Durante el mes de febrero, un hombre llamado Simon Kindleysides caminó un total de 180 kilómetros a pesar de estar completamente paralizado de la cintura para abajo.

Kindleysides, quien usó un exoesqueleto robótico para correr el Maratón de Londres en 2018, volvió a usar el dispositivo de asistencia para recaudar fondos para el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, según informa la BBC.

El exoesqueleto robótico restauró su capacidad para caminar. Todos los días del mes, se lo abrochó y viajó poco más de 6 kilómetros mientras usaba bastones para mantener el equilibrio.

Kindleysides soportó mucho dolor durante la recaudación de fondos; le dijo a la BBC que estaba «realmente luchando» para completar la caminata del jueves pasado debido al dolor neuropático continuo. Pero las caminatas de 6 kilómetros por día estaban limitadas por el exoesqueleto, no por la voluntad de Kindleysides. Eso es lo lejos que podía llegar antes de que las baterías de las patas robóticas tuvieran que cargarse, lo que lo convertía en un punto de parada bastante lógico.

En el transcurso del mes, Kindleysides recaudó más de £12,000 para el NHS, que según informa la BBC se destinará a una unidad de cuidados intensivos y quirófano para niños. Dicho esto, Kindleysides se siente aliviado de poder tomar un descanso por un tiempo antes de intentar su próximo desafío.

«Estoy muy feliz de haber superado exitosamente este desafío mensual y que todo haya resultado bien», concluyó.

Fuente: Neoscope. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario