El sistema solar más cercano al nuestro podría albergar dos planetas con capacidad para sustentar la vida, informa un nuevo estudio.

Alfa Centauri.

En 2016, los científicos descubrieron un mundo del tamaño aproximado de la Tierra que rodeaba Próxima Centauri, parte del sistema Alfa Centauri de tres estrellas, que se encuentra a unos 4,37 años luz de nosotros. El planeta, conocido como Próxima b, orbita en la «zona habitable», el rango de distancias desde una estrella en el que podría existir agua líquida en la superficie de un mundo. (Un segundo planeta, Próxima c, también se descubrió más tarde rodeando la estrella, pero orbita más lejos, más allá de los límites exteriores de la zona habitable).

Sin embargo, existe un debate considerable sobre la verdadera habitabilidad de Próxima b, dado que su estrella madre es una enana roja. Estas estrellas, las más comunes en la Vía Láctea, son pequeñas y tenues, por lo que sus zonas habitables se encuentran muy cerca, tan cerca, de hecho, que los planetas que residen allí tienden a estar bloqueados por marea —mostrando siempre la misma cara a sus estrellas anfitrionas, así como la Luna siempre muestra a la Tierra su lado más cercano—. Además, las enanas rojas son prolíficas lanzadoras de llamaradas, especialmente cuando son jóvenes, por lo que no está claro si sus mundos de zonas habitables pueden mantener sus atmósferas por mucho tiempo.

Sin embargo, las otras dos estrellas del trío Alfa Centauri son parecidas al Sol: un par llamado Alfa Centauri A y B —1ue juntas forman un binario que orbita el mismo centro de masa—. Y Alfa Centauri A puede tener su propio planeta de zona habitable, según la nueva investigación, que se publicó en línea hoy (10 de febrero) en la revista Nature Communications.

El estudio presenta resultados de Near Earths in the Alpha Cen Region (NEAR), un proyecto de $ 3 millones liderado por el Observatorio Europeo Austral (ESO) y Breakthrough Watch, un programa que busca mundos potencialmente similares a la Tierra alrededor de estrellas cercanas.

NEAR ha estado buscando planetas en las zonas habitables de Alfa Cen A y B utilizando el Very Large Telescope (VLT) de ESO en Chile. El equipo NEAR actualizó el VLT con varias tecnologías nuevas, incluido un coronógrafo térmico, un instrumento diseñado para bloquear la luz de una estrella y permitir que se detecten las firmas de calor de los planetas en órbita.

Alfa Centauri A (izquierda) y Alfa Centauri B fotografiadas por el Telescopio Espacial Hubble. Ubicado en la constelación de Centaurus (El Centauro), a una distancia de 4,37 años luz, el par de estrellas orbita un centro de gravedad común cada 80 años.

Después de analizar 100 horas de datos recopilados por NEAR en mayo y junio de 2019, los científicos detectaron una huella dactilar térmica en la zona habitable de Alfa Centauri A. La señal corresponde potencialmente a un mundo del tamaño aproximado de Neptuno que orbita entre 1 y 2 unidades astronómicas (UA) de la estrella, dijeron los miembros del equipo de estudio. (Una UA, la distancia promedio Tierra-Sol, es de aproximadamente 93 millones de millas, o 150 millones de kilómetros).

Pero ese planeta aún no ha sido confirmado, por lo que sigue siendo candidato por ahora.

Imágenes de infrarrojo medio de Alfa Centauri.

«Nos sorprendió encontrar una señal en nuestros datos. Si bien la detección cumple con todos los criterios de cómo se vería un planeta, las explicaciones alternativas, como el polvo que orbita dentro de la zona habitable o simplemente un artefacto instrumental de origen desconocido, tienen que ser descartado», dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Kevin Wagner, miembro del Programa de Becas Hubble de la NASA en la Universidad de Arizona.

«La verificación puede llevar algún tiempo y requerirá la participación y el ingenio de la comunidad científica en general», agregó.

El coautor del estudio, Pete Klupar, dijo que espera que los nuevos resultados inspiren a los astrónomos a estudiar el sistema Alfa Centauri con mayor detalle, tanto a través de nuevos programas de observación como a través de un escrutinio más detallado de los datos archivados, que pueden contener evidencia aún no reconocida del candidato a exoplaneta.

«Es como recibir una pista en [el juego de mesa] Clue», dijo a Space.com Klupar, investigador de Breakthrough Initiatives, la organización matriz detrás de Breakthrough Watch. «Ahora que tenemos la pista, tal vez puedan encontrar algo».

Y, si el mundo Alfa Centauri A realmente existe, puede que no esté solo.

«En mi opinión, lo más emocionante de esto es que, una vez que encontramos un planeta, tendemos a encontrar otros», señaló Klupar.

Incluso si el planeta Alfa Cen A resulta ser un espejismo, el trabajo de NEAR no habrá sido en vano, dijeron los miembros del equipo.

«La nueva capacidad que demostramos con NEAR para obtener imágenes directas de los planetas cercanos de la zona habitable es inspiradora para futuros desarrollos de la ciencia de exoplanetas y la astrobiología», concluyó Wagner en la misma declaración.

Fuente: Space.com. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario