Este domingo, el ingeniero autodidacta y teórico de la conspiración del terraplanismo intentará nuevamente lanzarse al cielo sobre el desierto de Mojave en un cohete de propulsión a vapor. Será auspiciado por una app de citas y esperará alcanzar los 1.500 metros antes de caer a la tierra esférica en paracaídas.

La «proeza» además será filmada para una serie de Discovery Channel donde aparecerá Hughes, quien en marzo de 2018 alcanzó los 572 metros de altura en su cohete hecho en casa, logrando un aterrizaje exitoso aunque estrepitoso que le dejó unas cuantas molestias en la espalda.

El lanzamiento de este domingo será algo más riesgoso, pues el objetivo es llegar a una altura que casi triplica la de la última vez, para luego regresar a la superficie a una velocidad de 643 km/h. El terraplanista sexagenario ha construido el nuevo cohete en su garage, sin embargo, en esta ocasión tendrá la ayuda de una plataforma de lanzamiento portable, algo de lo que careció la última vez cuando transformó una casa rodante en una rampa improvisada.

¿Podrá Hughes ver la hermosa curvatura de nuestro planeta desde su perspectiva en el aire, destrozando así su creencia de que vivimos sobre un frisbee? Para nada, a menos que su cohete a vapor exceda los 10.700 metros de altura.

El terraplanista ‘Mad’ Mike Hughes lanzó su cohete Liberty One el sábado 24 de marzo de 2018, desde Amboy, California.

Pero probar o refutar la esfericidad de la Tierra no es la meta de este lanzamiento. El terraplanista sabe muy bien que necesitaría superar la línea de Kármán, el límite entre atmósfera y espacio exterior, a 100 kilómetros sobre la superficie, para poder ver la forma de nuestro querido planeta con sus propios ojos. Para hacer esto, Hughes dijo que quiere construir un híbrido entre cohete y globo, el cual le permitirá flotar hacia la atmósfera antes de encender el cohete e impulsarse más allá. El evento de este domingo lo pondrá un pequeño paso más cerca de esa ambición.

Entre esta iniciativa y la que se dio a conocer hace unos meses de rentar un crucero para llegar al muro de hielo del «fin del mundo», no se puede negar que los terraplanistas se esfuerzan por decepcionarse a sí mismos. Y dejando de lado los simples experimentos que prueban la esfericidad de nuestro planeta, en unos pocos años más cualquiera podrá ser un turista espacial, por lo que ya no se dependerá de agencias espaciales para ver nuestra majestuosa canica azul desde la órbita.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario