Los científicos finalmente han hecho un modelo digital completo de lo que se considera la primera computadora del mundo: el mecanismo de Anticitera.

Mecanismo de Anticitera.

Un modelo del Cosmos en el antiguo mecanismo griego de Anticitera.

Descubiertos por primera vez en un naufragio de la era romana en 1900, los fragmentos del artilugio del tamaño de una caja de zapatos —una vez lleno de engranajes y utilizado para predecir los movimientos de los cuerpos celestes—, han desconcertado y asombrado a generaciones de investigadores por más de un siglo.

Los fragmentos descubiertos formaban solo un tercio de un dispositivo más grande: una caja de cambios manual altamente sofisticada capaz de predecir con precisión los movimientos de los cinco planetas conocidos por los antiguos griegos, así como el sol, las fases de la luna y los eclipses solares y lunares —mostrados todos en relación con los tiempos de eventos antiguos como los Juegos Olímpicos—.

Sin embargo, a pesar de años de minuciosa investigación y debate, los científicos nunca pudieron replicar por completo el mecanismo que impulsó el asombroso dispositivo, o los cálculos utilizados en su diseño, a partir del fragmento de latón desgastado y corroído descubierto en el naufragio.

Esta es la pieza más grande del Mecanismo de Anticitera de 2.100 años de antigüedad, que se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, Grecia.

Pero ahora, los investigadores del University College London (UCL) dicen que han recreado completamente el diseño del dispositivo a partir de los cálculos antiguos utilizados para concebirlo, y que están armando su propio artilugio para ver si su diseño funciona.

«Nuestro trabajo revela el mecanismo de Anticitera como una hermosa concepción, traducida por una ingeniería soberbia en un dispositivo magnífico», escribieron los investigadores el 12 de marzo en la revista de acceso abierto Scientific Reports. «Desafía todas nuestras ideas preconcebidas sobre las capacidades tecnológicas de los antiguos griegos».

¿Por qué recrear Anticitera?

Los investigadores querían recrear el dispositivo debido a todo el misterio que lo rodea, como una forma de llegar al fondo de tantas preguntas. Además, nadie había creado nunca un modelo del panel de Anticitera que representa al Cosmos que se reconciliara con toda la evidencia física.

«La distancia entre la complejidad de este dispositivo y otros fabricados al mismo tiempo es infinita», dijo el coautor Adam Wojcik, científico de materiales de UCL. «Francamente, no se ha encontrado nada parecido. Está fuera de este mundo».

Los intrincados engranajes que componían el mecanismo del dispositivo son de una escala que se podría esperar en un reloj de pie, pero los únicos otros engranajes descubiertos alrededor del mismo período son los mucho más grandes que se utilizaron en cosas como ballestas o ballestas grandes, y catapultas.

Cada engranaje del mecanismo traza el movimiento de un cuerpo celeste. Crédito: Tony Freeth/UCL.

Esta sofisticación plantea muchas preguntas sobre el proceso de fabricación que podría haber creado un artilugio tan singularmente intrincado, así como por qué fue descubierto como el único dispositivo conocido de su tipo en un antiguo barco hundido frente a la isla de Anticitera.

«¿Qué estaba haciendo en ese barco? Solo encontramos un tercio; ¿dónde están los otros dos [tercios]? ¿Se han corroído? ¿Funcionó alguna vez?, se preguntó Wojcik.

«Estas son cuestiones que solo podemos responder realmente a través de la arqueología experimental. Es como responder cómo construyeron Stonehenge, busquemos a 200 personas con una cuerda y una piedra grande e intentemos que tiren de ella a través de la llanura de Salisbury… Bueno, eso es un poco lo que estamos tratando de hacer aquí».

Armando la primera computadora

Para crear el modelo, los investigadores se basaron en todas las investigaciones anteriores sobre el dispositivo, incluida la de Michael Wright, un ex curador del Museo de Ciencias de Londres, que previamente había construido una réplica funcional.

Usando inscripciones encontradas en el mecanismo y un modelo matemático de cómo se movían los planetas que fue ideado por primera vez por el antiguo filósofo griego Parménides, pudieron crear un modelo informático para un mecanismo de engranajes superpuestos que caben dentro de un compartimiento de apenas una pulgada (2,5 centímetros) de profundidad.

Su modelo recrea cada engranaje y dial giratorio para mostrar cómo los planetas, el sol y la luna se mueven a través del Zodíaco (el antiguo mapa de las estrellas) en la cara frontal y las fases de la luna y los eclipses en la parte posterior.

Replica la suposición griega antigua, ahora obsoleta, de que todos los cielos giraban alrededor de la Tierra.

Ahora que se ha hecho el modelo por computadora, los investigadores quieren hacer versiones físicas, primero usando técnicas modernas para que puedan verificar que el dispositivo funcione, y luego empleando las técnicas que podrían haber sido utilizadas por los antiguos griegos.

«No hay evidencia de que los antiguos griegos pudieran construir algo como esto. Realmente es un misterio», señaló Wojcik. «La única forma de probar si pudieron es intentar construirlo al estilo griego antiguo».

«Y también hay mucho debate sobre para quién fue y quién lo construyó. Mucha gente dice que fue Arquímedes», agregó el científico. «Vivió aproximadamente al mismo tiempo que se construyó, y nadie más tenía el mismo nivel de habilidad en ingeniería que él. También fue un naufragio romano».

En el centro, la cúpula de la Tierra, la fase de la Luna y su posición en el Zodíaco. Las marcas de escala y las letras índice de los ciclos sinódicos de los planetas están inscritas en anillos planetarios. Rodeando estos, el Zodíaco y el Calendario Egipcio.

Arquímedes fue asesinado por los romanos durante el asedio de Siracusa, después de que las armas que inventó no lograron evitar que capturaran la ciudad.

También quedan misterios en cuanto a si los antiguos griegos utilizaron técnicas similares para fabricar otros dispositivos, aún por descubrir, o si hay copias del mecanismo de Anticitera esperando ser encontradas.

«Es un poco como tener una TARDIS en la Edad de Piedra», dijo Wojcik, refiriéndose a la nave espacio-temporal que forma parte de la serie británica de ciencia ficción Doctor Who.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Mar 14, 2021
20:49
#1 HORACIO:

– yo he visto en la web antiguos mecanismos internos de cajas fuertes….que sorprenden con el parecido a este mecanismo…no olvidar que el arcon “caja ” fuerte más antigua de que hay noticia es de hace 2.700 años…..

Reply to this commentResponder

Mar 15, 2021
15:42
#2 HORACIO:

me olvide de aclarar que los mecanismos internos eran de cerraduras de cajas fuertes…pero si en esas pequeñas particulas rescatadas figuran simbolos del zodiaco y planetas ….la funcion seria otra….siempre se subestima a los antiguos de sus grandes conocimientos o si encuentran algo dicen lo usaban de rituales.¿¿?? los tipos no eran tan nabos como a veces lo hacen aparecer…hay muchos mas nabos ahora que en la antiguedad..saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario