La región canadiense de Klondike suele ser conocida por sus minas de oro. Pero, desde hace unos días, se han descubierto otra clase de tesoros en la zona…

Cachorro de lobo momificado.

Cachorro de lobo momificado.

Dos mamíferos momificados de la Edad de Hielo (un cachorro de lobo y una cría de caribú) fueron hallados por los mineros en el territorio de Yukón. Lo más excepcional de todo es que ambos especímenes, que podrían contar —según los expertos— con más de 50.000 años de antigüedad, conservan el pelaje, la piel y los tejidos musculares.

El cachorro de lobo se conserva en su totalidad, incluyendo detalles excepcionales de la cabeza, cola, patas, piel y pelo. El ternero caribú está parcialmente conservado, con la cabeza, el torso y dos extremidades delanteras intactas.

«Hasta donde sabemos, éste es el único lobo momificado de la Edad de Hielo que se ha encontrado en el mundo», asegura Grant Zazula, un paleontólogo local que trabaja con el gobierno del Yukón, quien también enfatizó el apoyo de los mineros de oro locales y de la comunidad minera para la investigación paleontológica.

Cría de caribú parcialmente conservada.

Cría de caribú parcialmente conservada.

La morfóloga Julie Meachen, que trabaja con mamíferos de la Edad de Hielo en la Universidad de Des Moines —y que pronto investigará también a este cachorro de lobo—, comenta: «Cuando Grant me envió las fotos y me pidió que participara, estaba muy, muy emocionada. Ahora, queremos hacer una prueba de ADN para ver con quién está relacionado y conocer su microbioma, para ver si todavía hay bacterias intestinales».

Investigadores de todo el mundo han mostrado su entusiasmo ante el descubrimiento de este antiguo depredador y su presa, que se conservan lo suficientemente bien como para permitir nuevas investigaciones que determinen factores como la causa de la muerte, su dieta, su salud, su edad y su genética.

Se cree que tanto el lobo como el caribú habitaban un paisaje de tundra seca junto con otros animales, como los mamuts lanudos.

Lugar del hallazgo.

Lugar del hallazgo.

La conservación de la piel y el pelo sugiere que vivían en un período frío. «Un clima más seco y árido ayudaría a preservar la piel y el pelo, y esto suele ocurrir cuando el clima se vuelve más frío. El truco aquí es encontrar un medio de liofilizar la carne en estas condiciones áridas y enterrarla…. necesitas encontrar una manera de secarla y ponerla en el congelador muy rápidamente», explica Jan Zalasiewicz, un paleobiólogo de la Universidad de Leicester.

Ahora, se espera que una investigación más a fondo sobre el cachorro pueda dar como resultado un poco de ADN antiguo, lo que podría proporcionar nueva información sobre las poblaciones de lobos que vivían en el Yukón en ese momento y la relación con sus parientes modernos.

Fuente: The Guardian. Edición: Quo.es.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario