Los científicos han desenvuelto el ancestral conocimiento de la momificación para mostrarlo en tiempos modernos. Inspirados por las técnicas de preservación perfeccionadas por los antiguos egipcios, un equipo de investigadores ha momificado una pierna humana. Los resultados son más que interesantes.

pies-momificados

En realidad, dos piernas donadas a la Universidad de Zúrich —donde se llevó a cabo el experimento— participaron del macabro estudio; una fue colocada en solución salina, y la otra fue expuesta al calor seco. Los antiguos egipcios utilizaban una mezcla de sal y natrón —ceniza de sosa mezclada con bicarbonato de sodio— deshidratando el tejido y previniendo así la descomposición natural.

Posteriormente, el objetivo era comparar ambas muestras, la pierna sometida a la momificación química artificial versus la natural que ocurre cuando un cadáver es dejado en un ambiente árido. Sin embargo, tal comparación fracasó. Pasada una semana del experimento, la momificación natural de la segunda pierna fue abandonada debido a que no funcionaba en el horno elegido para simular las condiciones. El miembro sucumbió a la descomposición tras esta cantidad de días.

Foto: THE ANATOMICAL RECORD.

Foto: THE ANATOMICAL RECORD.

Por otra parte, la pierna a la que se le aplicó la antigua técnica egipcia, fue momificada exitosamente. Los investigadores tomaron muestras del tejido cada dos o tres días, y se examinó usando una variedad de métodos: el ojo desnudo, un microscopio, análisis de ADN, y los métodos de formación de imágenes de rayos X.

La única falla en este último caso fue el tiempo utilizado, tardaron casi siete meses (208 días) en lograr la conservación total de la pierna, un lapso mucho más largo que los dos meses que, según el historiador griego Heródoto, empleaban los egipcios. «No fuimos tan rápidos como ellos», ha lamentado Christina Papageorgopoulou, una de las autoras del estudio.

La experta sospecha que las condiciones de amortiguación más frías en el laboratorio en Zúrich, en comparación con el ambiente árido del antiguo Egipto, pueden explicar esta discrepancia.

Un método efectivo

Así, los científicos han confirmado que la solución de sal elimina eficazmente el agua del tejido de la pierna, lo que impide que las bacterias y hongos lo degraden. El análisis microscópico reveló, además, una buena preservación del tejido de la piel y el músculo.

Los resultados muestran lo efectivos que eran los métodos de embalsamamiento egipcio y ofrecen una visión detallada de cómo funcionaba el proceso.

Por otra parte, el trabajo ha revelado que la temperatura, la acidez y la humedad del medio ambiente eran los factores cruciales en la velocidad del proceso de momificación.

Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario