Un equipo internacional de investigadores publicó un documento en el servidor de preimpresión arXiv que detalla el nuevo diseño para un mensaje destinado a inteligencias extraterrestres.

METI. Extraterrestre.

La epístola cósmica de 13 páginas, intitulada como «Un Faro en la Galaxia» (BITG por sus siglas en inglés), pretende ser una introducción básica a las matemáticas, la química y la biología que se basa en gran medida en el diseño del mensaje de Arecibo y otros intentos anteriores de contactar extraterrestres.

Los investigadores incluyeron un plan detallado de la mejor época del año para transmitir el mensaje y propusieron un denso anillo de estrellas cerca del centro de nuestra galaxia como un destino prometedor. Es importante destacar que la transmisión también presenta una dirección de retorno recientemente diseñada que ayudará a cualquier oyente alienígena a identificar nuestra ubicación en la galaxia para que puedan —con suerte— iniciar una conversación interestelar.

«La motivación para el diseño fue entregar la máxima cantidad de información sobre nuestra sociedad y especie en la mínima cantidad de mensaje posible», dice el investigador principal Jonathan Jiang del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA. «Con mejoras en la tecnología digital, podemos hacerlo mucho mejor que el mensaje de Arecibo en 1974».

El problema del sistema conceptual

Todo mensaje interestelar debe abordar dos cuestiones fundamentales: qué decir y cómo decirlo.

Casi todos los mensajes que los humanos han transmitido al espacio hasta ahora comienzan estableciendo un terreno común con una lección básica de ciencia y matemáticas, dos temas que presumiblemente nos son familiares tanto a nosotros como a los extraterrestres. Si una civilización más allá de nuestro planeta es capaz de construir un radiotelescopio para recibir nuestro mensaje, probablemente sepa un par de cosas sobre física.

Una pregunta mucho más complicada es cómo codificar estos conceptos en el comunicado. Los lenguajes humanos están fuera de discusión por razones obvias, pero también lo están nuestros sistemas numéricos. Aunque el concepto de números es casi universal, la forma en que los representamos como números es completamente arbitraria. Es por eso que muchos intentos, incluido BITG, optan por diseñar su letra como un mapa de bits, una forma de usar código binario para crear una imagen pixelada.

La filosofía de diseño de mapa de bits para la comunicación interestelar se remonta al mensaje de Arecibo. Es un enfoque lógico: la naturaleza de encendido/apagado, presente/ausente de un binario parece ser reconocido por cualquier especie inteligente. Pero la estrategia no está exenta de defectos. Cuando el científico pionero en búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), Frank Drake, desarrolló un prototipo del mensaje de Arecibo, envió el mensaje binario por correo postal a algunos colegas, incluidos varios premios Nobel. Ninguno de ellos pudo entender su contenido, y solo uno descubrió que el binario estaba destinado a ser un mapa de bits. Si algunos de los humanos más inteligentes luchan por comprender esta forma de codificar un mensaje, parece poco probable que un extraterrestre le vaya mejor. Además, ni siquiera está claro que los extraterrestres pueden ver las imágenes contenidas en el mensaje si lo reciben.

«Una de las ideas clave es que, debido a que la visión ha evolucionado de forma independiente muchas veces en la Tierra, eso significa que los extraterrestres también la tendrán», explica Douglas Vakoch, presidente de METI (Messaging Extraterrestrial Intelligence), una organización sin fines de lucro dedicada a investigar cómo comunicarse con otras formas de vida. «Pero ese es un gran “si”, e incluso si pueden ver, hay mucha cultura incrustada en la forma en que representamos los objetos. ¿Significa eso que debemos descartar las imágenes? Absolutamente no. Significa que no debemos asumir ingeniosamente que nuestras representaciones van a ser inteligibles».

El mensaje

Después de una transmisión inicial de un número primo para marcar el mensaje como artificial, lo que se pretende enviar incluye un «alfabeto» de mapa de bits personalizado creado por los físicos Yvan Dutil y Stéphane Dumas como un lenguaje protoalienígena que fue diseñado para ser robusto contra errores de transmisión. Por medio de este, Jiang presenta nuestro sistema numérico de base 10 y las matemáticas básicas.

Crédito: Jonathan H. Jiang et al.

El mensaje utiliza la transición de un átomo de hidrógeno para explicar la idea del tiempo y marcar cuándo se envió la transmisión desde la Tierra, introducir elementos comunes de la tabla periódica y revelar la estructura y la química del ADN.

Crédito: Jonathan H. Jiang et al.

Las páginas finales son probablemente las más interesantes para los extraterrestres, pero también las menos fáciles de entender porque asumen que el destinatario representa los objetos de la misma manera que los humanos. Estas páginas presentan un boceto de un hombre y una mujer humanos, un mapa de la superficie de la Tierra, un diagrama de nuestro sistema solar, la frecuencia de radio que los extraterrestres deben usar para responder al mensaje y las coordenadas de nuestro sistema solar en la galaxia referenciado por la ubicación de los cúmulos globulares —grupos estables y apretados de miles de estrellas que probablemente serían familiares para un extraterrestre en cualquier parte de la galaxia—.

Crédito: Jonathan H. Jiang et al.

Jiang y sus colegas proponen enviar su mensaje desde la matriz de telescopios Allen en el norte de California o desde el radiotelescopio esférico de apertura de quinientos metros (FAST) en China.

Desde la reciente destrucción del telescopio de Arecibo en Puerto Rico, estos dos radiotelescopios son los únicos en el mundo que están cortejando activamente a los investigadores de SETI. Sin embargo, por el momento, ambos telescopios solo son capaces de escuchar el cosmos, no de hablarle. Jiang reconoce que modificar cualquiera de los telescopios con el equipo necesario para transmitir el mensaje no será trivial. Pero hacerlo es posible, y dice que está en conversaciones continuas con los investigadores de FAST para que esto suceda.

El telescopio FAST cuenta con un diámetro de medio kilometro, lo que lo convierte en el radiotelescopio más grande del planeta. Antes del FAST, el radiotelescopio de Arecibo (ahora destruido), en Puerto Rico, era el más grande de su categoría gracias a sus 305 metros de diámetro.

Enviar o no enviar, esa es la cuestión

Enviar mensajes a extraterrestres siempre ha ocupado una posición controvertida en la comunidad SETI, que se centra principalmente en escuchar transmisiones extraterrestres en lugar de enviar las nuestras. Para los detractores del «SETI activo», la práctica es, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo y, en el peor, una apuesta existencialmente peligrosa.

Hay miles de millones de objetivos para elegir, y las probabilidades de que enviemos un mensaje al planeta correcto en el momento correcto son muy bajas. Además, no tenemos idea de quién puede estar escuchando. ¿Qué pasa si le damos nuestra dirección a una especie alienígena que vive de una dieta de homínidos bípedos?

«No vivo con miedo a una horda invasora, pero otras personas sí. Y solo porque no comparto su miedo no hace que sus preocupaciones sean irrelevantes», dice Sheri Wells-Jensen, profesora asociada de inglés en la Universidad Estatal de Bowling Green y experta en los problemas lingüísticos y culturales asociados con el diseño de mensajes interestelares. «El hecho de que sea difícil lograr un consenso global sobre qué enviar o si debemos enviar no significa que no debamos hacerlo. Es nuestra responsabilidad luchar con esto e incluir a tantas personas como sea posible».

A pesar de los riesgos y probabilidades, muchos insisten en que las recompensas potenciales de SETI activo superan con creces los riesgos. El primer contacto sería una de las ocasiones más trascendentales en la historia de nuestra especie, y si nos limitamos a esperar a que alguien nos llame, es posible que nunca suceda.

En cuanto al riesgo de aniquilación por parte de una raza extraterrestre como la de la película Día de la Independencia, ya estamos expuestos hace mucho tiempo. Cualquier alienígena capaz de viajar a la Tierra sería más que capaz de detectar evidencia de vida en las firmas químicas de nuestra atmósfera o la radiación electromagnética que se ha estado filtrando de nuestras radios, televisores y sistemas de radar durante el último siglo.

«Esta es una invitación a todas las personas en la Tierra para que participen en una discusión sobre el envío de este mensaje. Esperamos que, al publicar este artículo, podamos animar a la gente a pensar en esto», concluye Jang.

Fuente: MDPI/SciAm. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario