El inusual grupo, que los científicos pensaron previamente que era parte de otra población cercana, se ha estado ocultando a plena vista durante cientos de años.

El descubrimiento proporciona un rayo de esperanza para los icónicos osos blancos. Crédito: Kristin Laidre/Universidad de Washington.

Se ha descubierto una población secreta de osos polares en Groenlandia en un hábitat aparentemente imposible, uno que, durante la mayor parte del año, carece de las plataformas flotantes de hielo marino que las bestias utilizan para cazar.

Los osos viven en las empinadas laderas alrededor de los fiordos —entradas costeras largas y estrechas, donde los glaciares se encuentran con el océano— y cazan en un mosaico de hielo glacial que se rompe en estas ensenadas. El nuevo descubrimiento sugiere que algunos osos polares, al menos, pueden adaptarse a la desaparición del hielo marino a medida que empeora el cambio climático, sugiere el estudio.

Aún así, esa no es una panacea para la especie en general.

«El hielo de los glaciares puede ayudar a que un pequeño número de osos polares sobreviva durante períodos más largos bajo el calentamiento climático, pero no está disponible para la gran mayoría de los osos polares», dijo la investigadora principal Kristin Laidre, científica de vida silvestre en el Centro de Ciencias Polares de la Universidad de Washington.

Nueva subespecie

Los investigadores analizaron los datos de seguimiento de 36 años de osos etiquetados con collares GPS y descubrieron que los osos del sureste de Groenlandia no pasaban por encima de una latitud de 64 grados norte, y los osos del noreste no pasaban por la misma línea en la otra dirección. El muestreo genético de osos individuales confirmó que los osos del sureste eran distintos de sus vecinos del noreste.

Un oso polar del sureste es visto desde el aire. Crédito: Kristin Laidre/Universidad de Washington.

«Presentamos la primera evidencia de un grupo de osos polares genéticamente distinto y funcionalmente aislado en el sureste de Groenlandia, que cumplen los criterios para ser reconocidos como la vigésima subpoblación de osos polares del mundo», escribieron los investigadores en su nuevo estudio publicado en la revista Science.

La nueva población del sureste contiene alrededor de 300 individuos, aunque determinar un número exacto es complicado, dijeron los investigadores. El grupo recién descubierto es el más diverso genéticamente de las 20 poblaciones del Ártico, y las comparaciones genéticas sugieren que han estado aislados de la población del noreste durante unos 200 años.

Aún en peligro

Los osos polares están catalogados como vulnerables a la extinción, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y quedan alrededor de 36.000 individuos en estado salvaje. Pero algunos estudios han sugerido que la especie podría desaparecer a finales de siglo debido a los efectos del cambio climático.

Los fiordos que son el hogar de los osos polares del sureste se encuentran en el extremo sur del Círculo Polar Ártico y, como resultado, la región está libre de hielo marino durante más de 250 días al año.

Uno de los fiordos del sureste de Groenlandia donde reside la nueva población. Crédito: Kristin Laidre/Universidad de Washington.

Estas condiciones del hielo marino imitan las predichas para el resto del Ártico para fines del siglo XXI, según estudios previos, lo que debería hacer que los fiordos sean inhabitables para los osos polares. Pero aquellos del sureste parecen estar arreglándoselas sorprendentemente bien sin el hielo marino.

Los investigadores creen que los osos se están aprovechando de la mezcla glacial, o los trozos de hielo que se desprenden de los glaciares de los fiordos y caen al mar. Es probable que los osos usen estos parches de hielo de agua dulce de la misma manera que usan el hielo marino para cazar, lo que les permite alimentarse durante los largos períodos cuando el hielo marino está ausente de la región.

«Esto sugiere que los glaciares que terminan en el mar pueden servir como refugios climáticos previamente no reconocidos», escribieron los autores del estudio.

Osos polares moviéndose a través de la nieve. Crédito: Kristin Laidre/Universidad de Washington.

Estos osos blancos del sureste tampoco viven cerca de ninguna población humana, y se cree que el área es demasiado difícil de alcanzar para la mayoría de los cazadores, lo que agrega una capa adicional de seguridad para los animales. Sin embargo, las empinadas laderas de los fiordos también pueden ser bastante difíciles de atravesar para los osos polares, lo que puede limitar sus movimientos.

Aunque el estudio proporciona un rayo de esperanza para algunos osos polares, los investigadores insisten en que esto no hace que el cambio climático sea una amenaza menor para los depredadores del Ártico.

«La pérdida de hielo marino en el Ártico sigue siendo la principal amenaza para todos los osos polares», concluyó Laidre. «Este estudio no cambia eso.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jun 18, 2022
1:16
#1 HORACIO:

INCREIBLE NO SABEMOS QUE ESPECIES DE ANIMALES TENEMOS ACA....Y QUEREMOS SABER QUE BACTERIA HAY EN MARTE.....

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario