Un equipo internacional de científicos ha anunciado el descubrimiento de un extraordinario nido fosilizado en China, que conserva al menos ocho dinosaurios de hace 70 millones de años.

Recreación (el blanco indica huesos conservados en el esqueleto adulto). (Bi et al., Science Bulletin, 2020).

La nidada de huevos antiguos pertenece a un oviraptor adulto de tamaño mediano, y lo sabemos porque la madre es en realidad parte del fósil. El esqueleto de este terópodo parecido a un avestruz está agachado sobre dos docenas de huevos, al menos siete de los cuales estaban al borde de la eclosión y todavía contienen embriones en su interior.

La escena antigua no tiene precedentes y proporciona la primera evidencia contundente de que los dinosaurios eran empollados por sus padres, poniendo sus huevos e incubándolos durante bastante tiempo.

«Este tipo de descubrimiento, en esencia, el comportamiento fosilizado, es el más raro de los raros en los dinosaurios», dice el paleontólogo Matt Lamanna del Museo Carnegie de Historia Natural (CMNH). «Aunque antes se han encontrado algunos oviraptóridos adultos en los nidos de sus huevos, nunca se han encontrado embriones dentro de esos huevos».

Desde la década de 1980, los paleontólogos han desenterrado numerosos nidos de dinosaurios que contienen huevos fosilizados. Incluso se han encontrado algunos raros con el esqueleto de las madres encima. Otros huevos de oviraptor sugieren que podrían haber sido de un color azul verdoso.

El fósil de 70 millones de años. (Shundong Bi / Universidad de Indiana de Pensilvania).

Sin embargo, inferir el comportamiento de estos fósiles ha resultado problemático. Si bien parece que los madres oviraptor están incubando en sus nidos, también es posible que estos dinosaurios perecieran mientras depositaban o cuidaban sus huevos, no necesariamente incubándolos. Esto es más similar a cómo los cocodrilos manejan sus nidos, no a las aves modernas.

El nuevo espécimen fue recuperado de la Formación Nanxiong de Ganzhou, en el sur de China —una región famosa por la colección más grande del mundo de huevos de dinosaurios fosilizados—, pero no se parece a nada que los científicos hayan encontrado antes.

La relación entre el progenitor del dinosaurio y el embrión nunca ha sido más estrecha que esto. El cuerpo del oviraptor adulto se conserva «muy cerca de los huevos», con poco o ningún sedimento en el medio.

En al menos siete de los huevos, se encontró material embrionario expuesto, incluidos huesos osificados en formas identificables.

Uno de los huevos puede contener en realidad un esqueleto completo, con sus vértebras, costillas dorsales, un húmero, tanto ilia como femora, y una tibia colocada en una posición curvada.

Ilustración del esqueleto de un oviraptor adulto; huesos preservados en el fósil hallado son mostrados en blanco. (Andrew McAfee / Museo Carnegie de Historia Natural).

Al analizar los isótopos de oxígeno de estos embriones, los investigadores encontraron que la temperatura de incubación estimada era consistente con la temperatura corporal de la madre, entre 30 y 38 grados Celsius (86 a 100 grados Fahrenheit).

«En el nuevo espécimen, los bebés estaban casi listos para nacer, lo que nos dice sin lugar a dudas que este oviraptórido había cuidado su nido durante bastante tiempo», explica Lamanna. «Este dinosaurio fue una madre cariñosa que finalmente dio su vida mientras alimentaba a sus crías».

Curiosamente, sin embargo, no todos los embriones se encontraban en las mismas etapas de desarrollo. Esto sugiere que, en última instancia, la nidada puede haber eclosionado en diferentes momentos, una característica que se pensó que aparecería mucho más tarde, solo en algunos tipos de aves.

Si bien los oviraptores a menudo se consideran una etapa intermedia en este proceso evolutivo, parece que podrían haberse alejado de forma independiente de la eclosión simultánea, y esto sugiere que la evolución de la reproducción de las aves no fue un simple proceso lineal.

Semejanza con aves modernas

Curiosamente, empero, no todos los embriones se encontraban en las mismas etapas de desarrollo. Esto sugiere que, en última instancia, la nidada puede haber eclosionado en diferentes momentos, una característica que se pensó que aparecería mucho más tarde, solo en algunos tipos de aves.

Si bien los oviraptores a menudo se consideran una etapa intermedia en este proceso evolutivo, parece que podrían haberse alejado de forma independiente de la eclosión simultánea, y esto sugiere que la evolución de la reproducción de las aves no fue un simple proceso lineal.

Ilustración de oviraptores en su nido.

La mayoría de las aves modernas esperarán hasta que pongan todos sus huevos antes de incubarlos, a veces con la ayuda de la madre y el padre, y esto conduce a una eclosión sincrónica.

Si bien los oviraptores también pueden haber esperado para incubar hasta que se pusieron todos los huevos, los autores sugieren que los huevos superiores podrían haber estado más cerca del adulto en incubación y, por lo tanto, podrían haberse desarrollado más rápidamente. Sin embargo, esto es solo una idea. Necesitaremos más datos para averiguar por qué algunos huevos eclosionaron antes que otros.

De otras formas, el oviraptor comparte rasgos similares a las aves modernas. El sexo del padre fosilizado, por ejemplo, pudo haber sido masculino, lo que sugiere que el padre también pudo haber participado en la crianza, similar a las madres y padres avestruces, que se turnan para incubar a sus crías.

El sexo del oviraptor adulto todavía está en debate (podría ser un macho o una hembra según los datos disponibles), pero la idea coincide con otros análisis de los nidos de terópodos, que sugieren cierto nivel de cuidado paterno.

Dieta

Como si toda esa información reproductiva no fuera suficiente, este notable fósil también nos ha dado una idea de la dieta potencial del oviraptor. Por primera vez, los científicos han encontrado pequeñas piedras en el estómago de este tipo de dinosaurio, que probablemente se habrían tragado para ayudar a la digestión.

«Es extraordinario pensar cuánta información biológica se captura en este único fósil», dice el paleontólogo Xing Xu del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados en Beijing. «Vamos a aprender de este espécimen durante muchos años».

El estudio se publicó en el Science Bulletin.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 11, 2021
20:45
#1 HORACIO:

– ESTO MUESTRA QUE EL FINAL DE ESTA ETAPA FUE REPENTINA…. NO DIO TIEMPO A NADA O LA MADRE ANTE UN PELIGRO EMINENTE NO ABANDONO LOS HUEVOS…INCREIBLE HALLAZGO..!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario