Primero Israel y ahora India, pretendieron convertirse en la cuarta nación en lograr un alunizaje controlado en nuestro satélite. Fallando en ambas ocasiones.

Aunque el descenso del módulo de alunizaje Vikram —nombrado así en homenaje al padre del programa espacial indio— ha transcurrido según lo planeado durante gran parte de las maniobras, cuando estaba cerca de la superficie —a una altitud de 2,1 kilómetros— se ha perdido el contacto con el aparato, según acaba de anunciar el compungido jefe de la Agencia Espacial India, ISRO, Kailasavadivoo Sivanuno: «Los datos van a ser analizados», afirmó.

El ISRO perdió comunicación con el módulo hacia las 2.20 hora local, unos veinte minutos después del inicio de la maniobra de alunizaje.

La decepción reinaba en la sala de control, donde además de los ingenieros y las autoridades indias, un grupo de jóvenes estudiantes habían sido invitados a presenciar el que hubiera sido un histórico momento para el gigante asiático.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, presente en la sala de control de la agencia espacial india en la ciudad sureña de Bangalore, dijo a los medios de comunicación que espera que ocurra lo mejor y que «no es poco lo que hemos conseguido».

Poco después ha asegurado en un tuit que «India está orgullosa de sus científicos», que siguen teniendo esperanzas y «continuarán trabajando duro en su programa espacial».

Esta misión al polo sur de nuestro satélite, que ha costado sólo 150 millones de dólares, constaba de tres componentes: un satélite orbitador que pasará un año haciendo ciencia alrededor de la Luna, el módulo que pretendía alunizar, y un pequeño vehículo robótico (rover), que debía trabajar durante dos semanas.

Con esta nueva misión, el gigante asiático, que ya mandó en 2008 una sonda orbitadora a la Luna (Chandrayaan-1), quería demostrar que es uno de los principales actores del sector espacial y que su capacidad tecnológica va más allá del lanzamiento de satélites a precios muy competitivos.

Y a pesar del fracaso de este viernes y lejos de echarse para atrás, la India ya ha anunciado planes tentativos para lanzar una tercera misión a la Luna llamada Chandrayaan-3 en 2024, donde volverá a intentar el alunizaje.

La maldición de la cuarta nación

India estaba luchando para convertirse en el cuarto país en lograr llegar a la superficie lunar, tras Estados Unidos, Rusia y China. De hecho, el choque fatal de Vikram ocurrió solo meses después que la primera misión israelí a la Luna, Beresheet, tuviera un destino similar.

Pero a diferencia de Beresheet, la misión Chandrayaan-2 seguirá viviendo por un tiempo más en su orbitador lunar.

Fuente: Live Science/El Mundo.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario