Los artefactos duran más que las señales y pueden ser más baratos de enviar para las civilizaciones extraterrestres.

Luna.

En esta imagen clásica del Apolo 14, tomada justo antes de que el módulo lunar alunizara en Fra Mauro, la Tierra se asoma por encima del borde del horizonte. Crédito: NASA.

La famosa ecuación utilizada para buscar civilizaciones allí afuera ahora ha inspirado una nueva fórmula para buscar artefactos alienígenas dentro de nuestro sistema solar. La búsqueda de dichos objetos extraterrestres podría comenzar con la Luna y otros cuerpos cósmicos cerca de la Tierra, señala un nuevo estudio.

La Ecuación de Drake se utiliza para estimar el número de civilizaciones en la Vía Láctea que se pueden detectar a través de sus señales de transmisión o, más simplemente, las probabilidades de encontrar vida inteligente en nuestra galaxia. Propuesto por primera vez por el radioastrónomo Frank Drake en 1961, la ecuación calcula el número de civilizaciones en comunicación analizando ciertas variables, como la tasa de formación de estrellas adecuadas para el desarrollo de vida inteligente y el número de planetas, por sistema estelar, con un entorno apto para la vida.

Actualmente, todos los experimentos SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) escanean los cielos en busca de señales de radio o luz. Sin embargo, a lo largo de los años, algunos investigadores han sugerido que otra forma potencialmente mejor de encontrar evidencia de vida extraterrestre es no buscar transmisiones desde lejos, sino buscar lo que son esencialmente mensajes en una botella: SETA (Búsqueda de Artefactos Extraterrestres, por sus siglas en inglés).

Por ejemplo, en 2004, los investigadores sugirieron que transmitir una señal a través del cosmos es costoso e ineficiente. En cambio, los científicos calcularon que inscribir mensajes en un trozo de materia y lanzarlo a posibles amigos por correspondencia extraterrestre requeriría aproximadamente una billonésima parte de la energía.

Otra preocupación con el SETI convencional es que las civilizaciones extraterrestres pueden estar muertas hace mucho tiempo cuando los astrónomos realmente detectan señales de ellas. En contraste, los artefactos extraterrestres podrían proporcionarnos una forma de aprender directamente sobre civilizaciones alienígenas, especialmente si estos artefactos están equipados con inteligencia artificial, dijo a Space.com el autor del estudio James Benford, físico de Microwave Sciences en Lafayette, California.

En el nuevo estudio, Benford desarrolló una versión de la ecuación de Drake para artefactos. La nueva fórmula se centró específicamente en lo que él llama «acechadores»: sondas extraterrestres ocultas y probablemente robóticas. Aunque las civilizaciones que desplegaron a estos acechadores bien pueden estar muertas, los mismos acechadores aún podrían estar lo suficientemente activos como para comunicarse con nosotros.

Una diferencia clave entre una estrategia SETA y los enfoques SETI convencionales «es cómo [SETA] implica la búsqueda activa de evidencia en lugar de observaciones pasivas», dijo Benford. «La comunidad SETI en su conjunto necesitaría pensar de una manera nueva».

Cuando el físico comparó su fórmula con la ecuación de Drake, sugirió que la tasa de éxito potencial de SETA era competitiva con el SETI convencional. Por ejemplo, si una civilización alienígena notó que los artefactos eran probablemente una estrategia de contacto más rentable que las transmisiones, entonces SETA tendría más éxito que el SETI convencional. Sin embargo, si una civilización alienígena fuera muy parecida a la nuestra en el sentido de que solo fuera capaz de realizar vuelos espaciales a velocidades interplanetarias, entonces solo podría construir balizas en lugar de sondas interestelares, y el SETI convencional resultaría más exitoso que SETA.

Las civilizaciones extraterrestres que pasaron cerca del sol podrían haber estado especialmente interesadas en lanzar sondas en el sistema solar, ejemplificó Benford, señalando además que aproximadamente dos estrellas se encuentran a un año luz del sistema solar por millón de años, y aproximadamente una estrella se encuentra dentro de los 10 años luz cada 5.000 años —el encuentro cercano más reciente que tuvo el sistema solar fue con la estrella de Scholz, que estuvo a 0.82 años luz del sol hace unos 70.000 años—.

«En la escala de tiempo de 10,000 años de civilizaciones agrícolas en la Tierra, alrededor de dos estrellas han llegado a 10 años luz», dijo Benford.

Fig. 1- La antigua fortaleza corasmia de Koy-Krylgan-kala, en Uzbekistán, parecía un cráter de impacto en una foto aérea (izquierda); sin embargo, su artificialidad se hizo evidente luego que fuera excavada en 1956 (derecha).

El científico sugirió analizar primero las imágenes lunares en busca de signos de sondas extraterrestres. Señaló que el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA ha tomado alrededor de 2 millones de fotos de la luna desde 2009 «con una resolución de hasta aproximadamente un pie (0,3 metros)».

«Puedes ver las huellas de Neil Armstrong en la Luna en algunas fotos, pero solo un puñado de estas imágenes han sido inspeccionadas por ojos humanos. Necesitamos usar software de IA [inteligencia artificial] para buscar estructuras, signos de artificialidad, que podrían beneficiar a las ciencias de la Tierra, como la arqueología».

Benford también sugirió buscar artefactos extraterrestres ubicados en otros cuerpos cerca de la Tierra. Estos incluyen los objetos troyanos de la Tierra (cuerpos ubicados en puntos en el espacio donde la atracción gravitacional de la Tierra y el sol se equilibran) y los objetos coorbitales de la Tierra (aquellos que comparten la zona de la Tierra alrededor del sol).

Se ha sugerido que este monolito en la luna Fobos de Marte podría ser algo dejado por una civilización alienígena.

En cuanto a buscar estos artefactos en la Tierra misma, comentó: «Si un artefacto ha estado aquí por mucho tiempo, ha estado sujeto al clima, daño, robo o descomposición debido a los elementos. A lo largo de cientos, miles o millones de años, es probable que no se puedan descubrir realmente, mientras que en algún lugar como la Luna todavía podrían estar allí».

La idea de Benford ya había sido presentada infructuosamente por otros científicos en el pasado. Por ejemplo es el caso Dr. Alexey V. Arkhipov, quien a principios de este siglo directamente sugirió implementar una arqueología lunar para buscar estructuras y artefactos dejados allí por civilizaciones extraterrestres.

Más detalles sobre esto último puede ser encontrado en el siguiente artículo: Ruinas en la Luna: el primer paso hacia una arqueología fuera de la Tierra.

Fuente: Space.com. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 19, 2021
6:33
#1 HORACIO:

me llama la atencion que la tierra qu es casi cuatro veces mas grande que la luna se ve igual de tamaño que nuestro satelite…la unica explicacion seria que fue sacada con un gran angular que amplia lo cercano y aleja lo del fondo….

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario