La tecnología de imágenes de hoy en día es capaz de descubrir edificios y estructuras antiguas que no son visibles en la superficie, y acabamos de recibir otro excelente ejemplo: el descubrimiento de un vecindario escondido en una de las ciudades mayas históricas más grandes.

Un análisis LiDAR reciente reveló que un área que alguna vez se asumió como colinas naturales, en el centro, cerca del complejo del Mundo Perdido de Tikal, a la derecha, es en realidad una ciudadela en ruinas de 1.800 años de antigüedad. Foto: Thomas Garrison / Pacunam.

La ciudad en cuestión es Tikal, ahora en Guatemala. Se cree que fue uno de los asentamientos más dominantes en el antiguo imperio maya, particularmente entre 200-900 d.C. —en su apogeo podría haber tenido hasta 90,000 personas viviendo allí—.

Usando un equipo de escaneo LIDAR, los investigadores encontraron evidencia de desarrollo bajo lo que se pensaba que era un área natural. Además, las ruinas ocultas parecen coincidir con el estilo de los edificios en Teotihuacán, una metrópolis en expansión establecida siglos antes del ascenso de los aztecas —construida por una cultura en gran parte desconocida—.

Eso podría dar a los investigadores algunas pistas útiles sobre cómo interactuaron estas dos ciudades. A pesar de que estaban a más de 1.000 kilómetros (621 millas) entre sí, ya se sabe que los comerciantes viajaban entre los dos centros urbanos.

«Lo que habíamos tomado por colinas naturales en realidad se modificó y se conformó con la forma de la Ciudadela —el área que posiblemente fuera el palacio imperial— en Teotihuacán», dice el antropólogo Stephen Houston de la Universidad Brown en Rhode Island. «Independientemente de quién construyó esta réplica a menor escala y por qué, muestra sin lugar a dudas que hubo un nivel de interacción diferente entre Tikal y Teotihuacán de lo que se creía anteriormente».

Tikal. Crédito: Stephen Houston.

Lo que hace que el hallazgo sea aún más sorprendente es que Tikal se ha buscado y explorado extensamente desde la década de 1950; es una de las ciudades antiguas que más conocemos. Y durante todo este tiempo, hubo una parte oculta a la vista.

Se llevaron a cabo excavaciones después de los escaneos para confirmar los resultados y la presencia de estos edificios, con el descubrimiento de estas estructuras similares a Teotihuacan abriendo algunas posibilidades fascinantes. Tikal y Teotihuacán eran diferentes en muchos aspectos, incluido su tamaño total (Teotihuacán era mucho más grande).

Los investigadores sugieren que los edificios podrían haber sido una embajada diplomática de algún tipo, o quizás un puesto militar. Parece haber sido hecho por gente de Teotihuacán, o lugareños bajo su control.

Houston y sus colegas descubrieron que el plano de la cuadrícula de la ciudadela de Teotihuacán, que se muestra en un contorno blanco, coincide mucho con el del complejo de edificios recién descubierto en Tikal. Foto: Thomas Garrison / Pacunam.

«Casi sugiere que se les dijo a los constructores locales que usaran una tecnología de construcción completamente no local mientras erigían este nuevo complejo de edificios en expansión», destaca Houston. «Rara vez hemos visto evidencia de algo que no sea una interacción bidireccional entre las dos civilizaciones, pero aquí, parece que estamos mirando a los foráneos que se están moviendo agresivamente hacia el área».

Las excavaciones revelaron que los edificios de Tikal estaban hechos de yeso de barro en lugar de la piedra caliza tradicional maya, lo que sugiere algún intento de construir réplicas. También coincidieron con la orientación específica de 15,5 grados al este del norte de los edificios de Teotihuacán.

Historia de dos ciudades

A la intriga se suma el detalle de que los ejércitos de Teotihuacán conquistaron Tikal a fines del siglo IV. Está claro que las relaciones terminaron mal entre las dos ciudades influyentes, pero no es seguro qué sucedió en los cientos de años antes de eso.

Otro descubrimiento fue lo que parece un lugar de enterramiento para un guerrero de Teotihuacán, coincidiendo con sitios similares en la metrópolis más grande de México. Esta es quizás otra pista sobre cómo las dos ciudades interactuaron entre sí.

Se cree que miles de fragmentos de cerámica encontrados en la excavación fueron partes de quemadores de incienso. Foto: Edwin Román / Pacunam.

Además de ayudar a los historiadores a profundizar en el pasado, el nuevo estudio también es una oportunidad para explorar uno de los temas más discutidos de la actualidad: el colonialismo y cómo se sienten los sistemas políticos y económicos dominantes en todo el mundo. Mientras tanto, la investigación en Tikal continúa.

«Explorar la influencia de Teotihuacan en Mesoamérica podría ser una forma de explorar los inicios del colonialismo y sus opresiones y colusiones locales», concluye Houston.

La investigación se ha publicado en Antiquity.

Fuente: Universidad de Brown. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario