Es de tres a cinco veces más masivo que la Tierra.

Planeta Nueve.

Desde que se sugirió la existencia de un noveno planeta en el sistema solar en 2016, el tema ha resurgido ocasionalmente con nuevos estudios que tienen como objetivo mejorar nuestra comprensión acerca de la naturaleza y probable ubicación de este objeto.

Esta semana, un reconocido astrónomo británico publicó un artículo en el que asegura haber encontrado un supuesto candidato para este misterioso e influyente mundo periférico.

Michael Rowan-Robinson, de 79 años, es un astrónomo inglés, profesor emérito de astrofísica en el Imperial College de Londres y ex presidente de la Royal Astronomical Society. Se hizo famoso por ser el asesor del trabajo de doctorado en Astrofísica de Brian May, guitarrista de la banda Queen. Pero su contribución a la astronomía fue mucho más allá de ser el mentor de la famosa estrella de rock.

En la década de 1980, Rowan-Robinson dirigió uno de los equipos de investigación de IRAS, un telescopio espacial que opera en el rango infrarrojo. Entre otras cosas, su trabajo ayudó a establecer un límite estricto en la existencia de planetas similares a Júpiter no descubiertos más allá de la órbita de Neptuno.

Michael Rowan-Robinson. Crédito: iau.org.

En ese momento, incluso buscó imágenes de IRAS para el entonces llamado «Planeta X», un planeta hipotético que podría interferir gravitacionalmente con la órbita de Neptuno.

En 1992, gracias a los datos enviados por las sondas Pioneer y Voyager, se descubrió que no había nada malo en la órbita de Neptuno. Se descartó la existencia de otro planeta en el sistema solar, y solo se volvió a considerar en 2016, cuando Konstantin Batygin y Mike Brown del Instituto de Tecnología de California propusieron que las similitudes orbitales de seis objetos transneptunianos podrían indicar la existencia de un mundo gigante desconocido —rebautizándolo Planeta Nueve debido a la salida de Plutón del club planetario—.

Revisitando datos

Ahora, casi 40 años después de su búsqueda del Planeta X, el retirado Rowan-Robinson ha decidido revisar los datos de IRAS para buscar algo que se ajuste a los parámetros esperados para el noveno planeta del sistema solar. El resultado, afirma, es el primer candidato serio para el Planeta Nueve.

IRAS (el acrónimo en inglés de Infrared Astronomical Satellite) fue lanzado en 1983 como el primer observatorio orbital en escudriñar todo el cielo nocturno en la región infrarroja del espectro. En infrarrojo, el telescopio es capaz de «ver» cualquier emisión de calor, por lo que incluso los objetos más distantes y oscuros pueden percibirse en el infrarrojo si emiten calor. En el transcurso de diez meses, el IRAS trabajo en más de 250.000 fuentes de infrarrojos en el cielo, y fue a partir de esta base de datos que Rowan-Robinson hizo su reciente búsqueda.

Izquierda: Lanzamiento del IRAS en 1983. Derecha: Representación artística del observatorio en órbita.

Estaba particularmente interesado en objetos fríos, desconocidos y muy lentos que exhiben un ligero cambio de posición en dos observaciones IRAS separadas. Esto distinguiría posibles candidatos de galaxias y estrellas distantes —que parecen estáticas— y también de asteroides y cometas de nuestro sistema solar —que se mueven más rápido—.

Entre los cientos de fuentes examinadas por Rowan-Robinson, se destacaron tres detecciones realizadas por el observatorio en junio, julio y septiembre de 1983, ya que parecían el tipo de objeto que estaba buscando.

Candidato al Noveno Planeta

Si los cálculos del astrónomo británico son correctos, este objeto estaría actualmente en la dirección de la Constelación de Cefeo, tendría entre 3 y 5 masas terrestres y orbitaría el Sol a una distancia de 225 Unidades Astronómicas, es decir, 225 veces más lejos del Sol que la Tierra. Esto difiere un poco de las estimaciones de otros científicos, que esperaban alrededor de 10 masas terrestres a una distancia entre 280 y 1000 unidades astronómicas del Sol.

Pero estos no son los únicos contrapuntos a la investigación realizada por Rowan-Robinson —que ha sido aceptada para su publicación en las Notas Mensuales de la Royal Astronomical Society—. Él mismo reconoce la mala calidad de las observaciones realizadas en 1983, en una región del cielo repleta de filamentos de gas galáctico (conocidos como cirros) que podrían generar falsas detecciones.

Izquierda: Posible órbita para el candidato a Planeta 9 para el año 1983. Derecha: Mapa de extinción centrado en la ubicación del candidato a Planeta Nueve. Crédito: Michael Rowan-Robinson.

Incluso admitiendo que el objeto no fue registrado en observaciones recientes de esta región del cielo realizadas por los telescopios Pan-STARRS, lo que sugiere que el objeto puede que ni siquiera exista, Rowan-Robinson insta a que se realicen nuevas búsquedas para tratar de localizar el supuesto objeto.

No obstante, aunque exista, lo más probable es que este objeto no sea el Planeta Nueve que se ha buscado en los últimos años. Según Mike Brown, uno de los investigadores que propuso la existencia de este mundo gigante, el objeto encontrado por Rowan-Robinson estaría en una órbita totalmente inconsistente con sus predicciones para el noveno planeta, y no sería capaz de perturbar gravitacionalmente los objetos transneptunianos aludidos en su búsqueda.

Las órbitas de los seis objetos transneptunianos (magenta) se alinean misteriosamente hacia una dirección, una configuración que se puede explicar por la presencia de un Planeta Nueve (naranja) en nuestro sistema solar, según los astrónomos de Caltech.

Brown, empero, considera posible que el objeto detectado por Rowan-Robinson sea real. Pero si lo hace, no será más que una coincidencia, una total serendipia durante la búsqueda del Planeta Nueve. Y eso no sería nada nuevo.

El mismo Plutón fue alguna vez considerado el noveno planeta. Se encontró mientras se buscaba el supuesto planeta que interfiere con la órbita de Neptuno. Más tarde se supo que su hallazgo fue solo una coincidencia, ya que Plutón era demasiado pequeño para perturbar gravitacionalmente a Neptuno.

Un disparo en la oscuridad

A pesar de la reconocida experiencia y competencia de Michael Rowan-Robinson, el objeto que encontró en las imágenes del IRAS aún necesita confirmación. Ni siquiera es posible decir que realmente exista. E incluso si lo hace, ciertamente no será el supuesto Planeta Nueva propuesto por Batygin y Brown en 2016.

Por tanto, su artículo ya parece generar cierta polémica, incluso antes de su publicación. Pero vale la pena recordar que todo su trabajo fue realizado con datos antiguos del IRAS y que, por el momento, la continuidad de esta investigación depende de recursos que quizás ya no le sean accesibles. Entonces, nada mejor que publicar su obra, en la medida de sus posibilidades de desarrollo, y proponer su continuidad a quienes pudieran estar interesados.

Posible trayectoria del candidato a Planeta Nueve entre 1983 y 2021. Crédito: Michael Rowan-Robinson.

Podría parecer audaz sugerir que este es un candidato para el Planeta Nueve. Por otro lado, Rowan-Robinson sugiere verificar si un objeto con esas características podría generar la interferencia gravitacional encontrada en los objetos transneptunianos.

Algo también podría hacernos creer que Rowan-Robinson estuvo influenciado por la historia de John Couch Adams, un astrónomo inglés que, en el siglo XIX, calculó la órbita y región en el cielo donde se podría encontrar un planeta que podría estar generando perturbaciones gravitacionales en Urano.

John Couch Adams.

Adams no publicó su trabajo y no pudo convencer a otros astrónomos ingleses para que buscaran el objeto. Poco tiempo después, el francés Urbain Le Verrier hizo cálculos similares, pero publicó y convenció al alemán Johann Galle para que realizara observaciones en la región del cielo calculada por él. Y así, Le Verrier y Galle descubrieron el planeta Neptuno .

Esta historia pegó —y todavía lo hace— en el orgullo de los ingleses. Entonces, tal vez Michael Rowan-Robinson preferiría tomar esa posibilidad ahora que arriesgarse a pasar a la historia como «el hombre que casi descubrió el Planeta Nueve».

Fuente: Olhar Digital. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Nov 15, 2021
12:57
#1 Armando:

¿Se habrá encontrado al famoso (o infame) Nibiru de los Anunnaki?

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario