Uno de los sitios arqueológicos más famosos del mundo puede llevar el nombre de un simple malentendido.

Machu Picchu. Crédito: Poswiecie.

La antigua ciudad inca que conocemos como Machu Picchu probablemente debería llamarse Picchu o Huayna Picchu, según un nuevo análisis de documentos históricos.

En 1911, cuando el historiador y explorador estadounidense Hiram Bingham fue conducido por primera vez a las antiguas ruinas incas, le pidió a un terrateniente local que escribiera el nombre del sitio en su diario de campo. En el medio de la página, el granjero local, llamado Melchor Arteaga, escribió ‘Macho Pischo’, una palabra que Hiram notó sonaba más como ‘pecchu’ cuando se pronunciaba en voz alta.

Hiram Bingham, el explorador que dio a conocer al mundo Machu Picchu.

A partir de entonces, el nombre se quedó. Durante más de un siglo, el mundo ha repetido este título una y otra vez, en mapas, documentos y libros de historia. Solo en la década de 1990, algunos expertos cuestionaron el apodo.

Redescubrimiento

A principios del siglo XX, las ruinas incas de Machu Picchu no eran conocidas por muchos lugareños de la región del Cusco. Sin embargo, las montañas a ambos lados de la ciudad perdida hacía mucho tiempo eran muy conocidas. El pico pequeño y empinado detrás de las ruinas en la mayoría de las fotos se llama Huayna Picchu, mientras que el pico más grande e inclinado hacia el sur se llama Machu Picchu.

Cuando Bingham estaba reuniendo información antes de emprender su exploración, sus diarios recuerdan una conversación con Adolfo Quevedo, un líder de un pueblo cercano, quien se refirió a las ruinas como ‘Huayna Picchu’.

Machu Picchu tal como fue encontrada en 1911.

Unos días después, un agricultor local se acercó al grupo de Bingham e informó que había unas ruinas cercanas llamadas ‘Huayna Picchu’. También había otras ruinas, dijo, en la cima de la montaña Machu Picchu, aunque resultaron ser mucho más pequeñas que las que se encuentran más cerca de Huayna Picchu.

Más tarde, Bingham escribió ‘Maccu Piccu, Huayna Pichu’ en su diario para referirse al sitio. Solo después de que Arteaga garabateó el ahora famoso nombre en respuesta al interrogatorio de Bingham, el explorador se decidió por ‘Machu Picchu’ para siempre.

La ciudadela inca en la cima de la montaña de Machu Picchu fue explorada por expediciones estadounidenses dirigidas por Hiram Bingham de la Universidad de Yale en 1911 y 1912. Crédito: Burger et al/Antiquity.

«De sus notas de campo y su carta, parece que al llamar a la ciudad en ruinas Machu Picchu, Bingham estaba siguiendo la información proporcionada por Melchor Arteaga», escriben los autores del nuevo análisis. «Dado que el señor Arteaga vivía en la base de la montaña y había visitado las ruinas antes, e incluso escalado el Huayna Picchu, no había razón para que Bingham cuestionara el nombre, aunque en una conversación anterior, sostenida en el pueblo de Urubamba, las ruinas se llamaron específicamente Huayna Picchu».

Referencias más antiguas

Incluso antes de que Bingham comenzara su viaje, se hace referencia a un pueblo inca llamado ‘Huayna Picchu’ en un atlas de 1904 creado por otro explorador.

Mirando más atrás a los documentos de los colonos españoles, hay varias otras fuentes que mencionan el pueblo de Picchu o el antiguo pueblo de Huayna Picchu. Mientras tanto, no hay absolutamente ninguna referencia a una ciudad llamada 'Machu Picchu'.

«Aunque la evidencia negativa nunca es tan satisfactoria, es intrigante que no encontremos ninguna referencia a una ciudad inca llamada Machu Picchu antes de que la noticia de la visita de Bingham explotara en todo el mundo en 1912», escriben los investigadores.

Vista aérea de Machu Picchu, escondido entre la montaña Huayna Picchu y la montaña Machu Picchu.

En 1990, el erudito andino John Rowe fue el primero en utilizar documentos de archivo para argumentar que ‘Machu Picchu’ era un nombre inapropiado. Señaló varias cartas y documentos de colonos españoles del siglo XVI que se referían a un antiguo pueblo inca conocido solo como ‘Picchu’.

Los investigadores detrás del nuevo estudio están de acuerdo y en desacuerdo. Están de acuerdo en que ‘Machu Picchu’ es probablemente un nombre inapropiado pero, según el conocimiento local, dicen que el nombre del sitio podría ser en realidad ‘Huayna Picchu’.

En las sombras del pasado

Basándose en conversaciones superficiales y eventos escritos en el diario de Bingham, destacan varias observaciones menores que investigadores anteriores han pasado por alto o considerado sin importancia.

En una entrada de diario, por ejemplo, Bingham escribe que «un anciano hablador que había pasado gran parte de su vida buscando minas en el departamento de Cusco, dijo que había visto ruinas “más finas que Choqquequirau” en un lugar llamado Huayna Picchu».

Hiram Bingham revisando un petroglifo, en su expedición a Machu Picchu.

Varias otras conversaciones respaldan esta referencia, al igual que documentos anteriores de los colonos españoles.

«En resumen, si bien Bingham sugirió que el nombre de las ruinas fantásticas que trajo a la atención del mundo se “perdió en las sombras del pasado”, es reconfortante saber que la investigación continua está comenzando a iluminar esas sombras y proporcionar información sobre el nombre y la historia de esa ciudad», concluyen los autores.

El estudio fue publicado en Ñawpa Pacha.

Fuente: NP/SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario