Científicos han identificado múltiples ejemplos de animales que son «cambiadores de forma» en respuesta al cambio climático.

Crédito: Horacio Patrone.

Los animales se enfrentan al calentamiento global de diversas formas. Algunos se están trasladando a áreas más frías, como más cerca de los polos o en terrenos más altos. Algunos están modificando el momento de los eventos clave de la vida, como la reproducción y la migración, para que tengan lugar en épocas más frías. Y otros parecen estar evolucionando para cambiar el tamaño de su cuerpo y enfriarse más rápidamente.

Ahora, una nueva investigación examinó otra forma en que las especies animales se enfrentan al cambio climático: cambiando el tamaño de sus orejas, colas, picos y otros apéndices.

«Revisamos la literatura publicada y encontramos ejemplos de animales que aumentan el tamaño de los apéndices en paralelo con el cambio climático y los aumentos de temperatura asociados», dijo Matthew Symonds, profesor asociado de la Universidad de Deakin y autor principal del estudio.

«Al hacerlo, identificamos múltiples ejemplos de animales que probablemente son “cambiadores de forma”. El patrón está muy extendido y sugiere que el calentamiento climático puede resultar en cambios fundamentales en la forma animal», agregó

Adhiriéndose a la regla de Allen

Es bien sabido que los animales usan sus apéndices para regular su temperatura interna. Los elefantes africanos, por ejemplo, bombean sangre caliente a sus grandes orejas, que luego aletean para dispersar el calor.

Los picos de las aves realizan una función similar —el flujo sanguíneo se puede desviar hacia el pico cuando el ave está caliente—. Esta función de dispersión de calor se muestra en la imagen térmica de un loro rey a continuación, que muestra que el pico está más caliente que el resto del cuerpo.

Imagen térmica de un loro rey, que muestra que su pico es más caliente que su cuerpo. (Alexandra McQueen)

Todo esto significa que existen ventajas para apéndices más grandes en ambientes más cálidos. De hecho, ya en la década de 1870, el zoólogo estadounidense Joel Allen notó que en climas más fríos, los animales de sangre caliente, también conocidos como endotermos, tendían a tener apéndices más pequeños, mientras que los de climas más cálidos tienden a tener apéndices más grandes.

Este patrón se conoció como la regla de Allen, que desde entonces ha sido respaldada por estudios de aves y mamíferos.

Los patrones biológicos como la regla de Allen también pueden ayudar a hacer predicciones sobre cómo evolucionarán los animales a medida que el clima se calienta. Con eso en mente, la reciente investigación se propuso encontrar ejemplos de cambios de forma de animales durante el siglo pasado, en consonancia con el calentamiento climático y la regla de Allen.

¿Qué animales están cambiando?

«Encontramos que la mayoría de los ejemplos documentados de cambios de forma involucran aves, específicamente, aumentos en el tamaño del pico», señaló Sara Ryding, coautora del estudio. «Esto incluye varias especies de loros australianos».

Los estudios muestran que el tamaño del pico de las cacatúas de pandillas y los loros de rabadilla roja ha aumentado entre un 4 y un 10 por ciento desde 1871.

Los apéndices de los mamíferos también están aumentando de tamaño. Por ejemplo, en la musaraña enmascarada, la longitud de la cola y la pierna ha aumentado significativamente desde 1950. Y en el gran murciélago de hoja redonda, el tamaño de las alas aumentó en un 1,64 por ciento durante el mismo período.

La variedad de ejemplos indica que el cambio de forma está ocurriendo en diferentes tipos de apéndices y en una variedad de animales, en muchas partes del mundo. Pero se necesitan más estudios para determinar qué tipos de animales se ven más afectados.

Otros usos de los apéndices

Por supuesto, los apéndices de los animales tienen usos mucho más allá de la regulación de la temperatura corporal. Esto significa que los científicos a veces se han centrado en otras razones que podrían explicar los cambios en la forma del cuerpo de los animales.

Por ejemplo, los estudios han demostrado que el tamaño promedio del pico del pinzón terrestre mediano de Galápagos ha cambiado con el tiempo en respuesta al tamaño de la semilla, que a su vez está influenciado por la lluvia.

Un loro de rabadilla roja, una especie que se ha demostrado que aumenta el tamaño del pico en respuesta al cambio climático. Crédito: Ryan Barnaby.

«Nuestra investigación examinó los datos recopilados previamente para determinar si la temperatura también influyó en los cambios en el tamaño del pico de estos pinzones», explicó Ryding. «Estos datos demuestran que la lluvia (y, por extensión, el tamaño de la semilla) determina el tamaño del pico. Después de veranos más secos, la supervivencia de las aves de pico pequeño se redujo».

Los científicos encontraron evidencia clara de que las aves con picos más pequeños también tienen menos probabilidades de sobrevivir a los veranos más calurosos. Este efecto sobre la supervivencia fue más fuerte que el observado con la lluvia; lo cual nos dice que el papel de la temperatura puede ser tan importante como otros usos de los apéndices, como la alimentación, para impulsar cambios en el tamaño de los apéndices.

«Nuestra investigación también sugiere que podemos hacer algunas predicciones sobre qué especies tienen más probabilidades de cambiar el tamaño de los apéndices en respuesta al aumento de las temperaturas, es decir, aquellas que se adhieren a la regla de Allen», apuntó Symonds. «Estos incluyen (con algunas salvedades) estorninos, gorriones cantores y una gran cantidad de aves marinas y pequeños mamíferos, como las zarigüeyas gráciles de América del Sur».

«Nuestra investigación contribuye a la comprensión científica de cómo responderá la vida silvestre al cambio climático. Además de mejorar nuestra capacidad para predecir los impactos del cambio climático, esto nos permitirá identificar qué especies son más vulnerables y requieren prioridad de conservación», concluye el estudio publicado en la revista Cell.

Fuente: The Conversation. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Sep 8, 2021
22:40
#1 HORACIO:

– Siempre los animales y tambien las aves parecen estar un paso adelante de los humanos en adaptarse a los cambios ….ni hablar en lo referido a camuflarse., son especialistas para protejer sus vidas o atacar a sus presas, de igual manera en epocas nupciales como aumentan su colorido o agregan algunos nuevos..- Las migraciones seran el futuro escollo mas problematico ante los cambios climaticos bruscos…saludos ARK ;)

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario