Las serpientes que viven en la zona de exclusión de Fukushima se pueden utilizar para rastrear la contaminación radiactiva, según han aprendido los científicos.

Serpiente.

Una serpiente rata japonesa cruzando una carretera rural en la zona de evacuación de Fukushima en Japón. Crédito: Hannah Gerke.

Diez años después de uno de los mayores desastres radiactivos antropogénicos de la historia, un nuevo estudio describe cómo los radionucleidos acumulados por las serpientes rata japonesas (Elaphe climacophora y E. quadrivirgata) están en una posición única para ayudar a mapear los diferentes niveles de radiactividad ambiental.

«Las serpientes son buenos indicadores de contaminación ambiental porque pasan mucho tiempo en y sobre el suelo», dijo el ecologista James Beasley de la Universidad de Georgia. «Tienen áreas de distribución pequeñas y son depredadores importantes en la mayoría de los ecosistemas, y a menudo son especies de vida relativamente larga».

Las serpientes tienen un alcance corto —viajan, en promedio, solo 65 metros (213 pies) por día—. Un estudio anterior del equipo también encontró que los niveles de radiocesio encontrados en serpientes en Fukushima se correlacionaban estrechamente con los niveles de contaminación radiactiva que se encuentran en su entorno. Esto significa que el seguimiento y el estudio de las serpientes deberían revelar los niveles de radiactividad ambiental.

La investigación

Dirigida por la ecologista Hannah Gerke de la Universidad de Georgia, la investigación del equipo involucró la captura y etiquetado GPS de nueve serpientes con transmisores de muy alta frecuencia (VHF) que incluso podrían revelar si la serpiente estaba en el suelo o en un árbol.

Las nueve serpientes fueron rastreadas durante un mes mientras se movían por el entorno de su hogar en las tierras altas de Abukuma, a unos 24 kilómetros (15 millas) al noroeste de la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi.

En total, el rastreo mostró 1,717 ubicaciones de serpientes. En general, los ofidios pasaban su tiempo en árboles, pastizales y junto a arroyos al borde de la carretera. También pasaron tiempo en bosques caducifolios y edificios abandonados, especialmente graneros abandonados, y prefirieron permanecer cerca de las carreteras; solo se registró un caso de una serpiente que viajaba a más de 250 metros de una carretera.

Una serpiente rata japonesa equipada con un transmisor GPS que permitirá a los investigadores rastrear sus movimientos durante las próximas semanas. Crédito: Hannah Gerke.

Tendían, por otro lado, a evitar entrar en los bosques siempre verdes, permaneciendo en las afueras de dicho terreno.

«Como era de esperar, encontramos que la selección del hábitat de las serpientes rata difería ligeramente en las escalas espaciales, pero las serpientes evitaron consistentemente los bosques de coníferas de hoja perenne y de hoja perenne al seleccionar áreas próximas a los arroyos», escribieron los investigadores en su artículo.

«Las serpientes a menudo permanecían en el mismo refugio durante varios días, lo que resultaba en movimientos promedio y rangos de hogar relativamente pequeños. En conjunto, estos datos brindan información valiosa sobre las tasas de movimiento, el comportamiento y la selección del hábitat de las serpientes dentro de un paisaje contaminado que informará mejor las estimaciones futuras de exposición a la radiación externa y, en última instancia, reducirá las incertidumbres de las relaciones dosis-efecto para las serpientes en la Zona de Exclusión de Fukushima».

Exposición a la radiación

El rastreo se llevó a cabo durante el verano, entre junio y agosto, tiempo durante el cual las serpientes están más activas. Durante el invierno, las serpientes rata japonesas hibernan, lo que también podría influir en su exposición a la radiación, especialmente si excavan bajo tierra, anotaron los investigadores.

Además, dadas las diferentes características ambientales de los hábitats elegidos por las serpientes (diferentes tipos de cobertura terrestre, así como el tiempo que pasan en los árboles), podría haber una variedad considerable en la exposición a la radiación, incluso dentro de un grupo de serpientes que viven en la misma área general.

Una serpiente rata japonesa se esconde en un árbol. Crédito: Hannah Gerke.

Las investigaciones futuras, dijo el equipo, deberían buscar aclarar la relación entre el uso del hábitat, la exposición a la radiación y los niveles de radionucleidos que se encuentran en las serpientes.

«Nuestros resultados indican que el comportamiento de los animales tiene un gran impacto en la exposición a la radiación y la acumulación de contaminantes. Estudiar cómo utilizan paisajes contaminados ayuda a aumentar nuestra comprensión de los impactos ambientales de enormes accidentes nucleares como Fukushima y Chernobyl», concluyó Gerke.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario