También es el huevo de cáscara blanda más grande jamás encontrado.

En 2011, científicos chilenos descubrieron un fósil muy raro en la Antártida, parecido un balón de fútbol desinflado. Durante casi una década, el espécimen permaneció sin etiquetar y sin estudiar en las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, y los científicos lo identificaron solo por su apodo inspirado en la película de ciencia ficción: The Thing («La cosa»).

Ahora, un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Texas y que también se publica en Nature, ha revelado que estos restos son en realidad un huevo gigante de cáscara blanda de hace aproximadamente 66 millones de años.

Gente escalando durante una expedición en la isla Seymour de la Antártida, en 2011, cuando fue encontrado el huevo. Crédito: Rodrigo Otero/University Of Chile/Handout via REUTERS.

Con una medida de más de 28 centímetros de largo por 18 de ancho, y un peso de más de 6,5 kilos, se trata del huevo de cáscara blanda más grande jamás descubierto y el segundo huevo más grande de cualquier animal conocido.

¿Es de dinosaurio?

Además de su asombroso tamaño, el fósil es significativo porque los científicos creen que fue puesto por un reptil marino gigante extinto, como un mosasaurio, un gran depredador emparentado con lagartos de lengua bífida como los dragones de Komodo y serpientes.

«Es de un animal del tamaño de un dinosaurio grande, pero es completamente diferente a un huevo de dinosaurio», precisa el autor principal Lucas Legendre, investigador postdoctoral en la Jackson School of Geosciences de UT, quien agrega: «Es muy similar a los huevos de lagartos y serpientes, pero es de un pariente verdaderamente gigante de estos animales».

Identificando La Cosa

Usando un conjunto de microscopios para estudiar muestras, Legendre encontró varias capas de membrana que confirmaron que el fósil era en realidad un huevo. La estructura es muy similar a los huevos transparentes de eclosión rápida que ponen algunas serpientes y lagartijas hoy, explican. Sin embargo, debido a que el huevo fósil está eclosionado y no contiene esqueleto, Legendre tuvo que usar otros medios para concentrarse en el tipo de reptil que lo puso.

Recopiló un conjunto de datos para comparar el tamaño del cuerpo de 259 reptiles vivos con el tamaño de sus huevos, y descubrió que el reptil que puso el huevo habría tenido más de seis metros de largo desde la punta de su hocico hasta el final de su cuerpo, sin contar una cola. Tanto en el tamaño como en las relaciones de reptiles vivos, un antiguo reptil marino cumple los requisitos.

Además de esa evidencia, la formación rocosa donde se descubrió el huevo también alberga esqueletos de bebés mosasaurios y plesiosaurios, junto con especímenes adultos. «Muchos autores han planteado la hipótesis de que este era un tipo de vivero con aguas poco profundas protegidas, un entorno de ensenada donde los jóvenes habrían tenido un entorno tranquilo para crecer», señala Legendre.

El documento no entra en cómo el antiguo reptil podría haber puesto los huevos . Sin embargo se cree que pudo deberse a la eclosión del huevo en aguas abiertas, que es la forma en que dan a luz algunas especies de serpientes marinas, o que el reptil deposita los huevos en una playa y las crías vuelven al océano como las crías de las tortugas marinas. Dependería de algunas maniobras de la madre porque los reptiles marinos gigantes eran demasiado pesados para soportar su peso corporal en tierra.

Fuente: UT Jackson School of Geosciences. Edición: EFE/LN.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jun 21, 2020
4:51
#1 Enrique:

Cuando se encuentra algo como esto, reconocemos que la naturaleza nos deja siempre asombrados.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario