Si bien podemos aprender mucho sobre la momificación a partir de ejemplos antiguos de la práctica, quedan preguntas sobre cómo los egipcios prepararon exactamente a sus muertos para la otra vida. Ahora, los investigadores han descubierto un manual original, escondido dentro de un texto antiguo, que explica los pasos cruciales para embalsamar y crear una momia.

La guía para la momificación se ha encontrado en un trozo de papiro de 3.500 años de antigüedad llamado Louvre-Carlsberg, nombre que deriva del hecho que una mitad se encuentra en el Museo del Louvre en París, y la otra en la Colección de Papiros Carlsberg de la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

Antes de que este nuevo texto saliera a la luz, los expertos solo tenían dos textos originales sobre momificación para trabajar. El proceso se consideraba un arte sagrado en el antiguo Egipto, con solo unos pocos especialistas instruidos en las formas de embalsamar, y el conocimiento generalmente se transmitía verbalmente de persona a persona.

«El texto se lee como una ayuda memoria, por lo que los lectores previstos deben haber sido especialistas que necesitaban que se les recordaran estos detalles, como recetas de ungüentos y usos de varios tipos de vendajes», dice la egiptóloga Sofie Schiødt, de la Universidad de Copenhague.

Schiødt ha publicado detalles sobre el texto en su tesis doctoral, y el papiro completo del Louvre se publicará el próximo año.

Sección del papiro. (Colección de Papiros Carlsberg, Universidad de Copenhague).

Este manuscrito también establece el programa completo de 70 días para el embalsamamiento, dividido en dos mitades: un período de secado de 35 días y un período de envoltura de 35 días, que a su vez se dividieron en intervalos de cuatro días. Los tratamientos comunes para el cuerpo incluían la aplicación de una mezcla llamada natrón, después de la extirpación de los órganos y el cerebro. Aunque el uso de natrón no se mencionó en este texto específico, explica Schiødt.

«Una procesión ritual de la momia marcaba estos días, celebrando el progreso de la restauración de la integridad corporal del difunto, que ascendía a 17 procesiones en el transcurso del período de embalsamamiento», precisa Schiødt. «Entre los intervalos de cuatro días, el cuerpo se cubría con una tela roja y con paja infundida con aromáticos para mantener alejados a los insectos y carroñeros».

El manual de momificación más antiguo del mundo

Esta es la primera vez que la mitad del manuscrito de la Colección Carlsberg ha sido analizada y traducida, y se suma a la información ya interpretada de la mitad del Museo del Louvre, cubriendo información sobre hierbas medicinales e hinchazones de la piel.

Con alrededor de seis metros (casi 20 pies) de largo, el papiro es ahora una fuente aún más importante de enfermedades y salud en el antiguo Egipto, incluidas las dolencias que se pensaba que eran obra de qué dioses y cómo se podían combatir.

Un lino rojo se aplicaba sobre el rostro del difunto para encerrarlo en un capullo protector de materia fragante y antibacteriana. Este proceso se repetía a intervalos de cuatro días.

El manuscrito Louvre-Carlsberg es más antiguo que los dos manuales de momificación que se han descubierto anteriormente, por lo que se convierte en el registro más antiguo de la práctica que tenemos ahora. También incluye detalles que faltan en los otros dos documentos.

«Muchas descripciones de las técnicas de embalsamamiento que encontramos en este papiro se han dejado fuera de los dos manuales posteriores, y las descripciones son extremadamente detalladas», dice Schiødt.

La investigación no se ha publicado en una revista revisada por pares, pero constituye la base de la tesis doctoral que está escribiendo Schiødt.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 3, 2021
19:05
#1 Armando:

¿Por qué ese papiro está mitad en un museo y mitad en otro y no en el país de origen? Igual que otros tesoros arqueológicos que han sido sustraídos de Egipto como, por ejemplo, el famoso busto de Nefertiti que está en Alemania y otras muchas piezas que están en Inglaterra.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario