitada del cometa se rompe, su criomagma podría quedar expuesto al vacío del espacio. Su monóxido de carbono disuelto saldría entonces vigorosamente, impulsando el criomagma hacia la extensión cósmica como champán saliendo de una botella agitada que se ha descorchado rápidamente.

Históricamente, ocurren más explosiones después de que 29P se acerca más al Sol, que fue en 2019. ¿Pero por qué esta súper explosión ahora?

Quizás hubo un deslizamiento de tierra gigantesco, o una gran parte de 29P se ha roto. «¡Quién sabe!», exclamó el Dr. Wierzchoś.

Cualquiera que sea la causa de este espectáculo celeste, 29P sigue siendo «un laboratorio natural poco común y siempre abierto para estudiar la composición y el comportamiento de los objetos helados primitivos en el sistema solar», concluyó la Dra. Womack.

Fuente: NY Times. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario