Integrantes de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), en Australia, analizaron un cuásar ubicado a 13.000 millones de años luz de la Tierra y descubrieron que las fuerzas que rigen la naturaleza no son tan constantes como se creía en los bordes del universo.

En el estudio publicado, cuatro nueva mediciones de la luz emitida por un cuásar a 13.000 años luz, reafirman la existencia de pequeñas variaciones en la constante de estructura fina que caracteriza a la interacción electromagnética, una de las cuatro fuerzas fundamentales, junto a la gravedad y las fuerzas nucleares débil y fuerte.

El electromagnetismo mantiene a los electrones alrededor del núcleo de los átomos y, aunque se creía que era una fuerza inmutable, en las últimas dos décadas John Webb, profesor de ese centro educativo australiano, detectó que al medir la fuerza electromagnética en una dirección particular del universo aparece alguna diferencia en esa constante.

Aunque pueda resultar «extraño», este experto y sus compañeros encontraron «una pista de que ese número de la constante de estructura fina era diferente en ciertas regiones del universo», donde «no solo es una función del tiempo».

El hallazgo

Los responsables de esta iniciativa emplearon el Telescopio Extremadamente Grande (VLT) de Chile para realizar cuatro mediciones de la constante de estructura fina a lo largo de la línea de visión del cuásar que no ofrecieron ninguna respuesta concluyente por sí solas pero, al comparar las muestras de otros estudios, mostraron diferencias evidentes.

«Esto apoyaría la idea de que habría una direccionalidad del universo en la que las leyes de la física cambian, pero no en perpendicular, con lo cual, en cierto sentido, el universo tiene una estructura dipolo», planteó Webb.

Poniendo en duda a Einstein

En este mismo sentido, el científico detalló que, «al reunir todos los datos, el electromagnetismo parece aumentar gradualmente cuanto más miramos, mientras que hacia la dirección opuesta disminuye» del mismo modo y en otras direcciones del cosmos la constante de estructura fina se mantiene.

Si este carácter variable se confirma, pondría en duda la teoría de la gravedad de Albert Einstein, que se refiere a la constancia de las leyes de la naturaleza, e indicaría que el universo tiene el equivalente a un norte y un sur y se basa en las variaciones del electromagnetismo.

Fuente: UNSW. Edición: RT.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 30, 2020
0:04
#1 HORACIO:

13.000 millones de años luz no es un poco mucho.??????

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario