Eso podría explicar por qué aún no lo hemos podido ver a pesar de haber detectado su clara influencia en objetos transneptunianos.

En el borde de nuestro sistema solar, un objeto desconocido está manipulando las órbitas de pedazos de hielo y demás cuerpos transneptunianos, cuyas órbitas ovales apuntan en la misma dirección y se inclinan de la misma manera, como si una fuerza invisible los estuviera atrayendo.

La hipótesis más aceptada es que el responsable por esta alteración gravitacional es un enorme planeta, al cual los científicos llamaron en un principio Planeta X y posteriormente, al perder Plutón su categoría, Planeta Nueve.

Lo que sabemos sobre el Planeta Nueve.

Ahora, un artículo publicado en arXiv por los astrónomos Jakub Sholtz, del Instituto de Física de Partículas de la Universidad de Durham, y James Unwin, profesor asistente en la Universidad de Chicado Illinois, sugiere que en realidad el tirón gravitacional podría provenir de una agujero negro primordial (PBH, por sus siglas en inglés), un tipo pequeño de agujero negro que la teoría dice se formaron durante el Big Bang.

A pesar que la existencia de los PBH no ha sido confirmada, algunos científicos piensan que el universo está lleno de ellos y que de existir podrían conformar más del 80 % del universo que no podemos ver —i.e. la materia oscura—.

Para el nuevo estudio, los investigadores analizaron los datos de las órbitas anómalas de seis objetos del cinturón de Kuiper y también incorporaron recientes observaciones del OGLE (Optical Gravitational Lensing Experiment) sobre cómo la luz que viaja a través del sistema solar parece doblarse debido a un objeto (u objetos) desconocido.

«Un PHB podría ser el culpable de ambos fenómenos. Podría tratarse de un agujero negro con el tamaño de una bola de bowling con la masa de 10 Tierras, o un número de PHB más pequeños que sumen esa masa», se lee en el artículo publicado.

Para concluir, los investigadores dicen que observaciones directas del misterioso objeto —si es que los astrónomos pueden encontrarlo— ayudarían a determinar si se trata de un agujero negro o, por el contrario, descartarían dicha noción en favor de un planeta gigante con una masa similar. Por tal motivo proponen incluir en la búsqueda a fuentes de rayos-X, rayos gamma y otros tipos de radiación, algo habitual  y delatador en el ambiente que rodea un agujero negro.

Fuente: ScienceAlert.

4 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Oct 1, 2019
2:33
#1 Adolfo:

También podría tratarse de un fragmento de estrella de neutrones.

Hay astrofísicos que estiman, consideraciones relativas a nucleosíntesis mediante, que el oro tiene origen en la superficie de estrellas de neutrones.

https://actualidad.rt.com/actualidad/325389-planetas-oro-platino-colision-estrellas-neutrones-kilonova

Reply to this commentResponder

Oct 1, 2019
2:35
#2 Adolfo:

Si allí fuera hay un agujero negro, podría ser detectado recurriendo a la detección de una microlentilla gravitacional.

Reply to this commentResponder

Oct 1, 2019
7:18
#3 Mayte Gutierrez:

Esto,seria posible? Es muy interesante el misterio que hay en el universo los descubrimientos que se han realizado a lo largo de nuestra existencia y aun asi no terminamos de aprender y descubrir tan maravilloso y sorprendente Universo.

Reply to this commentResponder

Oct 1, 2019
16:23
#4 Manuel García Martínez:

Algún día lo sabremos de momento todo teorías

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario