¿Poseen las potencias del mundo restos de naves alienígenas estrelladas? ¿Podría ser esa la próxima admisión oficial para la creciente desclasificación ovni? Una declaración hecha hace unos pocos años, que informamos en su momento y ahora ampliamos, podría darnos pistas en esa dirección.

Dr Eric Davis.

Primero empecemos por las credenciales, porque aquí importa mucho de quién viene. El Dr. Eric W. Davis, Ph.D. es astrofísico (Universidad de Arizona) con experiencia en Teoría de Campos Cuánticos y Relatividad, Consultor del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. (AFRL), Departamento de Defensa (DoD), Departamento de Energía (DoE), NASA y Asesor Científico Principal en el Instituto de Estudios Avanzados de Austin.

Además, el Dr. Davis ha estado involucrado en proyectos asociados con el Programa de Aplicación de Sistemas de Armas Aeroespaciales Avanzadas (AAWSAP), el Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas (AATIP), y el Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF); y fue Asesor Científico Jefe en Earth Tech, encabezada por el Dr. Harold Puthoff. Actualmente trabaja con Aerospace Corporation como ingeniero senior de proyectos para propulsión nuclear espacial y tiene una autorización de seguridad activa del gobierno de EE.UU. (USG).

En una entrevista realizada por Alejandro Rojas en su podcast Open Minds, el 30 de abril de 2019, se presentó al Dr. Davis, quien describió un Programa OVNI en curso del USG que está estudiando vehículos extraterrestres y del que él forma parte.

En la entrevista, el científico sostuvo que todas las superpotencias mundiales han recuperado su parte de los accidentes de ovnis en la Tierra y que actualmente están intentando aplicar ingeniería inversa. Algunos de estos vehículos estrellados y recuperados, agregó, tenían tripulantes en su interior.

Según Davis, solo una pequeña fracción del USG sabe que existen estos programas, y es probable que el esfuerzo científico necesario para descifrar esta tecnología no tenga suficiente personal.

Para más inri, el proceso científico destinado a escudriñar los secretos de estos materiales exóticos se mueve a través de la llamada «estrategia Nautilus». En la novela de Julio Verne, el submarino protagonista fue encargado por piezas a diferentes fábricas y astilleros de todo el mundo para no levantar sospechas. De igual manera, las diferentes especialidades científicas dentro de los programas secretos no colaboran entre sí para que la menor cantidad de personas posible sepa cuál es verdaderamente el objeto de estudio.

«Los proyectos negros limitan la exposición de la información a la menor cantidad de personas posible para producir la máxima protección de seguridad contra el espionaje de gobiernos extranjeros». Dr. Eric W. Davis.

Davis también afirmó que el programa actual de recuperación de este tipo de objetos es muy pequeño y está mal financiado; ha estado en funcionamiento durante décadas y en un momento se cerró en 1989 debido a la falta de progreso en la ingeniería inversa recuperada de activos exóticos. En la necesidad de comprender esta tecnología, los proyectos negros resucitan periódicamente a medida que se dispone de nuevos fondos para que la investigación pueda continuar.

Programas costosos

Los programas negros centrados en ovnis probablemente se clasifiquen como Programas de Acceso Especial No Reconocidos Exentos (WUSAP), unos protocolos de seguridad que brindan información altamente clasificada con salvaguardas y restricciones de acceso que superan las de la información clasificada regular. Supuestamente tienen la supervisión de la Banda de los Ocho (Gang of Eight), un término coloquial común para el conjunto de ocho líderes dentro del Congreso de los Estados Unidos —que incluye a los líderes de cada uno de los dos partidos tanto del Senado como de la Cámara de Representantes, y los presidentes y miembros minoritarios de rango tanto del Comité del Senado como del Comité de Inteligencia de la Cámara—.

La idea de que el Congreso sepa y esté financiando proyectos sobre fenómenos aéreos no identificados (UAPs) tiene de por sí implicaciones asombrosas... ¡aunque la posibilidad de que no lo sepa tiene aún más!

El abultado CV del Dr. Davis.

En la entrevista, Davis explicó que últimamente ha habido un gran alejamiento de los programas de acceso especial porque son extremadamente costosos de mantener. De acuerdo al científico, el costo de mantener la información, el personal y la seguridad física de un programa de acceso especial puede ser decenas de veces mayor que el costo del propio programa.

También discutiendo otros temas asociados con la recuperación de ovnis, subrayó que se realizaron esfuerzos para medir el progreso anticipado asociado con la comprensión de la tecnología exótica.

Específicamente, Bigelow Aerospace recibió un contrato de Estudios Espaciales Avanzados de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), que encargó 38 libros blancos, conocidos como Documentos de Referencia de Inteligencia de Defensa (DIRD). Según Davis, estos documentos se encargaron en gran medida como un medio para evaluar dónde pueden estar nuestros esfuerzos tecnológicos dentro de 50 años. Asimismo, las preocupaciones de los incidentes documentados de las instalaciones de armas nucleares en los que los UAPs estaban apagando los sistemas de navegación de ojivas nucleares en múltiples ocasiones proporcionaron «la motivación adicional para medir nuestra capacidad de replicar tecnologías exóticas para 2050».

Como dato de color, también mencionó que hubo un incidente documentado en la isla brasileña de Colares donde la supuesta agresión de ovnis hacia su población mató a algunas personas, lo cual podría ser una posible indicación de que al menos algunas entidades que los tripulan pueden ser malévolas.

En el New York Times

El 23 de julio de 2020, Ralph Blumenthal y Leslie Kean publicaron un artículo en el New York Times titulado No Longer in Shadows, Pentagon’s U.F.O. Unit Will Make Some Findings Public. El artículo señala que «el Dr. Eric W. Davis proporcionó un informe clasificado a una agencia del departamento de defensa» en marzo sobre las recuperaciones de «vehículos de fuera de este mundo» y «no fabricados en la Tierra».

El astrofísico también proporcionó otro informe clasificado sobre «recuperaciones de objetos inexplicables a miembros del personal del Comité de Servicios Armados del Senado el 21 de octubre de 2019 y a miembros del personal del Comité de Inteligencia del Senado dos días después».

Fachada del edificio del New York Times. Crédito: tacskooo.

El 28 de julio de 2020, Blumenthal y Kean siguieron con otro artículo del NYT titulado Do We Believe in U.F.O.s? That’s the Wrong Question, donde declararon lo siguiente:

«Numerosos asociados del programa del Pentágono, con autorizaciones de alta seguridad y décadas de participación en investigaciones oficiales de ovnis, nos dijeron que estaban convencidos de que tales accidentes habían ocurrido, en función de su acceso a información clasificada. Pero los materiales recuperados en sí, y cualquier información sobre ellos, están completamente fuera del alcance de cualquier persona sin autorizaciones o la necesidad de saber».

Diapositiva de presentación de materiales exóticos, artículo del NYT.

Casi un año después, Blumenthal apareció en Fade to Black de Jimmy Church, que se emitió el 3 de junio de 2021, y explicó por qué la cita de Davis se incluyó en el artículo del New York Times:

«Lo que vamos a poner en el New York Times, tiene que ser investigado, tiene que quedar registrado y tenemos que ser muy claros sobre lo que estamos diciendo y lo que no estamos diciendo. No son especulaciones y pudimos probar absolutamente —para nuestra satisfacción y la satisfacción del editor— que estas sesiones informativas tuvieron lugar».

Blumenthal continuó:

«…Eric Davis, junto con varias otras personas, habían informado a los comités del Congreso con diapositivas sobre el tema de la recuperación de materiales. Lo mejor que pudimos confirmar, sin muchos detalles, fue que los comités del Congreso fueron efectivamente informados sobre el tema de la recuperación de material, y en esas diapositivas que se usaron para reportar el asunto a los comités del Congreso, el Comité de Servicios Armados del Senado y el Comité de Inteligencia del Senado en particular, había una referencia a vehículos de fuera de este planeta».

Necesidad de saber

Las admisiones del Dr. Davis en la entrevista de Open Minds son asombrosas y bastante desconcertantes. La información que proporcionó sería altamente clasificada si fuera cierta y, sin duda, pondría en peligro su autorización de seguridad.

La pregunta es, ¿por qué un científico de su prestigio se arriesgaría a perder su autorización de seguridad y su privilegio para continuar trabajando en un programa OVNI al hacer esta sorprendente revelación al público?

La principal preocupación parece ser la compartimentación general que impide la colaboración entre científicos que intentan resolver problemas técnicos asociados con la tecnología relacionada a la ingeniería inversa aplicada a estos objetos recuperados —más allá que algunos afirman que dicha práctica ha llevado a ciertos avances científicos desde mediados del siglo pasado—.

Por otra parte, el hecho de que Davis haya podido mantener su autorización de seguridad y haya sido contratado por Aerospace Corporation después de sus polémicas declaraciones plantea preguntas adicionales.

Se podría argumentar que todo lo que se dijo en la entrevista fue una completa invención. Sin embargo, entonces la cuestión sería otra. ¿Por qué trataría deliberadamente de destruir su carrera al mentir sobre un programa que nunca existió, arriesgando su autorización de seguridad y poniendo en tela de su juicio su prestigio y cordura? ¿Acaso alguien le instruyó a qué lo haga? ¿Con qué propósito?

Lo cierto es que está comprobado que Davis trabajó durante décadas en los programas AAWSAP, AATIP y UAPTF, entre muchos otros proyectos relacionados con el gobierno. Y hoy en día continúa recibiendo el respaldo y reconocimiento de exfuncionarios y empleados gubernamentales (como Hal PutoffChris Mellon y Luis Elizondo).

Si bien no podemos llegar a responder todas estas preguntas aquí, no es difícil ver que algo aquí está en marcha, posiblemente —al menos en EE.UU.— desde 1947...

Fuente y referencias: 

Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Abr 15, 2022
0:59
#1 HORACIO:

El mundo entero estaba al borde de conflictos casi imposible de contener...y aparece la pandemia y los manda todos a casa....y de eso solo se habla....afloja la pandemia ...que mas tade va venir mas recargada y.........Rusia declara la guerra a Ucrania.....todos hablan de eso...y ahora que ??? como podemos distraer mas al mundo dice el dueño del circo. ;) y........presentemos ovnis capturados con extraterrestres ..que parescan reales.....jajajaa que mas van a sacar de la galera para distraer la atencion realmente no lo se...si hay algo que ya perdimos es EL ASOMBRO ANTE UN MUNDO QUE YA NOS QUEDA CHICO Y PARA PEOR ESTA TODO PATAS PARA ARRIBA le decia un hombre a otro mientras tomaban un cafe a medianoche..y el otro respondio mientras miraba su pocillo vacio...solo basta esperar que llegue Juan Salvo de su espacio temporal..y nos diga como estan las cosas en el futuro cercano..;)

Reply to this commentResponder

Abr 15, 2022
4:01
Dejar un comentario