No importa dónde te encuentres en la Tierra, el equinoccio nos trae una serie de efectos estacionales, perceptibles para los amantes de la naturaleza de todo el mundo.

El camino del sol a través de nuestro cielo, desde aproximadamente el mediodía hasta la puesta del sol, en un equinoccio, un solsticio de verano y un solsticio de invierno. Crédito: Marcella Giulia Pace / Giuseppe De Donà.

El equinoccio de marzo marca el comienzo de la temporada de primavera en el hemisferio norte y la temporada de otoño en el hemisferio sur.

¿Día y noche iguales?

En el equinoccio, los dos hemisferios de la Tierra reciben los rayos del sol por igual. A menudo se dice que la noche y el día tienen la misma duración. De hecho, la palabra equinoccio proviene del latín aequus (igual) y nox (noche). Para nuestros antepasados, cuyo cronometraje era menos preciso que el nuestro, el día y la noche probablemente parecían iguales. Pero hoy sabemos que no es exactamente así.

En realidad hay más luz diurna que nocturna en el día del equinoccio, aproximadamente ocho minutos adicionales de luz diurna en latitudes templadas medias. Y hay dos razones por las que tenemos más de 12 horas de luz en este momento del año cuando el día y la noche son supuestamente iguales. La primera es que el sol es un disco, no un punto; y la segunda es la refracción atmosférica (la atmósfera de la Tierra actúa como una lente o un prisma, elevando el sol unos 0,5 grados desde su verdadera posición geométrica cada vez que este se acerca al horizonte).

Puestas de sol más rápidas en los equinoccios

Los atardeceres y amaneceres más rápidos del año ocurren en los equinoccios. Estamos hablando aquí del tiempo que tarda todo el sol en hundirse bajo el horizonte.

Esto sucede porque el sol sale por el este y se pone por el oeste; lo que significa que, en el día de un equinoccio, el sol poniente golpea el horizonte en su ángulo más pronunciado posible.

Crédito: Bessi

Mientras tanto, en un solsticio, el sol se pone más al norte o más al sur del oeste. Cuanto más lejos se pone el sol desde el oeste a lo largo del horizonte, menos profundo es el ángulo del sol poniente. Eso significa una mayor duración de la puesta del sol en los solsticios.

Asimismo, la duración del atardecer varía según la latitud. Más al norte o al sur en el globo terrestre, la duración de la puesta del sol dura más. Más cerca del ecuador, la duración es más corta. Como ejemplo consideremos solo una latitud, 40 grados norte, la latitud de Denver o Filadelfia en los Estados Unidos; partes de España; y Pekín, China. En esa latitud, el día del equinoccio, el sol se pone en unos 2 3/4 minutos; en cambio, en el solsticio se pone en aproximadamente 3 1/4 minutos.

Más efectos del equinoccio de marzo

Y también hay muchos más efectos en juego en la época del equinoccio de marzo que todos podemos notar. En el hemisferio norte, el equinoccio de marzo trae amaneceres más tempranos, puestas de sol más tardías, vientos más suaves y plantas que brotan.

Mientras tanto, al sur del ecuador encontrará la estación opuesta, con amaneceres más tardíos, atardeceres más tempranos, vientos más fríos, hojas secas y caídas.

El arco diurno del sol, cada hora, en el equinoccio, como se ve en la esfera celeste (imaginaria) que rodea la Tierra. En el equinoccio, el sol está directamente sobre el ecuador de la Tierra. Crédito: Tau'olunga/ Wikimedia Commons.

En respuesta al cambio de la luz del día, las aves y las mariposas también migran hacia el norte, siguiendo el camino del sol.

La causa

Los equinoccios y solsticios son causados por la inclinación de la Tierra sobre su eje y el movimiento incesante en órbita. Puedes pensar en un equinoccio como algo que ocurre en la cúpula imaginaria de nuestro cielo, o como un evento que ocurre en la órbita de la Tierra alrededor del sol.

Si lo piensas desde una perspectiva centrada en nuestro planeta, puedes pensar en el ecuador celeste como un gran círculo que divide el cielo de la Tierra en sus hemisferios norte y sur. El ecuador celeste es una línea imaginaria que envuelve el cielo directamente sobre la «mitad del mundo». En el equinoccio, el sol cruza el ecuador celeste para ingresar al hemisferio norte del cielo.

Si lo piensas desde una perspectiva de la Tierra en el espacio, debes pensar en el planeta en órbita alrededor del sol. Y todos sabemos que la Tierra no orbita en posición vertical, sino que está inclinada sobre su eje 23 1/2 grados. Entonces, los hemisferios norte y sur intercambian lugares para recibir la luz y el calor del sol de manera más directa. Tenemos un equinoccio dos veces al año —primavera y otoño— cuando la inclinación del eje y la órbita del planeta alrededor del sol se combinan de tal manera que el eje no está inclinado ni hacia el sol ni hacia el lado contrario.

Fuente: EarthSky. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario