Investigadores en Japón están estudiando los orígenes de una escalofriante «sirena» momificada de 300 años de antigüedad, que ha sido adorada durante siglos debido a sus supuestas propiedades medicinales.

Lo más probable es que los inquietantes restos sean una espantosa amalgama del torso de un mono cosido a la cola de un pez, potencialmente adornado con cabello y uñas de un humano.

Hiroshi Kinoshita, miembro de la junta de la Sociedad Folclórica de Okayama, descubrió la momia sirena, que mide alrededor de 30,5 centímetros de largo, dentro de una caja en un templo en la prefectura de Okayama.

Según una nota que quedó dentro de la caja, un pescador supuestamente capturó el espécimen en algún momento entre 1736 y 1741, y posteriormente lo vendió a una familia acomodada. Los investigadores aún no saben exactamente cómo terminó la sirena dentro del templo.

Ahora, Takafumi Kato, paleontólogo de la Universidad de Ciencias y Artes de Kurashiki, y sus colegas han comenzado a investigar los orígenes de la momia después de que Kinoshita convenciera al templo para que permitiera a los científicos investigar los inusuales restos.

El 2 de febrero, los científicos tomaron imágenes de la momia mediante una tomografía computarizada, como se ve en el video bajo estas líneas. Los investigadores también tomarán muestras de ADN para identificar qué especies se han combinado para formar la sirena. El equipo dará a conocer sus resultados más adelante en el año, dijeron.

La momia sirena se parece un poco a dos criaturas míticas del folclore japonés: Amabies, sirenas con picos en lugar de bocas y tres aletas caudales distintas, y Ningyos, que son criaturas parecidas a peces con cabezas humanas. Ambos tipos de criaturas se han asociado con historias de curas milagrosas para la salud y una mayor longevidad.

En un cuento famoso, se dice que Yao Bikuni, una mujer, vivió 800 años después de comerse accidentalmente un ningyo entero, según el sitio de noticias Metro del Reino Unido.

Los sacerdotes del templo ven a la momia como un presagio de buena salud.

«Lo hemos adorado, con la esperanza de que ayude a aliviar la pandemia de coronavirus, aunque sea un poco», dijo Kozen Kuida, el sacerdote principal del templo, al Asahi Shimbun.

Una nota sobre la «momia» también guardada en la caja decía que fue atrapada en una red de pesca entre 1736 y 1741. Crédito: Kunio Ozawa.

La momia se exhibía anteriormente en una vitrina en el templo para que los visitantes rezaran, pero ha pasado los últimos 40 años en una caja fuerte a prueba de fuego dentro del templo para evitar que se deteriore. Se han adorado momias sirenas similares en otros dos templos en Japón.

Estas sirenas falsas probablemente fueron creadas por la población local para venderlas a turistas occidentales curiosos. Un engaño similar, conocido como Feejee Mermaid, se vendió a viajeros holandeses en Japón en la década de 1810 y luego se revendió a comerciantes ingleses, antes de enviarse a los EE.UU., donde se convirtió en parte de la famosa colección de P.T. Barnum (la inspiración de la vida real para la película The Greatest Showman). Se cree que esta sirena de 91 cm de largo se hizo con el cuerpo de un orangután y la cola de un salmón.

Los sacerdotes del templo en la prefectura de Okayama dicen que esperan que el nuevo estudio se sume al legado de la sirena momificada y la ayude a vivir en el folclore futuro.

«Espero que el proyecto de investigación pueda dejar registros científicos para las generaciones futuras», concluyó Kuida.

Fuente:  The Asahi Shimbun. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Mar 11, 2022
0:58
#1 roba:

Excelente
Lastima que las momias sean falsas

Reply to this commentResponder

Mar 11, 2022
1:10
#2 HORACIO:

@roba: quizas esta no.!!!!!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario