Utilizando el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (VLT de ESO), en Chile, un equipo de investigadores ha encontrado evidencia de la presencia de otro mundo orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro sistema solar.

Próxima d.

Es el tercero detectado en el sistema y el más ligero descubierto hasta ahora orbitando esta estrella. Con solo una cuarta parte de la masa de la Tierra, el exoplaneta es también uno de los más ligeros jamás detectados.

«El descubrimiento muestra que nuestro vecino estelar más cercano parece estar rodeado de nuevos mundos interesantes, los cuales están a nuestro alcance para poder llevar a cabo más estudios y exploraciones en el futuro», explicó João Faria, investigador del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio de Portugal y autor principal del estudio, publicado hoy en la revista Astronomy & Astrophysics.

Próxima Centauri es la estrella más cercana al Sol, situada a poco más de cuatro años luz de distancia.

En esta imagen del cielo que rodea a la brillante estrella Alfa Centauri AB también vemos a Próxima Centauri, una estrella enana roja mucho más débil que es, además, la estrella más cercana al Sistema Solar. El montaje fue creado a partir de imágenes que forman parte del sondeo Digitized Sky Survey 2. El halo azul alrededor de Alfa Centauri AB es un artefacto del proceso fotográfico, en realidad la estrella es de color amarillo pálido, como el Sol. Crédito: Digitized Sky Survey 2/Davide De Martin/Mahdi Zamani.

El planeta recién descubierto, llamado Próxima d, orbita Próxima Centauri a una distancia de unos cuatro millones de kilómetros, menos de una décima parte de la distancia que separa a Mercurio del Sol. Orbita entre la estrella y la zona habitable —el área alrededor de una estrella en la que puede existir agua líquida sobre la superficie de un planeta—, y tarda solo cinco días en completar una órbita.

Ya se sabe que la estrella alberga otros dos planetas: Próxima b, un planeta con una masa comparable a la de la Tierra que orbita la estrella cada 11 días y está dentro de la zona habitable, y el candidato Próxima c, que está en una órbita más larga de cinco años alrededor de la estrella.

Próxima b fue descubierto hace unos años utilizando el instrumento HARPS, instalado en el Telescopio de 3,6 metros de ESO. El descubrimiento se confirmó en 2020 cuando los científicos observaron el sistema Próxima con un nuevo instrumento instalado en el VLT de ESO que tenía mayor precisión, el instrumento ESPRESSO (Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanets and Stable Spectroscopic Observations).

En esta representación artística vemos a Próxima d, un candidato a planeta recientemente encontrado orbitando la estrella enana roja Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar. Crédito: ESO/L. Calçada.

Durante estas más recientes observaciones del VLT, la comunidad astronómica detectó los primeros indicios de una señal correspondiente a un objeto con una órbita de cinco días. Como la señal era tan débil, el equipo tuvo que realizar observaciones de seguimiento con ESPRESSO para confirmar que se debía a un planeta y no simplemente al resultado de cambios en la propia estrella.

«Tras las nuevas observaciones pudimos confirmar esta señal como un nuevo candidato a planeta», declaró Faria. «Me entusiasmó el desafío de detectar una señal tan pequeña y, al hacerlo, descubrir un exoplaneta tan cerca de la Tierra».

Este gráfico muestra la gran constelación meridional de Centaurus (el Centauro) y pueden verse la mayor parte de las estrellas visibles a ojo en una noche despejada. La ubicación de la estrella más cercana al Sistema Solar, Próxima Centauri, está marcada con un círculo rojo. Próxima es demasiado débil para poder verla a simple vista, pero puede verse con un pequeño telescopio. Crédito: ESO.

Con solo una cuarta parte de la masa de nuestro planeta, Próxima d es el exoplaneta más ligero jamás medido utilizando la técnica de velocidad radial, superando a un planeta recientemente descubierto en el sistema planetario L 98-59. La técnica funciona detectando pequeños bamboleos en el movimiento de una estrella creados por la atracción gravitatoria de un planeta en órbita. El efecto de la gravedad de Próxima d es tan pequeño que solo provoca que Próxima Centauri se mueva hacia adelante y hacia atrás a unos 40 centímetros por segundo (1,44 kilómetros por hora).

«Este logro es extremadamente importante», afirmó Pedro Figueira, científico del instrumento ESPRESSO de ESO en Chile. «Demuestra que la técnica de velocidad radial tiene el potencial de revelar la presencia de una población de planetas ligeros, como el nuestro, que se espera que sean los más abundantes en nuestra galaxia y que potencialmente pueden albergar vida tal y como la conocemos».

«El resultado obtenido muestra claramente de lo que ESPRESSO es capaz y me hace preguntarme qué podrá encontrar en el futuro», concluyó Faria.

La búsqueda de otros mundos por parte de ESPRESSO se complementará con el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, actualmente en construcción en el desierto de Atacama, que será crucial para descubrir y estudiar muchos más planetas alrededor de estrellas cercanas.

Fuente: ESO. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario