El huevo impresionantemente grande de un emú enano —un ave baja y rechoncha que se extinguió hace unos 200 años—, ha sido desenterrado de una duna de arena en una isla entre Australia y Tasmania.

Huevo de Emú.

A la cáscara de huevo agrietada y vacía le faltan algunas piezas, pero es un descubrimiento «raro» y «único», dijo el investigador principal del estudio, Julian Hume, paleontólogo e investigador asociado del Museo Nacional de Historia de Londres.

«Es el único huevo casi completo conocido de la isla King de un emú enano (Dromaius novaehollandiae minor), que tenía aproximadamente la mitad del tamaño del emú continental australiano (Dromaius novaehollandiae), el único emú superviviente de Australia», dijo.

«El huevo del emú enano es casi del tamaño del huevo de un emú normal, tal vez porque sus polluelos debían ser lo suficientemente grandes para mantener el calor corporal y lo suficientemente fuertes para buscar comida inmediatamente después de la eclosión, tal como lo hace el kiwi hoy», explicó Hume.

Durante la última edad de hielo, estas islas estaban conectadas con el continente de Australia. Una vez que el nivel del mar subió hace unos 11.500 años, los emúes de las diferentes islas se aislaron y evolucionaron hasta convertirse en nuevas subespecies. Crédito: Julian Hume y Christian Robertson, Biology Letters (2021).

Las islas del sur de Australia solían albergar tres subespecies de emú: el emú de Tasmania más pequeño (D. n. Diemenensis) y dos emús enanos, el emú de isla King y el emú de isla Canguro (D. n. Baudinianus).

Durante la última edad de hielo, cuando los niveles del mar eran más bajos, estas islas estaban conectadas al continente australiano. Una vez que los glaciares de la era de hielo se derritieron y el nivel del mar subió hace unos 11.500 años, las islas se separaron. Cuando estos emús se aislaron en sus respectivas islas, se redujeron rápidamente en un proceso evolutivo conocido como enanismo insular. Cuanto más pequeña era la isla, más pequeños se volvían estos emús.

Búsqueda de huevos

Mientras realizaban el trabajo de campo, Hume y su equipo conocieron al coautor del estudio, Christian Robertson, un historiador natural de isla King que tiene una vasta colección de restos de emúes. La joya de la corona de su colección era un huevo de emú de la zona.

«Encontró todas las piezas rotas en un solo lugar, así que las pegó cuidadosamente y obtuvo este hermoso, casi completo huevo de emú», dijo Hume. «El único conocido en el mundo de un emú enano de isla King».

Cuando Robertson invitó a Hume a estudiarlo con él, Hume dijo: «Sí, por favor».

De izquierda a derecha: el huevo de un emú continental, un emú de Tasmania, un emú de isla Canguro y un emu de isla King. Todos los emús, excepto el ave del continente, están ahora extintos. Barra de escala, 10 mm. Crédito: Julian Hume y Christian Robertson, Biology Letters (2021).

El equipo analizó las dimensiones del huevo, así como las medidas de 36 huevos del emú continental, seis de Tasmania y uno de la isla Canguro, y fémures de cada tipo de emú. A pesar de las diferencias de tamaño de los emúes adultos, sus huevos eran notablemente similares: el huevo del emú del continente pesaba 1,3 libras. (0,59 kilogramos) y tenía un volumen de aproximadamente 0,14 galones (539 mililitros), mientras que el huevo del emú enano de isla King pesaba 1,2 libras (0,54 kg) y tenía un volumen de 0,12 galones (465 ml).

Entonces, como el emú enano se redujo con el tiempo, retener un tamaño de huevo grande debe haber sido una ventaja evolutiva, dijo Hume. Del mismo modo, el kiwi, un ave originaria de Nueva Zelanda, pone el huevo más grande en comparación con el tamaño corporal: un huevo puede ocupar hasta el 25 % del cuerpo de su madre. «Esa táctica se debe a que el kiwi tiene que producir un pollito que esté listo para salir, en términos de poder alimentarse solo y ser lo suficientemente grande para mantener el calor corporal», dijo Hume.

Ilustración de Charles-Alexandre Lesueur hecha durante el viaje de Baudin y a partir de especímenes vivos mantenidos en el Jardín de las Plantas de París. Se creía que los animales eran un macho y una hembra de la misma especie, pero actualmente se cree que se trata de un Emú de la isla Canguro y un Emu de la isla King.

«Eso es exactamente lo que estaba haciendo el emú de isla King», señaló el investigador. «Los polluelos grandes también pueden haber tenido una mejor oportunidad contra los depredadores, incluido el quoll, un marsupial carnívoro».

El emú enano de isla King se extinguió unos cinco años después de que los humanos llegaran allí. El último emú enano sobreviviente, un macho y una hembra llevados a París, murió en 1822.

El estudio fue publicado en línea esta semana en la revista Biology Letters.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
May 30, 2021
17:24
#1 HORACIO:

QUE PASADO TRISTE TIENE EL BICHO HUMANO EN LA TIERRA CON RESPECTO A LA DESAPARICION DE ESPECIES , ASI SEA POR IGNORANCIA O BESTIALIDAD…..que hoy en el siglo XXI se permitan todavia para diversion la caza ,corridas de toros,pelea de gallos,carrera de galgos..habla a las claras de lo primitivo y salvaje que es ….si a eso le agregamos las guerras,derrames de petroleo en el oceano,desforestacion de arboles ( por cada uno cortado se deberian plantar dos ) contaminacion de cianuro, de plastico …hasta del aire que respiramos…y boludea con estudiar el polvo de Marte Uffff como perdimos la brujula…triste .

Reply to this commentResponder

May 30, 2021
19:14
#2 HORACIO:

Cuanto más pequeña era la isla, más pequeños se volvían estos emús ¿¿¿???? si claro los pigmeos salieron chicos por que el CONGO ES UN TERRITORIO CHICO. psssss las cosa que hay que leer …jajajajaj

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario