Sobre el Círculo Polar Ártico yace un archipiélago siberiano remoto: las islas de Liajov. Un lugar con temperaturas bajo cero donde los comerciantes de marfil y valientes científicos se aventuran en búsqueda de criaturas extintas preservadas en el permafrost.

Oso cavernario.

Crédito: NEFU.

Esta vez, lo hallado no tiene precedentes: un oso cavernario perfectamente conservado —con su hocico, dientes y órganos internos aún intactos—.

Los científicos creen que este oso murió entre 22.000 y 39.500 años atrás. Su especie, la Ursus spelaeus, es una de las especies de osos prehistóricos más conocida del mundo y uno de los más grandes que ha existido. Vivió durante la última Era de Hielo y se extinguió hace aproximadamente 15.000 años.

Crédito: NEFU.

La carcasa fue descubierta por pastores de renos, quienes alertaron a los investigadores de la Universidad Federal del Nordeste (NEFU) en Yakutsk, Rusia.

«Este es el primer y único hallazgo de su tipo, una carcasa de oso entera con sus tejidos blandos», detalló la investigadora Lena Grigorieva en una conferencia de prensa que anunció el hallazgo el lunes pasado.

Hasta ahora, los científicos solo habían descubierto esqueletos de estos animales, pero nunca un espécimen completamente intacto.

Una tonelada de historia

Esta especie de osos cavernarios caminó por la mayor parte de Europa y Asia cuando estas tierras estaban cubiertas de glaciares, compartiendo el paisaje con mamuts, tigres dientes de sable y perezosos gigantes.

Su tamaño era masivo: los machos podían llegar a pesar 1 tonelada, es decir, más de 220 kilos más pesados que el descendiente actual más grande.

Ursus spelaeus. Crédito: Sergio De la Rosa.

Greigorieva y sus colegas dijeron que, por ahora, la edad del oso solo es una estimación hasta que se realice la datación por carbono correspondiente. También esperan poder estudiar la carcasa en detalle y llevar a cabo análisis genéticos.

Permafrost en derretimiento

El descongelamiento del permafrost siberiano ya ha puesto al descubierto varias cosas interesantes. A medida que el planeta se calienta, criaturas que quedaron congeladas en el tiempo están comenzando a ver la luz luego de miles de años.

Crédito: NEFU.

Las islas Liajov donde fue encontrado el oso cavernario es conocida por estar repleta de restos de mamuts. El año pasado, además, los científicos descubrieron una enorme cabeza de lobo de 40.000 años de antigüedad, completa con su pelaje, dientes, cerebro y tejido facial, en un río de la región de Yakutia (República de Sajá).

Otras criaturas prehistóricas halladas en iguales condiciones incluyen dos cachorros de leones cavernarios.

Y a medida que las temperaturas sigan subiendo como consecuencia del cambio climático, se espera que más restos de este tipo salgan de su gélida tumba.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario