Científicos que estudian núcleos de hielo de los últimos 60.000 años de historia han encontrado signos de miles de erupciones volcánicas a lo largo de ese tiempo, que se remontan a la última Edad de Hielo —con 25 de las erupciones más grandes que cualquier cosa que la Tierra haya visto en los últimos 2.500 años—.

Los investigadores excavaron los núcleos cerca de ambos polos: en la Antártida (donde se registraron 737 erupciones) y Groenlandia (donde se encontraron 1.113 erupciones). Un total de 85 erupciones fueron lo suficientemente grandes como para dejar evidencia en ambos polos.

Esa evidencia toma la forma de depósitos de ácido sulfúrico dejados por las erupciones, lo que da pistas sobre cuán grandes e impactantes han sido los volcanes particulares.

«Para reconstruir antiguas erupciones volcánicas, los núcleos de hielo ofrecen algunas ventajas sobre otros métodos», explica el físico Anders Svensson de la Universidad de Copenhague en Dinamarca. «Cada vez que ocurre una erupción realmente grande, el ácido sulfúrico se expulsa a la atmósfera superior, que luego se distribuye globalmente, incluso en Groenlandia y la Antártida. Podemos estimar el tamaño de una erupción observando la cantidad de ácido sulfúrico que ha caído».

Esquema de la ubicación latitudinal de las erupciones volcánicas bipolares identificadas. Los volcanes cuyo sitio de erupción se pronostica por encima de 40° N se marcan en 50° N, y los que se pronostican por debajo de 40° N se marcan en el ecuador.

Usando el Índice de Explosividad Volcánica (VEI), que va desde un mínimo de 1 hasta un máximo de 8, el equipo encontró 69 erupciones volcánicas que excedieron la erupción de Tambora de 1815 (VEI 7) —un evento que fue suficientemente poderoso como para bloquear la luz del sol e iniciar un período de enfriamiento global—.

Esas 69 erupciones incluyen una en el lago Taupo, Nueva Zelanda, hace unos 26.500 años (VEI 8), y una en Toba, Indonesia, hace unos 74.000 años (VEI 8). En comparación, la erupción Eyjafjallajökull de 2010 en Islandia obtuvo un puntaje de 4 en la escala VEI, mientras que la erupción Puyehue-Cordón Caulle de 2011-2012 en Chile alcanzó un VEI 5.

La próxima gran erupción

Las erupciones de VEI 7 ocurren una o dos veces cada mil años, por lo que es posible que no tengamos que esperar mucho hasta la próxima. En cuanto a la próxima erupción de VEI 8, podría ser dentro de cien años o unos pocos miles de años, según los investigadores.

Las erupciones registradas en los núcleos de hielo habrían sido mucho más grandes en todos los sentidos que las que se recuerdan y más catastróficas en términos de su impacto en el planeta. El nuevo estudio llena algunos de los espacios en blanco en el registro volcánico de la Tierra, un registro que hasta ahora ha sido un poco borroso más allá de hace 2.500 años.

Con un volumen de eyección estimado en 160 km³, la erupción del Tambora de 1815 fue la mayor erupción volcánica registrada de la historia.7​ La explosión se oyó hasta en la isla de Sumatra, a una distancia de más de 2000 km. Foto. Vista aérea de su caldera en la actualidad.

«La nueva línea de tiempo de erupciones volcánicas de 60.000 años nos proporciona mejores estadísticas que nunca», dice Svensson. «Ahora, podemos ver que muchas más de estas grandes erupciones ocurrieron durante la Edad de Hielo prehistórica que en los tiempos modernos. Debido a que las grandes erupciones son relativamente raras, se necesita una línea de tiempo larga para saber cuándo ocurren. Eso es lo que tenemos ahora».

Clima global

Los investigadores se basaron en trabajos anteriores sincronizando escalas de tiempo en núcleos de hielo tomados de diferentes polos, lo que les permitió identificar con mayor precisión las erupciones que tuvieron efectos significativos tanto en la Antártida como en Groenlandia.

Lo obtenido en esta ocasión es más que una simple lección de historia. Los núcleos de hielo también capturan las temperaturas antes y después de las erupciones, dándonos una ventana a su efecto sobre el clima global. Los eventos más grandes pueden causar enfriamiento durante 5 a 10 años después de la erupción real.

Anders Svensson inspeccionando un núcleo de hielo en Groenlandia. Crédito: NEEM.

Saber qué tan sensible es el clima de la Tierra a eventos importantes como los documentados en los núcleos de hielo puede informar futuros modelos climáticos, ya sea que esos modelos estén considerando la próxima erupción volcánica o el impacto continuo del aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

«Los núcleos de hielo contienen información sobre las temperaturas antes y después de las erupciones, lo que nos permite calcular el efecto sobre el clima. Dado que las grandes erupciones nos dicen mucho sobre cuán sensible es nuestro planeta a los cambios en el sistema climático, pueden ser útiles para las predicciones climáticas», concluyó Svensson.

La investigación ha sido publicada en Climate of the Past.

Fuente: UCPH. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario