Entre los fragmentos de un antiguo mural mesoamericano, arqueólogos en Guatemala han descubierto la evidencia inequívoca más antigua del calendario sagrado maya.

Dos de los jeroglíficos fragmentados. Crédito: Proyecto Arqueológico Regional San Bartolo-Xultun.

En un pequeño fragmento de un mural que una vez adornó la pared del templo, se pueden ver rastros de la cabeza de un animal debajo de un punto negro y una línea sólida, símbolos que representan «7 Venado», uno de los 260 días del calendario Tzolkín.

Otros registros históricos de este calendario sagrado se han encontrado antes en América Central, pero han resultado difíciles de fechar con precisión.

El hallazgo es un ejemplo muy raro de un día jeroglífico claro del año, que se escribió en algún momento entre el 200 y el 300 a.C., según el análisis de radiocarbono. Eso es más de mil años más antiguo que otros jeroglíficos similares encontrados en otras partes de Guatemala. Y dado lo «antiguo» que parece el grabado, los investigadores sospechan que el calendario estaba en uso mucho antes de que se escribiera esta fecha.

Reconstrucción del conjunto arquitectónico San Bartolo Sub-fase V y fragmentos del mural del cartel de los 7 Venados asociados a este contexto. Crédito: Karl Taube / Proyecto Regional Arqueológico San Bartolo-Xultun.

«La evidencia ahora sugiere que ya no podemos señalar una región de Mesoamérica como Oaxaca como el punto de origen para las escrituras o el mantenimiento de registros calendáricos», escriben los autores del estudio. «La situación apuntaría a un origen aún más temprano del calendario en algún momento durante el Preclásico Medio, si no antes, aunque la evidencia sigue siendo indirecta».

La fecha 7 Venado se encontró entre cientos de otros fragmentos en los cimientos de la pirámide de Las Pinturas, que se encuentra en San Bartolo, Guatemala. Esta estructura alberga varias capas de la historia maya, cada una apilada una encima de la otra, que se remonta aproximadamente al año 800 a.C.

La pirámide fue el último edificio que se construyó en el sitio y es famosa por albergar murales pintados que representan la mitología maya. Debajo de ella hay varias otras estructuras que alguna vez estuvieron en su lugar. En 2005, las excavaciones debajo de la quinta capa de construcción revelaron restos de paredes de yeso pintadas donde se encuentran las primeras evidencias de escritura jeroglífica en la región maya.

Perfil de Las Pinturas (Estructura 1), fases arquitectónicas. Crédito: Proyecto Regional Arqueológico San Bartolo-Xultun.

Ahora, excavaciones posteriores en la misma capa han descubierto lo que posiblemente sea la evidencia más antigua de un calendario jeroglífico.

El reciente hallazgo solo fortalece los llamados para que los murales pintados de San Bartolo sean declarados Patrimonio Cultural. Los fragmentos de yeso pintado probablemente alguna vez formaron parte de un mural, con algunas superficies cubiertas con pinturas mezcladas de colores y otras marcadas con líneas negras —la fecha de los 7 venados, por ejemplo, está escrita con un estilo de línea negra—.

Fragmentos de pintura mural sobre sustrato de yeso de cal recolectados del depósito de terminación de la fase Sub-V (~300 a 200 a.C.), que muestran estilos de pintura de línea roja y línea negra. Crédito: Heather Hurst.

Se sabe que los mayas siguieron un calendario sagrado de 260 días que todavía utilizan algunas comunidades indígenas en la actualidad. Los días individuales en este calendario se nombran del 1 al 20 en un orden establecido y se repiten 13 veces al año.

El día 7 Venado, por ejemplo, es seguido por un día 8 Conejo, un día 9 Agua y un día 10 Perro.

El fragmento superior es un jeroglífico que muestra claramente la cabeza de un ciervo. Sobre esta cabeza, que está enmarcada por un fondo simple, se encuentra un número 7 con barras y puntos.

Detalle del jeroglífico del día 7 Venado, San Bartolo, Guatemala, con anotación del año, cartucho (color agregado para visibilidad) y cabeza de venado. Crédito: David Stuart.

El fragmento inferior, que se encuentra directamente debajo del calendario, incluye otro jeroglífico de significado no descrito. La alineación vertical sugiere fuertemente que la fecha de arriba actúa como una especie de título para lo que viene a continuación.

Es posible que el venado también pueda representar un nombre, ya que a veces los mayas recibieron nombres de eventos del calendario —como los nombres de abril o agosto (Augusto) en inglés—. Los investigadores, empero, sospechan que es más probable que sea una cita.

«El calendario de 260 días ha sido durante mucho tiempo un elemento clave en las definiciones tradicionales de Mesoamérica como región cultural, y su persistencia en muchas comunidades hasta el día de hoy es un testimonio de su importancia en la vida religiosa y social», escriben los arqueólogos. «Nuestra capacidad para rastrear su uso temprano hace unos 23 siglos es otro testimonio de su importancia histórica y cultural».

El estudio fue publicado en Science Advances.

Fuente: Science Advances/SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario