Un volcán submarino que estuvo inactivo durante mucho tiempo cerca de la Antártida se despertó y provocó un enjambre de 85,000 terremotos.

Crédito: Arvid Olson.

El enjambre, que comenzó en agosto de 2020 y disminuyó en noviembre de ese año, es la actividad sísmica más fuerte jamás registrada en la región. Y los terremotos probablemente fueron causados ​​por un «dedo» de magma caliente que penetraba en la corteza, según descubrió una nueva investigación publicada en la revista Communications Earth & Environment.

«Ha habido intrusiones similares en otros lugares de la Tierra, pero esta es la primera vez que lo observamos allí», dijo la coautora del estudio, Simone Cesca, sismóloga del Centro Alemán de Investigación de Geociencias GFZ en Potsdam. «Normalmente, estos procesos ocurren en escalas de tiempo geológico, en lugar de en el transcurso de la vida humana. Entonces, en cierto modo, tenemos suerte de ver esto».

El enjambre ocurrió alrededor del monte submarino Orca, un volcán inactivo que se eleva 900 metros (2,950 pies) desde el lecho marino en el estrecho de Bransfield, un paso angosto entre las Islas Shetland del Sur y el extremo noroeste de la Antártida. En esta región, la placa tectónica de Phoenix se sumerge debajo de la placa antártica continental, creando una red de zonas de falla, estirando algunas porciones de la corteza y abriendo grietas en otros lugares.

Mapa de las islas Shetland del Sur..

Los científicos de las estaciones de investigación en la isla Rey Jorge —una de las islas Shetland del Sur— fueron los primeros en sentir los estruendos de pequeños terremotos. Pronto llegó la noticia a Cesca y sus colegas de todo el mundo, algunos de los cuales colaboraban en proyectos separados con los investigadores de la isla.

El equipo quería entender qué estaba pasando, pero la isla Rey Jorge es remota, con solo dos estaciones sísmicas cercanas, dijo Cesca. Entonces, los investigadores utilizaron datos de esas estaciones sísmicas, así como datos de dos estaciones terrestres para el sistema global de navegación por satélite, para medir el desplazamiento del suelo. También observaron datos de estaciones sísmicas más lejanas y de satélites que giran alrededor de la Tierra y que usan radares para medir los cambios a nivel del suelo, informaron los autores del estudio.

Las estaciones cercanas son bastante simples, pero eran buenas para detectar los temblores más pequeños. Mientras tanto, las estaciones más distantes utilizan equipos más sofisticados y, por lo tanto, pueden pintar una imagen más detallada de los terremotos más grandes. Al juntar estos datos, el equipo pudo crear una imagen de la geología subyacente que desencadenó este enjambre de terremotos masivos, precisó Cesca.

Gráfico que muestra un resumen de los disturbios volcánico-tectónicos.

Los dos terremotos más grandes de la serie fueron un terremoto de magnitud 5,9 en octubre de 2020 y un terremoto de magnitud 6,0 en noviembre. Después del terremoto de noviembre, la actividad sísmica disminuyó. Los terremotos parecieron mover el suelo en la isla Rey Jorge alrededor de 4,3 pulgadas (11 centímetros), encontró el estudio. Solo el 4 % de ese desplazamiento podría explicarse directamente por el terremoto —los científicos sospechan que el movimiento del magma hacia la corteza explica en gran medida el dramático cambio del suelo—.

«Lo que pensamos es que la magnitud 6 de alguna manera creó algunas fracturas y redujo la presión del dique de magma», dijo Cesca.

Si hubo una erupción en el monte submarino, probablemente ocurrió en ese momento, agregó Cesca. Pero hasta el momento, no hay evidencia directa de una erupción; para confirmar que el enorme volcán en escudo explotó, los científicos tendrían que enviar una misión al estrecho para medir la batimetría, o profundidad del fondo marino, y compararla con mapas históricos, concluyó.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario