El telescopio espacial Hubble ha brindado a los astrónomos la visión más nítida hasta la fecha de la desintegración del cometa C/2019 Y4 (ATLAS). El telescopio permitió identificar aproximadamente 30 fragmentos del frágil cometa el 20 de abril y 25 piezas el 23 de abril, algunas del tamaño de una casa.

El cometa fue descubierto por primera vez en diciembre de 2019 por el sistema de prospección astronómica robótica ATLAS (Asteroid Terrestrial-impact Last Alert System) en Hawái. Se iluminó rápidamente hasta mediados de marzo, y algunos astrónomos anticiparon inicialmente que podría ser visible a simple vista en mayo para convertirse en uno de los cometas más espectaculares vistos en las últimas dos décadas. Sin embargo, el cometa comenzó a oscurecerse abruptamente, lo que llevó a los astrónomos a especular que el núcleo helado podría fragmentarse o incluso desintegrarse.

La fragmentación de ATLAS fue confirmada por el astrónomo aficionado José de Queiroz, quien fotografió alrededor de tres piezas del cometa el 11 de abril.

Las nuevas observaciones del telescopio espacial Hubble sobre la ruptura del cometa los días 20 y 23 de abril revelan que los fragmentos rotos están envueltos en una cola de polvo cometario barrida por la luz del sol. Estas imágenes proporcionan evidencia adicional de que la fragmentación de cometas es probablemente común e incluso podría ser el mecanismo dominante por el cual mueren los núcleos sólidos y helados de los cometas.

«Su apariencia cambia sustancialmente entre los dos días, tanto es así que es bastante difícil conectar los puntos», dijo en un comunicado David Jewitt de UCLA, líder de uno de los dos equipos que observaron el cometa con Hubble. «No sé si esto se debe a que las piezas individuales se encienden y apagan cuando reflejan la luz del sol, actúan como luces parpadeantes en un árbol de Navidad, o porque aparecen fragmentos diferentes en días diferentes».

«Esto es realmente emocionante, tanto porque tales eventos son súper geniales de ver como porque no ocurren muy a menudo. La mayoría de los cometas que tienen fragmentos son demasiado débiles para verlos. Los eventos a tal escala solo ocurren una o dos veces por década», dijo el responsable del segundo equipo de observación del Hubble, Quanzhi Ye, de la Universidad de Maryland.

Debido a que la fragmentación del cometa ocurre de forma rápida e impredecible, las observaciones confiables son raras. Por lo tanto, los astrónomos siguen sin estar seguros de la causa de la fragmentación. Una sugerencia es que el núcleo original se hace pedazos debido a la acción del chorro de desgasificación de los hielos sublimados. Como es probable que esta ventilación no esté uniformemente dispersa por el cometa, mejora la ruptura. «Un análisis adicional de los datos del Hubble podría mostrar si este mecanismo es responsable o no», dijo Jewitt. «De todos modos, es bastante especial echar un vistazo con el Hubble a este cometa moribundo».

Las imágenes nítidas del Hubble pueden dar nuevas pistas sobre la desintegración. El telescopio tiene piezas distinguidas tan pequeñas como el tamaño de una casa. Antes de la ruptura, el núcleo completo puede no haber tenido más de la longitud de dos campos de fútbol.

El cometa ATLAS en desintegración se encuentra actualmente dentro de la órbita de Marte, a una distancia de aproximadamente 145 millones de kilómetros de la Tierra cuando se tomaron las últimas observaciones del Hubble. El cometa hará su aproximación más cercana a la Tierra el 23 de mayo a una distancia de aproximadamente 115 millones de kilómetros, y ocho días después bordeará a 37 millones de kilómetros del Sol.

Fuente: Space Telescope. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario