La Tierra se está volviendo más «tenue», han descubierto los investigadores, y es probable que el cambio climático sea el culpable. A medida que los océanos se calientan, parecen estar generando menos nubes brillantes, lo que significa que se refleja menos luz solar hacia el espacio —y eso calienta el planeta aún más—.

Tierra.

Esta vista de la Tierra en ascenso saludó a los astronautas del Apolo 8 cuando venían de detrás de la Luna después de la cuarta órbita cercana. La Tierra está a unos cinco grados sobre el horizonte en la foto. Crédito: NASA.

Los investigadores midieron la reflectancia o albedo de la Tierra observando la luz que ilumina la Luna. Se recopilaron casi 20 años de datos, de 1998 a 2017, para informar los resultados del estudio.

Las mediciones mostraron que la Tierra ahora refleja aproximadamente medio vatio menos de luz por metro cuadrado en comparación con 1998, el equivalente a una disminución del 0,5 por ciento en la reflectancia de la Tierra. En total, nuestro planeta refleja alrededor del 30 por ciento de la luz solar que le llega.

«La caída del albedo fue una sorpresa para nosotros cuando analizamos los datos de los últimos tres años después de 17 años de albedo casi plano», dice el físico teórico Philip Goode del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey.

El brillo de la Tierra depende tanto de la cantidad de luz solar que llega como de la reflectividad del planeta. Este estudio mostró que los dos factores no estaban en tándem, por lo que algo en el planeta está causando el oscurecimiento, especialmente en los últimos años.

Las mediciones de satélite analizadas por el equipo de investigación sugieren que una reducción en las nubes bajas, brillantes y reflectantes sobre el océano Pacífico oriental ha sido un contribuyente importante a la reducción del brillo que se muestra en los datos.

El cambio climático otra vez

Y es probable que todo esté relacionado con el cambio climático. En las mismas áreas donde las nubes brillantes se adelgazan, las temperaturas de la superficie del océano están aumentando, posiblemente debido a la reversión de una condición climática llamada Oscilación Decadal del Pacífico.

«[El albedo de la Tierra] es un determinante esencial del clima, ya que, en el sentido más amplio, los cambios en el clima surgen de la evolución simultánea de la intensidad solar, el albedo de la Tierra y el aislamiento de invernadero», escriben los investigadores en su artículo publicado.

Las lecturas de la luz de la Tierra se tomaron del Observatorio Solar Big Bear en California, con aproximadamente 1.500 noches de datos utilizables recopilados en total. La luz del planeta se ha registrado de forma intermitente durante casi 100 años y fue descrita por primera vez por Leonardo da Vinci en el siglo XVI.

Anomalías del albedo medio anual del brillo de la Tierra 1998-2017 expresadas como flujo reflejado en w/m2.

Las nubes, el agua, el hielo, los bosques, los desiertos y todos los demás tipos de superficie reflejan la luz solar de manera diferente, por lo que los investigadores necesitan grandes conjuntos de datos para sacar conclusiones a medida que la Tierra gira. La contaminación humana también puede afectar las lecturas.

Ahora los investigadores están pidiendo que se tomen medidas más completas en los próximos años. Se esperaba que un planeta en calentamiento podría crear un albedo mayor, mitigando así algo del calentamiento, pero parece que está sucediendo justo lo contrario.

«Se aplicaron estrictos estándares de calidad de datos para generar promedios mensuales y anuales. Estos varían significativamente en escalas mensuales, anuales y decenales, siendo la red una disminución gradual durante las dos décadas, que se aceleró en los años más recientes», concluyen los investigadores.

La investigación ha sido publicada en Geophysical Research Letters.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario