Predatando a los renombrados incas, la cultura lambayeque, o sicán como también se le conoce, poseía habilidades metalúrgicas avanzadas que produjeron muchos objetos dorados deslumbrantes.

Máscara funeraria.

La máscara de 1.000 años que se analizó.

Hace mil años, en lo que hoy es Perú, un hombre de mediana edad fue sepultado en medio de una gran cantidad de artefactos dorados. Su cuerpo fuertemente amarrado fue puesto boca abajo, su cabeza separada y colocada cerca. En su rostro había una delicada máscara de metal, con grandes pendientes decorativos y ojos saltones con cuentas. Tanto la máscara como el esqueleto estaban teñidos de rojo.

El pigmento rojo se identificó como cinabrio cuando se descubrió la máscara por primera vez hace 30 años, pero los investigadores dirigidos por la química de la Universidad de Oxford, Elisabete Pires, tenían curiosidad por comprender qué unía la pintura. Su investigación reveló un poco más de lo que esperaban: sangre humana.

Predatando a los renombrados incas, la cultura lambayeque, o sicán como también se le conoce, vivió a lo largo de la costa norte del Perú entre los siglos VIII y XIV. Con sus habilidades metalúrgicas avanzadas, produjeron muchos objetos dorados deslumbrantes.

Utilizados para degollar a las víctimas de los sacrificios, también se encontraron cuchillos ceremoniales como estos en las tumbas de Sicán. Crédito: Met Museum.

La máscara de metal de 1.000 años de antigüedad se encontró en el fondo de un pozo profundo, conocido como la Tumba Este del montículo del templo Huaca Loro. El esqueleto que lo llevaba fue una vez un hombre de 40 a 50 años, enterrado con 1,2 toneladas de ajuar funerario, muchos de los cuales eran aleaciones de oro, plata y cobre, equivalentes a nuestras modernas joyas de oro de 14 a 18 quilates.

Muchos de los artefactos conocidos de estas partes de la historia humana han sido saqueados y manipulados, por lo que esta tumba, que fue excavada por arqueólogos en la década de 1990, brinda a los científicos una oportunidad única para analizar la cultura Sicán intacta.

Usando espectrometría de masas y proteómica, Pires y sus colegas identificaron una serie de proteínas, incluida la albúmina de la clara de huevo. Entonces, los huevos —posiblemente del pato real, que también consumían— fueron probablemente lo que usaron los sicanos para unir la pintura y permitir que se adhiera a las superficies, como los huesos y las máscaras de metal.

Crédito: Elisabete Pires et al.

«Curiosamente, entre las proteínas restantes, seis se encuentran en la sangre humana», escribe el equipo en su artículo. Estos incluyeron albúmina sérica y el anticuerpo inmunoglobulina G.

Entonces, junto con el mineral de sulfuro de mercurio pigmentado rojo, el cinabrio, los investigadores especulan que la gente de Sicán pudo haber usado sangre humana en la pintura, para representar la fuerza de la vida.

Eso, junto con «la ubicación única invertida del esqueleto junto a las dos mujeres adultas jóvenes en poses de parto sugiere que el efecto deseado fue el renacimiento del líder fallecido», explicaron Pires y sus colegas sobre el entierro.

Los primeros relatos coloniales de la región han sugerido que la pintura roja de las máscaras emulaba los patrones de pintura facial usados ​​por importantes individuos de Sicán. Su pintura facial fue mantenida por cortesanos.

Otro ejemplo de máscara funeraria de Sicán pintada de rojo. Crédito: Met Museum.

Como sus muestras eran limitadas, los investigadores no pueden verificar si la sangre solo estaba presente en la pintura, en lugar de una contaminación incidental del entorno de la máscara.

La falta de grasas en la pintura deja algunas dudas, dada su presencia en la sangre humana. Pero los lípidos también deberían estar presentes en las claras de huevo, por lo que es posible que se hayan degradado o reaccionado químicamente con otras moléculas, lo que las hace más difíciles de detectar.

Sin embargo, otras prácticas conocidas de Sicán apoyan la idea de que la sangre podría haber sido un componente de pintura intencional.

«Un estudio osteológico reciente de víctimas de sacrificios humanos de Sicán indicó que muchos se cortaron particularmente en el cuello y la parte superior del pecho de una manera sistemática para maximizar el sangrado», explicó el equipo.

La investigación fue publicada en el Journal of Proteome Research.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario