Un equipo de la iniciativa Breakthrough Listen, dedicada a buscar señales de vida extraterrestre, ha hecho una lista de cada tipo de objeto astronómico donde otras civilizaciones tecnológicas podrían estar escondiéndose.

Llamado Catálogo Exótica, incluye más de 700 diferentes objetos celestes, desde cometas, asteroides, galaxias y cúmulos estelares hasta fenómenos celestes más raros. Los científicos dividieron los objetos en cuatro categorías principales: prototipos (planetas y lunas, estrellas en cada momento de su ciclo de vida, galaxias, etc.), superlativos (objetos con propiedades más extremas), anomalías (objetos enigmáticos cuyo comportamiento actualmente no se explica) y muestras de referencia de fuentes que no se espera que arrojen resultados positivos.

«En el futuro, esto tal vez beneficie a estudiantes y miembros del público que están intentando tener una mayor comprensión de la astronomía o decidiéndose qué estudiar», dice Brian Lacki, investigador de Breakthrough Listen del Departamento de Astronomía de la Universidad de California en Berkeley y primer autor del artículo publicado al respecto. «Algunos objetos de la lista son cosas de las que no sabíamos que estaban ahí hasta que nos graduamos de la escuela, o incluso hasta que estábamos compilando el catálogo».

Algunos astrónomos sostienen que el asteroide interestelar que hace poco tiempo visitó el Sistema Solar era en realidad una suerte de sonda alienígena.

Lacki espera que el trabajo ayude a inspirar a científicos para explorar algunos de los aspectos más esotéricos y misteriosos de la astronomía, aunque su propósito primario es asistir a los investigadores de SETI y los astrobiólogos.

Varias estrategias de clasificación habían sido intentadas antes, pero nada a esta escala. De hecho, mientras que el catálogo estaba siendo compilado, los investigadores se preocuparon por la magnitud del número de objetivos, que creció cada vez más, conspirando contra la practicidad de la lista.

Tecnofirmas

Fascinantemente, el nuevo catálogo también incluye algunos objetos tecnológicos en el espacio —todos pertenecientes a nuestra especie— entre los que se encuentran las sondas Voyager, la nave New Horizons, satélites meteorolígicos, e incluso el automóvil Tesla Roadster rojo de Elon Musk.

«Esto te hace pensar en los objetos de manufactura alienígena que pueden estar desparramados allí afuera, algunos de los cuales tal vez se sumen a este catálogo algún día», señala Lacki.

Interpretación artística de una esfera de Dyson.

El Catálogo Exótica apunta, además, a cambiar las estrategias de SETI tradicionales, en las cuales los científicos buscan señales alienígenas «familiares» (como emisiones de radio). En cambio, se propone cambiar hacia un «SETI Dysoniano», en el cual sean consideradas las tecnofirmas extraterrestres. Ejemplos de esto último serían objetos como esferas de Dyson (enormes maquinas alrededor de estrellas con el objetivo de hacerse con astronómicas cantidades de energía), desechos industriales, hábitats especiales gigantescos, faros cósmicos, y cosas que ni siquiera podemos imaginar.

Diferentes a nosotros

Una motivación que impulsó a Lacki y su equipo fue la idea de que algunas inteligencias alienígenas quizás sean excepcionalmente diferentes a nosotros y, en consecuencia, estemos buscando en los lugares equivocados.

El astrofísico Sir Martin Rees piensa que, en la búsqueda de civilizaciones extraterrestres en el universo, los científicos no deberían centrarse en la vida orgánica, sino también en detectar posibles señales generadas por máquinas.

«Por décadas, la gente se ha estado preguntando si en realidad los extraterrestres son en realidad máquinas, o si no usan agua, o si están hechos de silicio o plasma o materia de estrellas de neutrones. Desde luego, todo esto es tema común en la ciencia ficción, empero, estas ideas están siendo cada vez más consideradas en el SETI. Es emocionante si podemos comenzar a responder algunas de estas cuestiones», dice Lacki. «Allí afuera hasta puede haber cosas cuya cualidad de inteligente es ambigua, sin dejar de ser igualmente interesantes de alguna manera».

Este catálogo debería contribuir en esta materia, y podría marcar algunos objetos de interés para los cazadores de alienígenas con mente dysoniana. Asimismo, también podría hacer todo lo contrario, proveer explicaciones naturales para algo de apariencia artificial.

Anomalías

Entre las varias anomalías listadas en el catálogo, Lacki dice que NGC 247 está entre sus favoritas. Se trata de una galaxia espiral relativamente cercana que parece tener un agujero, un parche con menos estrellas de las normales, en uno de los lados de su disco. Ahora, una idea que es popular en SETI es que algunas civilizaciones avanzadas o supercivilizaciones podrían saltar de estrella a estrella de su galaxia anfitriona, construyendo esferas de Dyson en cada una para cosechar la mayor cantidad de energía estelar posible.

NGC 247.

«Es una cáscara gigante o enjambre que rodea completamente un sol, lo cual lo ocultaría de nuestra vista. Por lo que si captamos una galaxia atravesando este proceso de una supercivilización “capturando” y envolviendo estrellas, es esperable encontrar un hoyo en ella», argumenta Lacki.

«Aunque eso probablemente no está sucediendo en NGC 247. La luz de la estrella calentaría la esfera de Dyson hasta que brilla en luz infrarroja, y no hemos detectado eso en este hoyo hasta ahora», agrega.

Aún así, es definitivamente algo extraño, y Lacki afirma que se ha hecho muy poco trabajo para intentar explicar esta anomalía.

Fuente: Gizmodo. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario