Así lo pretende el Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia (SSCI), cuya función es supervisar la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos.

Los senadores Mark Warner (centro izq.) y Marco Rubio (centro der.), vice presidente y presidente respectivamente del Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia. Crédito: Chip Somodevilla.

Desde que a finales de 2017 se filtrara al público la existencia de un programa secreto del Pentágono para investigar los fenómenos aéreos no identificados y videos que mostraban ovnis perseguidos por los pilotos del portaaviones USS Nimitz, el velo puesto por los militares sobre el tema se ha corrido un poco, demostrando —para escarnio del escepticismo más recalcitrante— la gran importancia y cantidad de recursos destinados a estudiarlo.

Ahora, el comité del Senado quiere regular esta actividad de inteligencia por medio de una ley, la cual aún tiene que ser aprobada por el Congreso como parte del Programa de Autorización de Inteligencia del Año Fiscal 2021.

«El comité apoya los esfuerzos de la Oficina de Inteligencia Naval (ONI) para investigar los fenómenos aéreos no identificados, estandarizar la recolección y reportes de los mismos, sopesar cualquier enlace que puedan tener con gobiernos adversarios y el nivel de amenaza que puedan significar para los recursos militares estadounidenses y sus instalaciones», reza el comunicado.

Sin embargo, de acuerdo al comité «no existe un proceso unificado y completo» para recolectar este tipo de información».

De acuerdo a la agencia AFP, el anuncio parece representar la primera confirmación de que, a pesar de los rumores del cierre del programa secreto para estudiar los ovnis años atrás, sigue habiendo un rastreo sistemático del fenómeno. De hecho, el escritor y ufólogo Roger Glassel confirmó en mayo pasado, basado en un intercambio de emails con un vocero de la Marina, la existencia de un equipo «interagencia» liderado por la Marina de los EE.UU. enfocado en el estudio de los «fenómenos aéreos no identificados».

El comité instruyó al director nacional de inteligencia y otros líderes de la agencia para que envíen un reporte dentro de los próximos 180 días, enumerando los detalles de la investigación de la ONI. Este reporte debe incluir aquellas «intrusiones» en espacio aéreo restringido y demás avistamientos de objetos voladores no identificados, como así también un plan para afirmar la manera en que se recolectan y comparten los datos sobre estos.

«El reporte debe ser enviado de forma no clasificada, aunque puede incluirse un anexo clasificado», escribió el comité.

Esto significa que al menos una parte de la información debería volverse pública cuando se presente el reporte.

Fuente. Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario